En Cinta Miércoles, 17 enero 2018

“Good Time” es una película deliciosamente caótica y ansiosa, no apta para claustrofóbicos

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

good-time-desktop-wallpaper

Escribe: Terina Flores Castillo (@rosebud8421)

“Good Time, Viviendo al Límite” es una película estadounidense dirigida por los hermanos Ben y Josh Safdie, el primero de los cuales, además de ser director, edita y actúa en la película, al lado de un extraordinario Robert Pattinson.

En un comienzo, “Good Time” se presenta como una película policial sobre un robo a un banco perpetuado por los hermanos Connie y Nick Nikas (Pattinson y Safdie, respectivamente). Nick interpreta a un personaje que no tiene ningún tipo de control sobre sí mismo, ya que tiene problemas psiquiátricos. Por el contrario, Connie se muestra como alguien que cree tener control sobre todo, una persona manipuladora que sabe salirse con la suya. Ambos hermanos se tienen un afecto desproporcional y confían plenamente, dentro de sus personalidades, en el otro.

Pero a los muy pocos minutos, se expone el real meollo del asunto: el robo sale mal, Nick es capturado y la película empezará a plantearnos los desaciertos y decisiones que Connie debe tomar a lo largo de una sola noche para conseguir el suficiente dinero con el que pagar la fianza que dejará a su hermano en libertad. Connie debe recurrir a todo tipo de trucos, a su agudez mental y carisma, todo en todo tragicómico, todo cargado de un suspenso incesante, en una seguidilla de situaciones que solo empeora una tras la otra.

201564-thumb

“Good Time” tiene un guion espléndidamente caótico, acompañado a la perfección de una cámara en mano pegada al rostro de los protagonistas siempre, la cual nos hace respirar y transpirar con ellos; una música incidental que angustia y atolondra, y la utilización de los colores neones para salpicarnos con imágenes bulliciosas que no hacen otra cosa que aturdirnos. La intención es que la audiencia se siente igual de confundida que Nick respecto a Connie. El personaje de Pattinson avanza a una velocidad tal que solo queda aceptar lo que está pasando. No hay tiempo para la reflexión, salvo la primera y última escena de la cinta, las más pausadas, estáticas y liberadoras, en las que precisamente la acción no recae sobre Connie.

La cinta nos presenta una Nueva York incesante, tendenciosa y abrumadora. Nos muestra un lugar lleno de marginados e inadaptados, los cuales se expanden como hormigas cubiertas por las luces de la gran ciudad. Incluso, en una de las escenas, un par de personajes se sienta a ver el programa de televisión “Cops”, reforzando la normalización delictiva como si fuera la única forma de supervivencia. Cabe resaltar un momento magnífico de la cinta, en el que los Safdie deciden seguir una historia paralela a la de nuestros hermanos protagonistas: como si fuera un respiro engañoso, nos metemos brevemente en un relato que bien pudo haber sido una película aparte en sí, reforzando la idea de que las peores consecuencias son inmediatas a las decisiones que uno va tomando en la prisa.

“Good Time” no es apta para claustrofóbicos. Atrapante de principio a fin. Visceral y turbulenta.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta