En Cinta Lunes, 29 agosto 2016

Siempre recordaré a Juan Gabriel por esta escena de la película mexicana “Güeros”

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: Catatonia Films

Imagen: Catatonia Films

Escribe: Alberto Castro (@mczorro)

Ya se publicó en este portal un repaso por la carrera y canciones de Juan Gabriel, tras su muerte el domingo por la tarde. Todo un continente y varias generaciones unidas en la conmoción, ya que los varios himnos que interpretó definieron momentos en la vida de cada uno: todavía evocan amores e infancias perdidas, y una nostalgia insondable. Tengo 26 años y las canciones de Juan Gabriel me llegaron en son de chacota y como herencia de mis padres, aunque la carga emocional de sus temas con los años se engruesó. No es que escuchara constantemente su música, pero es imposible no tararear las letras y sentir un nudo en la garganta cada vez que suena algún tema suyo.

Pero desde hace un par de años, hay algo que asocio directamente a la figura de Juan Gabriel: una escena, LA escena, de una película tan convulsa, nostálgica y angustiada como “Güeros” (2014) del mexicano Alonso Ruizpalacios. Durante la película, seguimos a un grupo de desadaptados adolescentes, de perdedores melancólicos, que buscan a una estrella musical de antaño, que se echó a perder y que hoy nadie conoce, pero cuya música el padre de dos de ellos amaba. De hecho, el único recuerdo que tienen del padre es un cassette que les dejó de herencia, por el cual emprendieron este viaje a través de México, para hacer que este artista lo firmara.

La escena en cuestión aparece muy cerca al final de la película, por lo que si quieren verla (y pueden deberían hacerlo en Netflix), mejor no continúen leyendo. Si ya vieron la película o solo han venido por la escena, aquí va: encuentran a este ídolo decadente. Y este momento, el más importante de todo el filme, llega musicalizado por el himno “Hasta que te conocí” y el siguiente monólogo:

Mi papá decía que si el mundo era una estación de trenes y la gente los pasajeros, los poetas no son lo que van y vienen, sino los que se quedan en la estación viendo los trenes partir. Por eso lloraba mi papá cada vez que escuchaba tu voz rota: porque tú eres de los que ve los trenes partir.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta