En Cinta Viernes, 13 septiembre 2019

De Cannes a Toronto: 4 de las mejores películas del año

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

Escribe: Alberto Castro (IG: @mc_zorro, desde el Festival de Toronto #TIFF19)

Se estrenaron en mayo en el Festival de Cannes y siguen paseándose por festivales del mundo acumulando ovaciones: estas son 4 de las mejores películas que se han visto este año y ojalá que pronto puedan verse en nuestro país (que algún festival local nos escuche). Las dos primeras han sido elegidas para representar a sus países en el Oscar (Corea del Sur y Rumania, respectivamente).

«Parasite» del surcoreano Bong Joon-ho

d17a1588_7c4a_11e9_8126_9d0e63452fe9_image_hires_174143.0

Propone un salvaje e ingenioso choque entre el privilegio, la supervivencia y la aspiración, a través de la historia de una familia de bajos recursos que de a pocos empieza a meterse en la vida de una familia acomodada, a través de un perverso juego de roles y mentiras.

El director ya había demostrado ser alguien que juguetea con los géneros («The Host», tal vez su película más conocida, es una película de terror con un monstruo en medio de todo, pero a la vez una sátira social), pero en esta oportunidad eleva y sofistica el proceso a algo inclasificable, totalmente suyo. Una comedia negra con tintes de suspenso y violencia que evidencia las disparidades sociales y económicas en la Corea del Sur de hoy, a través de metáforas que salpican la pantalla (fascinante cómo el hogar de los ricos está en la cima de los suburbios, mientras que para llegar al hogar de la familia pobre debemos descender infinitamente hasta sumergirnos a medias en el subsuelo). Qué tal pulso el de Bong Joon-ho para llevarnos en direcciones insospechadas todo el tiempo.

«La Gomera» del rumano Corneliu Porumboiu

the_whistlers-publicity_still-h_2019_0

Fascinante y excéntrico policial que bebe de harto noir y configura un universo propio. Se trata de la historia de un detective atrapado en una investigación policial y una engorrosa situación al interior de una asociación criminal, para lo cual debe aprender una peculiar forma de comunicación a través de silbidos.

Una historia de traiciones sobre traiciones, de femmes fatales y duelos de pistola, contada de forma fragmentada y no-lineal precisamente para aumentar la incertidumbre sobre las alianzas de los personajes. Notable la manera en la que nunca sabes realmente quién está de lado de quién. Y cómo no podía ser de otra forma, el realizador de «Police, Adjetive» y «12:08 East of Bucarest» (una de mis favoritas de toda la vida) sumerge esta historia de claroscuros en la comedia negra más fina, donde las pantallas y el imaginario cultural de muchas formas conversan con lo que sucede en la realidad de la película (hay una escena hilarante en la que un director de cine aparece en plena discusión de mafiosos, por ejemplo). Notable cinta.

«Portrait of a Lady on Fire» de la francesa Céline Sciamma

portrait_of_a_lady_on_fire_5clilies_films

Lo que comienza como un relato delicado y mesurado de una mujer que debe pintar el retrato de otra como regalo de bodas, se convierte en una apasionante películas sobre ser mujer y ser libre: la muerte y el fuego, elementos tanáticos, como catalizadores de esa libertad en una sociedad que las limita (la cinta se ubica a finales del siglo XVIII).

La directora utiliza la idea del pintado del retrato para construir su relato a través de la observación, esa atención a los detalles que necesita un dibujante, una cámara que fluye mientras las dos protagonistas revelan pasados, inquietudes, aspiraciones y calores. Sciamma no teme dilatar los tiempos: su puesta en escena hipnotiza y seduce.

«The Lighthouse» del norteamericano Robert Eggers

lighthouse.0

Un enfermizo decenso a la locura, cuando la realidad empieza a perder sentido, empujado por la cadencia del mar y la soledad abrumadora. Qué asfixiante e hipnotizante experiencia. Expresionista como hace tiempo no se veía. Una historia de obsesiones, masculinidades que necesitan imponerse, supersticiones e incertidumbres. Todo sobre un lienzo en blanco y negro, sostenido por el insoportable sonido del faro, intermitente, que vuelve loco a cualquiera. Eggers sabe cómo construir una pesadilla, de esas que calan en la mente y no te abandonan en mucho tiempo.

Willem Dafoe está excelente, pero quien se lleva todo aquí es Robert Pattinson, cuyo personaje comienza desde lo pragmático y avanza hasta abandonarse en la insanía. Robert Eggers se consagra como el director que está redefiniendo el terror hoy. Ah, y dejemos de pensar en «terror» como películas de simples sustos y gritos. Es mucho más complejo que eso.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange