En Cinta Miércoles, 3 agosto 2016

Conversamos con Liliana Trujillo, actriz peruana premiada en el último BAFICI por su trabajo en “Rosa Chumbe”

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: América Noticias

Imagen: PUCP

Escribe: Giorgio Lázaro (@Giorz)

Liliana Trujillo fue premiada como la Mejor Actriz del último Festival de Cine de Buenos Aires (BAFICI) por su trabajo en “Rosa Chumbe”, donde interpreta a una policía con problemas con el alcohol y las apuestas cuya hija le roba todos sus ahorros y le deja a su bebé. Se encuentra entre lo mejor que nos ofreció el cine peruano el año pasado (se presentó en competencia en el Festival de Lima), por lo que no lo pienso mucho y me animo a hacerle una entrevista.

Nos encontramos de noche en Barranco, a la salida de una obra teatral en la que trabaja. Encontramos una banca cerca de un café y de una banda de jazz que nos acompañó durante toda la conversación. Le comento que me disculpe si ando nervioso, que es mi primera entrevista para un medio; se sorprende y se ríe. Con esa sencillez y amabilidad suyas me responde cada una de las preguntas que le había preparado.

EL DATO: “Rosa Chumbe”, película dirigida por Jonatan Relayze, espera poder estrenarse comercialmente en octubre de este año, tras haber ganado el Premio de Distribución DAFO del Ministerio de Cultura. Ojalá que confirmen fecha pronto.


Imagen: Yin Zhang

Imagen: Yin Zhang

¿Cómo fue que recibiste la noticia de que ganaste el premio a la Mejor Actriz en el último BAFICI (Festival de Cine Independiente de Buenos Aires)?

Yo justo estaba haciendo una miniserie (“El Regreso de Lucas”) y no pude viajar por cuestión de tiempo. Pensé que era un broma. Porque Mari Pili Barreda, que es mi compañera en esa ficción, me mandó un whatsapp y me dijo ‘Ganaste el BAFICI’. Y yo le dije que no jugara con esas cosas, pero me mandó inmediatamente una nota con la noticia. Obviamente estaba contenta por la película, ¿no? Porque Jonatan Relayze (director) ha pasado ocho años en este proyecto y que ahora su película esté ganando en varios festivales, es emocionante. En realidad, cualquier persona que haga cine acá en el Perú tiene un mérito enorme.

Además, estaba contenta porque sé que la visión que tenía Jonatan con relación al personaje se cumplió. Yo traté de ser la herramienta que él necesitaba para poder plasmar esa visión y cumplir con el mensaje que estaba buscando con la película.

Regresemos en el tiempo: ¿qué pasó cuando recibiste el guion de “Rosa Chumbe”?

Jonatan me ubicó para darme el guion y hablarme del proyecto. Yo en realidad no quería hacerlo. Lo rechacé en un primer momento, porque había muchas escenas de violencia que involucraban a un menor de edad, un bebé de cerca de un año. Para mí era un poco difícil imaginar que un bebé pasara por esas escenas de violencia, por más que Jonatan me explicaba que las cámaras iban a estar en otro lado, que el pequeño no necesariamente iba a estar ahí. Yo por experiencia sé eso. Pero igual me resistí un poco, porque la atmósfera de la película es un poco densa, negra, oscura. No me siento cómoda cuando intervienen en una película niños o animales, y la pasan mal. Por eso la rechacé en un primer momento. Ya luego Jonatan me convenció y salió la película.

¿Cómo fue tu trabajo de construcción de personaje, para hacer que encaje bien en medio de esa Lima que se quiere retratar en la película?

Lo que pasa es que yo la vi terminada recién en el Festival de Cine de Lima. Y para mí fue una total sorpresa ver ese retrato de Lima, su sonido. Porque el sonido de Lima es un personaje más: las calles ganan, la idiosincrasia de la gente en los micros, en las calles. Verla ya en pantalla, ha sido muy diferente; ha sido una visión más completa, mucho más redonda de cuando la lees o cuando la ruedas, es muy distinto.

Imagen: Yin Zhang

Además del premio a Liliana Trujillo, Jonatan Relayze (director de la cinta) recibió una Mención Especial del Jurado en el último BAFICI. Imagen: Yin Zhang

¿Y qué opinas luego de haber visto la película ya terminada?

A mí me parece que es una muy buena película. Yo he participado en ella, ¿cómo me va a parecer mala? (Se ríe). Yo creo que tiene un ritmo muy particular. Creo que para el público va a ser un reto verla cuando se estrene, porque no es muy fácil al comienzo: tiene un ritmo singular, tiene una atmósfera que es oscura, que es densa. A veces la gente no está muy dispuesta a entrar a ese tipo de atmósferas, porque ya tienes la vida misma. En realidad vas al cine a distraerte un poco, a disiparte, esa es la idea, ¿no? Sin embargo, me parece que aquellas personas que apuesten y se arriesguen por verla van a salir de alguna manera renovados y motivados. Van a a salir hablando de la película, comentando esas impresiones que estas imágenes dejan.

 

Tú misma dices que “Rosa Chumbe” tal vez no sea una película tan accesible al gran público. ¿Qué opinas sobre que a estas películas no les vaya tan bien en taquilla a pesar de ser buenas?

Creo que tendría que haber un apoyo mucho más marcado del Estado, de los gobiernos, de los municipios. Y de nosotros mismos, para poder desarrollar un sentido crítico frente al arte; no solamente frente al cine, sino también frente al teatro, la pintura, el grafitti, el folklore: frente a toda expresión artística. Falta trabajar políticas culturales junto con las personas que nos dedicamos a hacer el arte.

Yo estoy convencida de que el arte y el deporte son canales de orientación para los niños, para los adolescentes, incluso para los adultos. El toparse con el arte puede ayudar a resolver, canalizar, aliviar y manejar mejor las emociones. El arte tiene la capacidad de generar análisis y evaluación, y creo que mucho de lo que nos falta como sociedad es la autoevaluación, la autocrítica. Hace poco acabamos de tener los resultados de las elecciones y tú ves por un lado a un grupo que hace una autoevaluación y otro que simplemente señala, culpa y, más allá de intentar conciliar, amenaza.

Actualmente se habla de un supuesto boom teatral, pero no existe tal cosa: en realidad, lo que hay es muchas salas de teatro, pero el público no va igual a todas. Buscar que vaya gente, ese es el dilema de siempre. Todos los que nos dedicamos al arte o al teatro lo hacemos porque nos gusta, porque es nuestra vida. Yo necesito actuar, mi organismo me lo pide: cada ensayo me hace entenderme un poco más. A veces no se saca ni para el pasaje, ¿no? Lo hacemos por el simple gusto de hacerlo y de contar buenas historias.

Creo que una película como “Rosa Chumbe” va a ser importante en ese sentido. Y felizmente acaba de ganar el Premio de Distribución de DAFO que al menos nos asegura que vamos a llegar a los cines. Ya cuánto duremos en el cine, va a ser toda una sorpresa.

Imagen: Yin Zhang

Liliana Trujillo interpreta a “Rosa Chumbe”, una policía que deambula en una Lima opresiva y sórdida. Imagen: Yin Zhang

¿Y qué opinas sobre esos casos de películas peruanas que reclaman haber quedado algo con los cines y que luego las sacan de cartelera antes de lo acordado? 

Lo que pasa es que, por más crudo que sea, el cine es un negocio, ¿no? Los dueños de los cines son negociantes y si algo no les funciona, lo sacan. El problema es que muchas veces los cines no fomentan o promocionan las producciones nacionales, no colocan los afiches y tráilers. O le niegan horarios más variados.

Algunas personas han comentado que, cuando iban a boletería a comprar sus entradas, les advertían: “por si acaso esta es una película peruana”. Casi como diciendo que no le va a gustar, que va a ser aburrida.

Están adelantando e imponiendo un juicio, desanimando a la gente. Eso me parece que no es muy ético. Yo entiendo que el cine es un negocio y que si algo no rinde pueden sacarlo, pero tampoco hay que hacer la guerra en contra, ¿no? Creo que cuando la película ya está en su sala, un poquito de apoyo tampoco vendría mal.

Yo recuerdo que, cuando era chica, mi mamá me llamaba mucho al Cineclub Santa Luisa que quedaba por ahí en Camaná. Ya no tenemos esos espacios, se han perdido. Así como hay teatros más independientes que están surgiendo como espacios alternativos, podrían aparecer para las películas también. Pero, claro, todo eso requiere inversión. Por eso son vitales las políticas culturales, el apoyo a nivel económico y la intención de los ciudadanos.

¿Qué opinas de la contraparte: de esas películas comerciales peruanas que sí consigue el favor de la taquilla, pero tal vez no son tan logradas? 

Son fuente de trabajo para todos, los actores, camarógrafos, sonido, dirección de arte, vestuario, maquillaje, etc. Y creo que ambas propuestas, las películas medio alternativas y esas más comerciales que uno puede decir que no tienen tanto trabajo de guion, son parte de la consolidación del cine nacional. Es totalmente válido que tú quieras hacer una película para distraer y entretener, tanto como es válido hacer una película más trabajada o más profunda. El problema es que por ahí se cree que hacer cine es fácil, que se puede presentar un trabajo no del todo terminado. Actualmente estamos en el proceso de aprender cómo hacer un mejor cine, cómo escribir mejores guiones. cómo trabajar mejor con los recursos que se puede conseguir.

Tenemos que seguir en esa lucha de hacer mejor cine. Creo que mi trabajo en “Rosa Chumbe” ha recibido mucha atención por ser mi primer rol protagónico, pero yo no trabajo necesariamente por un reconocimiento en las calles, no trabajo por la fama. Yo lo hago porque necesito actuar. Y es lo que le pasa a cualquier cineasta, músico o artista: necesita expresarse.

liliana

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta