En Cinta Jueves, 12 mayo 2016

¿Comer o no comer en el cine?

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: Boston Globe

Imagen: Boston Globe

Escribe: Vladimir Soriano Galarza

A todos nos gusta ir al cine, pero las actitudes de ciertas personas dentro de la sala nos han arruinado la experiencia más de una vez: desde los que no dejan el celular de inicio a fin de la película, hasta los que llevan a niños o bebés de meses a funciones que no son para su edad. Pero también nos encontraremos frente a la pantalla gigante con un hábito que para algunos es molesto y debería ser eliminado, mientras que para otros resulta indispensable para poder disfrutar de una película: la comida en el cine.

Ahora, “comer en el cine” en sí no tiene nada de malo, pero puede llevar a situaciones molestas e incómodas. Nunca faltan los que mastican de una forma que hacen más bulla que la película misma, los que se regocijan tirando canchita por todos lados o aquellos que llegan tarde a la función con su combo quíntuple y no pueden alcanzar su butaca sin hacer que toda la fila se ponga de pie. Claro que la culpa no solo es de los espectadores, sino de las cadenas de cine que incitan a comprar alimentos que van desde canchita de tamaños desproporcionados, hasta recientemente las hamburguesas, nachos, pizzas y todo tipo de comida. Sin olvidarnos de aquella cadena que mete a trabajadores a vender comida dentro de la sala, incluso cuando la película ya ha empezado: lo peor es cuando gritan repetidas veces el nombre del cliente cuando no lo encuentran porque no recuerdan en qué asiento estaba sentado. Y eso que siguen diciendo que la comida apenas representa el 40% de la ganancia total del cine.

También están aquellos que meten comida al cine a escondidas, dentro de mochilas o carteras. Traigo a colación el tema porque la semana pasada ocurrió algo bastante interesante en España: la Asociación de Consumidores de aquel país denunció a 3 salas de cine por impedir el acceso con alimentos comprados fuera del local. Esta prohibición de los cines fue catalogada como “abusiva”, usando como base de la denuncia la razón social del cine en cuestión, pues no estaba registrado como empresa del rubro “restaurantes”.

Imagen: Tested

Imagen: Tested

Aguanta, ¿acaso eso significa que en nuestro país los cines tampoco pueden prohibir el ingreso con comida de otros establecimientos? No se emocionen mucho. Si bien la mayoría de cines ya no te revisan a fondo lo que traes, existen algunos locales que todavía mantienen esta práctica. Algunos hasta tienen casilleros donde puedes guardar alimentos antes de entrar a la sala. Consultando con INDECOPI, nos cuentan que los cines pueden prohibir el ingreso con alimentos externos, pero solo si es que el cliente ha sido previamente informado a través de señales o carteles en el local.

Entonces, ¿comer o no comer dentro del cine? Nuestras salas cada vez están más cerca de volverse restaurantes: para eso están las salas prime o salas bar, pero la variedad de comida que se ofrece para las salas regulares empieza a afectar al resto de espectadores con sus olores o sonidos incómodos. Y a todos nos han entrado ganas de comer harta canchita mientras vemos la enésima secuela de “Rápidos y Furiosos”, pero ese sonido sí resulta molesto cuando estamos concentrados desmenuzando la más reciente ganadora de la Palma de Oro de Cannes. Cada uno vive la experiencia de ir al cine a su manera, pero tratemos de cuidar nuestros hábitos cuando empiezan a incomodar al resto.

Y dejemos de pedir delivery cuando la película ya ha empezado: es por esas personas que el molesto servicio no se suprime todavía.

Tags

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta