En Cinta Domingo, 7 agosto 2016

Pensamos que “El Escuadrón Suicida” no podía ser tan mala como decían, pero resultó mucho peor

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: Warner Bros

Imagen: Warner Bros

Escribe: José Miguel Bellido (@josembellidog)

Desde hace ya un par de años, todos sabíamos que este 2016 iba a significar el inicio de un nuevo universo cinematográfico para DC Comics con dos estrenos: “Batman v Superman: Dawn of Justice”, cinta que llegaba como la secuela de “Man of Steel” (2013) y que daba pie a una nueva versión de Batman y la introducción de la Mujer Maravilla; y “Suicide Squad”, la reunión de los villanos de la casa editora, que además prometía la incursión de un nuevo Joker. Hasta ahí, todo era prometedor, al menos en el papel. Sin embargo, si la primera ya había sido una estrepitosa decepción para muchos, la segunda parece no haber ayudado en nada a que las aguas se calmen. Incluso me atrevería a decir que las ha enturbiado más.

“Suicide Squad”, escrita y dirigida por David Ayer (de quien recientemente vimos las muy interesantes “Fury” y “End of Watch”), le sigue los pasos a un team up de villanos encarcelados que han sido reclutados por una agencia secreta del gobierno con el fin de ‘hacer el trabajo sucio’ necesario para salvar al mundo. La historia se sitúa luego de los acontecimientos de “Batman v Superman” y, ante el surgimiento de una nueva amenaza, el equipo liderado por Rick Flag (Joel Kinnaman) y bajo las órdenes de la rígida Amanda Waller (Viola Davis) fungirá de chivo expiatorio a cambio de obtener beneficios, como la reducción de sus condenas, entre otros de acuerdo a sus propósitos personales. Esto si es que logran mantenerse con vida. El material parecía apropiado para el director, quien en sus anteriores películas ya había explorado grupos humanos heterogéneos y moralmente cuestionables que debían cooperar para alcanzar un objetivo, todo sumergido en visceralidad, resquemores internos y acción trepidante.

Imagen: Warner Bros

Imagen: Warner Bros

Pero de “Suicide Squad” solo hay una cosa por destacar. La Harley Quinn que construye Margot Robbie es la que se salva del reparto, debido a que logra el balance adecuado entre insanía aleatoria y vulnerabilidad. Pero el resto de actores pulula entre lo descartable y lo soso, intentando generar empatía, risa o admiración, cayendo más bien pesados. Y hay algunos personajes que están como simple decorado, ya que la cinta ni siquiera intenta explorar sus personalidades o motivaciones.

Esto resulta aún más decepcionante si tomamos en cuenta que la exhaustiva campaña mediática y de marketing nos ha engañado vilmente. El sobreactuado y pésimamente escrito Joker de Jared Leto no es el villano principal, lo cual hace aún más vergonzosas las historias alocadas y vulgares sobre cómo el actor se preparó para el personaje. No hay el montaje ágil y la acción visceral que los adelantos prometían, sino una sucesión de videoclips con decorados neón que jamás hilvanan una historia coherente. No hay un villano definido, no existe un plan trazado el cual seguir o quebrar, no hay ni siquiera un caos conmocionante: simplemente un grupo de personajes que patalean y hacen rabieta o chistes porque no saben qué más hacer. Eso sí, todo musicalizado con música cool, para aparentar ser subversiva, cuando es tan solo posera. Tan confuso es todo que nunca queda claro si la película va en serio o está tratando de ser sarcástica y burlándose de sí misma.

Desde su anuncio, “Suicide Squad” pintaba como una cinta dirigida a quienes están familiarizados con el universo DC, ya que abundan elementos y personajes que no han sido presentados anteriormente por separado (el asilo Arkham, Ace Chemicals, A.R.G.U.S, entre otros). Sin embargo, no funciona ni siquiera como parte del rompecabezas que quiere armar Warner Bros, que incluye las cintas de “La Mujer Maravilla”, “Flash”, “Aquaman”, “Cyborg” y “La Liga de la Justicia”. Hasta ahora, el universo DC sigue preocupando. Veremos si la situación cambia el próximo año.

P.D: Por cierto, recomiendo ver la animada “Batman: Assault on Arkham”, cuya historia muchos creyeron que sería tomada en cuenta para esta adaptación y que es, por lejos, mucho mejor.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta