En Cinta Martes, 18 octubre 2016

Conversamos con Evelyne Pegot-Ogier sobre «La hora azul», adaptación de la novela de Alonso Cueto

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: Cinencuentro

Imagen: Cinencuentro

Entrevista de: Terina Flores Castillo (@rosebud8421)

«La hora azul» es la ópera prima de la peruana Evelyne Pegot-Ogier que se estrenó el jueves pasado en contadas salas comerciales (aquí pueden revisar en dónde y a qué hora pueden verla). Se trata de una cinta basada en la novela homónima de Alonso Cueto, que relata la historia de un abogado limeño de clase acomodada que descubre el oscuro pasado de su padre, quien fue militar durante la época del conflicto armado interno, destapando secretos que afectarán a su familia y a su entorno más cercano. Giovanni Ciccia, Jackelyne Vásquez, Rossana Fernandez Maldonado, Lucho Cáceres, Reynaldo Arenas y Haydee Cáceres integran el reparto de esta cinta presentada en el Festival de Montreal del 2014.

Tuve la oportunidad de conversar con la directora y esto fue lo que me contó.


Imagen: Cinencuentro

Imagen: Cinencuentro

¿Cómo es que te interesas en adaptar al cine la novela de Alonso Cueto?

Yo siempre he dicho que soy una adicta a la ficción. Leía muchos libros, veía muchas películas, y me di cuenta que tenía muchas ganas de contar historias, que quería ser directora de cine.

Cuando estaba intentando escribir guiones para una primera película, leí «La hora azul» y me di cuenta de que era muy parecida a la historia que yo quería hacer. Como en ese entonces estaba comenzando, yo era más tímida y mucho más pudorosa. Estaba la posibilidad de hablar de una historia muy personal, pero a la vez teniendo este escudo de que estoy adaptando una novela y no es algo completamente mío.

En el 2007, intenté acercarme a Alonso Cueto, pero en ese entonces había otras personas interesadas en adaptar la novela. Finalmente nos juntamos en el 2009, conversamos y le dije que si adaptaba la novela lo que más me interesaba era contarla como una historia de reconciliación. Firmamos un contrato de adaptación de derechos de autor y ahí empezó la aventura de la película.

¿Cuánto hay de ti como directora en la adaptación de la novela? ¿Qué cosas decidiste omitir en la película que sí estaban en el libro?

Cuando se adapta una novela al cine tienes que apropiártela, tienes que entender qué hay de tí y por dónde la quieres llevar. Tienes la historia de un hijo que busca en el pasado de su padre, pero también es un limeño que se acerca a la historia de su país, que toma conciencia de esta sociedad dividida y hacia el final se plantea un mensaje de reconciliación consigo mismo y con el país como sociedad a la que pertenece.

Cuando me junté con Alonso, le dije que mi estilo era bastante minimalista y contemplativo. A mí me interesaba la esencia y hay partes de la novela que no se  podían incluir por un tema de tiempo, porque sino sería una miniserie.

Por eso, todas las partes que ocurren en Ayacucho o cuando aparecen los danzantes de tijera no están en la adaptación, a pesar de ser muy interesantes. No encontré la manera de incluirlas, porque es una realidad muy ajena a la mía y me daba mucho miedo no tratarlas con el respeto que se merecen. He tratado de ser lo más fiel a la novela y a lo que yo siento que Alonso quería decir.

Imagen: Cinencuentro

Imagen: Cinencuentro

¿Cómo fue el trabajo con los actores?

El trabajo con los tres actores ha sido muy distinto. Giovanni Ciccia fue el que se involucró en el proyecto desde un inicio. Siempre tuve claro que quería que él fuera el protagonista, así que intervino desde el guion. Cada versión se la hacía leer e intercambiábamos ideas y opiniones. Para mí era muy importante que él me diera un retorno sobre Adrián, su personaje, porque él lo iba a interpretar. Adrián siempre está en una burbuja. Está en su carro manejando por la ciudad, pero protegido; al igual que en su oficina que está dentro de una torre con vista a la ciudad, pero resguardado por todas las ventanas.

Con Jackeline Vásquez, en cambio, trabajamos el personaje de Miriam de otra manera. Para nosotras, era el personaje más complicado porque era muy complejo. No queríamos faltarle el respeto, queríamos que sea muy digno, pero ninguna de las dos había pasado por lo que pasó ella,  entonces era muy difícil saber qué sentía de verdad, no puedes ni imaginarte todo lo que ha vivido. Tratamos de ser muy delicadas y trabajamos muchísimo. Fue arduo porque tuvimos un tiempo más concentrado, a diferencia de con Giovanni, con quien trabajamos a lo largo de los meses y años que tomó el proyecto.

Con Rossana Fernández-Maldonado tratamos de que su personaje de Claudia no cayera en una caricatura. No queríamos que sea vista como una racista o pituca. Queríamos que se entienda que estábamos contando la historia de una mujer que empieza a ver que su marido tiene una vida secreta, que éste comienza a separarse del mundo perfecto que ella había construido, y que ella por inseguridad y celos se rebela contra eso, pero luego se integra a este viaje y lo acompaña.

¿Cuánto duró el rodaje y cómo fue el proceso para llegar a las salas de cine?

El rodaje duró cuatro semanas, de mayo a junio del 2013. Terminamos la película en agosto del 2014, pero hubo un momento en el que sentía que me tenía que tomar un tiempo, así que nos demoramos un montón en el proceso de edición. Retomamos luego con Gianfranco Annichini, y nos ayudó muchísimo integrarlo al proyecto.

Después estrenamos en el Festival de Montreal, y luego pasaron dos años para poder traerla a salas comerciales. Para estrenar una película se necesita un presupuesto, y lo estamos haciendo gracias a que ganamos en junio el premio de distribución de la DAFO.  Hay mucha gente que critica a que las películas peruanas esperan ganar el premio de distribución para estrenarlas, pero hay que entender que poner en pantallas comerciales a un drama es muy difícil. Gracias a este premio pudimos estrenar. Es importante que los peruanos sepan que esta película se está estrenando gracias al apoyo del Ministerio de Cultura y que los premios existen y son públicos.

¿Qué proyectos se vienen para ti?

Estoy escribiendo mi segunda película que no es una adaptación, es un guion original. Será una comedia.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange