En Cinta Sábado, 9 septiembre 2017

“Una mujer fantástica” es la película chilena de la que todo el mundo habla en el Festival de Toronto

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

Fantastic_Woman_01

Escribe: Alberto Castro (@mczorro)

EL DATO: La cinta se estrenará este jueves 14 de setiembre en el Centro Cultural de la Católica y la cadena Cineplanet.

Marina es una mujer transexual cuyo novio, un hombre bastante mayor que ella, muere de un día para otro mientras pasaban la noche juntos. Esa es la premisa base de “Una mujer fantástica”, la nueva película del chileno Sebastián Lelio, sobre la cual construye un relato cuyo clasicismo y estética de colores saturados y simbolismos marcados podría remitir tanto al costado más romántico de Alfred Hitchcock como el de Pedro Almodóvar. Nuestra protagonista deberá enfrentarse a la familia de su amante, que no puede evitar mirarla con recelo ante el fallecimiento inexplicable y repentino, así como a las autoridades que no saben cómo tratarla.

Lo más doloroso de esta fábula es esa imposibilidad de Marina de poder vivir su duelo personal, algo apoyado en una extraordinaria performance de Daniela Vega, actriz transexual que desde la primera proyección de la película en el Festival de Toronto ha levantado polvo en la carrera a la Mejor Actriz de cara al Oscar 2018. Y es que la sociedad le prohíbe, de una u otra manera, llorar a su ser amado: Lelio construye un guion en el que todo se le amontona, se le complica, se le va encima, sumado al hecho de que ella misma no tiene claro cómo sufrir. La cinta se estructura en torno a una pesquisa de respuestas, de planes futuros frustrados, de un regalo nunca entregado, de un macguffin que refleja aquella búsqueda interminable de identidad de una mujer que no puede serlo del todo por imposiciones externas, de ambiciones inconclusas y de relaciones imposibles.

201712954_3_IMG_FIX_700x700

Aquella búsqueda personal, que deviene en un encuentro final dolorosísimo, es lo que cimenta el peso dramático de la cinta, más allá de su costado más crítico (y obvio) en torno a la incomprensión en la que vive la comunidad trans en una sociedad conservadora como la que atraviesa gran parte de Latinoamérica. Pero Lelio igual tiene cuidado a la hora de trazar la discriminación en su relato, ya que viene de todos lados y de formas opuestas: está la más concreta homofobia cargada de violencia (la secuencia con los hermanos en el auto es espeluznante), pero también aquella que mira al transexual como mera víctima y no como persona con complejidades y con la posibilidad de tomar decisiones (otro momento conmovedor es aquel en el que se enfrenta a las autoridades que pretenden ‘ayudarla’).

Claro que también está la represión personal, aquella que le impide a la misma Marina desfogar el dolor que lleva dentro, un camino de subterraneidad, marginalidad y ensueño, retratado a la perfección en ese desfogue nocturno que tiene la protagonista en una noche que, en su cabeza, termina en plumas y lentejuelas, volando sobre la pista de baile, ese lugar seguro para toda una comunidad.

“Una mujer fantástica” es extraordinaria por no caer en el lugar común de la denuncia o el retrato miserable de la comunidad LGTB, sino por construir un relato personal, único y devastador en el rostro de Marina. Y para ello, hay que agradecer el rostro de Daniela Vega, sin cuya presencia nada de esto hubiera funcionado: un rostro que quiere gritar, golpear y llorar desde el primer momento, pero al que el mundo se lo ha prohibido.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta