En Cinta Martes, 22 marzo 2016

Los 10 mejores papeles de Michael Caine, icono de la elegancia inglesa

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: The Talks

Maestro con más de cien películas en su haber. Imagen: The Talks

Escribe: Dante Morales

El inglés Michael Caine (nacido como Maurice Joseph Micklewhite) tiene más de cien películas en su haber: es un hombre risueño de contrastes, que nació bajo el seno de la cultura cockney (suburbios londinenses) y que se convirtió luego en todo un icono de la elegancia inglesa. Este mes ha cumplido 83 años y, a modo de homenaje, me animé a armar este listado con los que considero sus 10 mejores papeles en la pantalla grande.

EL DATO: Este año lo veremos en la secuela de “Now You See Me” y protagonizará la comedia de tintes policiales “Going in Style”, dirigida por Zach Braff.

10. Alfred en la trilogía de “El Caballero de la Noche” (2005, 2008, 2012)

Es sin duda el papel más recordado por las nuevas generaciones: un maduro Caine nos presentó al mejor Alfred de la historia. La sobriedad con la que aparece en la pantalla es cosa de genios. Parecía que le habían arreglado un traje de mayordomo y encargado que actuara de él mismo.

9. Teniente Gonville Bromhead en “Zulú” (1964)

Su primer papel en una película de renombre le llegó gracias a la confianza que le otorgó Cy Endfield para convertirlo en un oficial británico un tanto petulante. Eso sí: a pesar de que su actuación es solvente y desde entonces se avizoraba una extraordinaria carrera actoral, creo que sus mejores papeles llegaron después.

8. Capitán John Colby en “Escape a la Victoria” (1981)

¿Michael Caine jugando fútbol contra los nazis al lado de Pelé, Osvaldo Ardiles o Bobby Moore? Sí, se dio alguna vez. Esta es una película recomendable que sirve como homenaje al deporte. Caine hace del capitán británico que acepta el encuentro con los alemanes y sus momentos son las más fascinantes de todo el filme.

7. El profesor Frank Bryant en “Educando a Rita” (1983)

Para entonces ya era un actor con una considerable cantidad de papeles importantes. Y sin embargo, es con esta película con la que creo que gana su galardón más importante: el BAFTA al Mejor Actor. Es una abierta crítica a la mediocre educación impuesta por el sistema, una que se reduce a la memorización y repetición. Julie Walters es una peluquera que se inscribe en un curso de Literatura que dicta Caine, y al que le hace reavivar la pasión por la educación. Ellos dos son lo mejor de la película, por la excelente compenetración de sus personajes.

6. El Capitán en “El Último Valle” (1971)

Ambientada en la Guerra de los Treinta Años (exactamente 1637), este es un drama histórico donde un ejército de mercenarios (liderado por el mismísimo Caine) acepta la propuesta de un pueblo para protegerlos durante el conflicto. Sin embargo, el choque cultural será tal que todo lo planificado se verá puesto en tela de juicio por culpa de sus dogmas. Quizás el papel más complejo que tuvo que afrontar Caine (acá con acento alemán), y sin embargo aprueba con nota sobresaliente.

5. Fred Ballinger en “Youth” (2015)

Preciosa y reciente película, donde Caine (dirigido esta vez el por el gran Paolo Sorrentino) hace de un reconocido director de orquesta que decide irse de vacaciones permanentes. Pero una llamada de la realeza inglesa hace que cambie de opinión. Una exultante reflexión sobre la vejez, el paso del tiempo, la nostalgia. De secundario tenemos a un Harvey Keitel en gran nivel: ambos destilan una humanidad auténtica y bella.

4. Lloyd Fellowes en “Detrás del Telón” (1992)

Esta extravagancia de Pete Bogdanovich nos traslada al estreno de una obra de teatro y todas las peripecias que suceden alrededor de ella. Este filme es mi favorito personal del director, ya que tenemos una comedia inteligente, crítica hilarante, teatro detrás del teatro, verborrea surrealista y más. Sobre todo a un Michael Caine en un protagónico, que no hace más que confimar su versatilidad actoral. Un gigante.

3. Peachy Carnehan en “El Hombre Que Sería Rey” (1975)

Inspirada en un relato de Rudyard Kipling, esta aclamada película de los setentas es una de las cumbres del género de aventura. Peachy Carnehan (Michael Caine) y Danny Dravot (Sean Connery) son dos viajeros que van en busca de fortuna al legendario reino de Kafiristán. Así empiezan un recorrido donde aprenderán a reflexionar sobre el significado de la amistad, la vida y la naturaleza. Una vez alcanzado su objetivo, y al advertir que los habitantes de su pueblo soñado se encuentran asaltados, deciden poner todo de su parte para entregarles la libertad. Caine y Connery en estado de gracia.

2. Elliot en “Hannah y Sus Hermanas” (1986)

Este es el filme por el que todos empezamos a idolatrar a Caine. No solamente porque lo tenemos en la plenitud de sus dotes actorales, sino también porque todos quisimos ser ÉL. Esa elegancia con la que afronta los problemas cotidianos, sus vacilaciones acerca del amor, la profunda sensibilidad que trasmite a un adúltero enamorado como jovenzuelo. Esa complejidad sentimental solo es digna de los mejores. Irrepetible, no hay nada más qué decir.

1. Milo Tindle en “La Huella” (1972)

Además de ser, desde mi punto de vista personal, su mejor actuación, también es el mejor filme en el que alguna vez participó.  De un lado tenemos a un Caine que recién hacía legendario su nombre en el cine, y por el otro a un de los mejores actores de la historia: Laurence Olivier. Dirigida por Joseph L. Mankiewicz (quizás el mejor director de su generación), la acción de la película ocurre en un solo escenario: la mansión del escritor de novelas al que personifica Olivier. Michael Caine hace del amante de su mujer que un día, atendiendo a su invitación, aparece en ese enredado lugar. De aquí para adelante la competencia actoral es tan intensa que es difícil dar un veredicto sobre quién se impone. Sirve como crítica a los intelectuales de escritorio, explora el sadismo de los seres humanos, es una metáfora de la lucha entre la modernidad y lo anacrónico. Majestuosa. Larga vida a Michael Caine, que con este filme termina de inscribir su nombre el Olimpo del Cine.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta