En Cinta Miércoles, 10 junio 2015

Las 10 mejores películas del siempre polémico Sean Penn

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

2161__sean_penn_hd_wallpaper_

Escribe: Omar Cáceres (@Cine_filoso)

Hablar de Sean Penn es hablar de uno de los mejores actores en actividad, así como uno de los más polémicos por sus posturas políticasdeclaraciones y temperamento en los rodajes. Sí, se trata de un tipo que da que hablar tanto delante como detrás de las cámaras, capaz de inmortalizar personajes, con una carrera que le ha merecido dos premios Oscar, un Globo de Oro y reconocimientos en los festivales de Cannes, Berlín, Venecia y San Sebastián (donde homenajearon su carrera en el 2003).

A propósito del estreno de la película de acción “The Gunman: El Objetivo”, me animé a listar las 10 mejores películas de Sean Penn. Ojo que quedaron fuera (y dolió no incluirlas) “State of Grace”, “Fast Times at Ridgemont High”, “El Árbol de la Vida” y “21 Gramos”.

1. “El Gran Amante” (Sweet and Lowdown, 1999) de Woody Allen

Esta es parte de la última hornada de buenas películas de Woody Allen y a su vez una de las menos reconocidas. Aquí Penn está soberbio como Emmet Ray, guitarrista de jazz que el propio Allen llevaba años deseando interpretar y que logró sacar adelante con este falso biopic. El actor maneja el rol tan ágilmente que la Academia lo recompensó con una nominación al Oscar. Cabe resaltar que el actor y el director se llevaron fenomenal en la filmación, pese a la conocida fama temperamental que tiene el primero.

2. “Pena de Muerte” (Dead Man Walking, 1995) de Tim Robbins

Basado en una historia real, este drama resulta efectivo al contemplar ese eterno conflicto entre el bien y el mal en una misma persona. Ambos bandos son personificados por Penn, torturado hasta el extremo en la piel del condenado a muerte Matthew Poncelet, y Susan Sarandon, como la hermana Helen Prejean. Con esta actuación se llevó el trofeo al Mejor Actor en el Festival de Berlín y consiguió su primera nominación al Oscar, ya que junto a la Sarandon configuraron uno de los tándems más celebrados de la década y un discurso controversial que arrastra conflictos de ética y humanidad, en torno al debate sobre la pena de muerte aún vigente en gran parte de los EEUU.

3. “La Delgada Línea Roja” (The Thin Red Line, 1998) de Terrence Malick

Difícil que esta cinta bélica de Malick agrade a todos por igual, pero cualquier seguidor de Sean Penn necesita verlo en algunos de los planos más bellos de toda su filmografía. El actor quedó, finalmente, tan contento con esta película que no dudó en participar en “El árbol de la vida” varios años después, solo que terminó más asado cuando se dio cuenta que le recortaron varias escenas (típico en Malick). Ni más, dijo.

4. “This Must Be the Place” (2012) de Paolo Sorrentino

Sean Penn se transforma en Cheyenne, una mezcla entre Robert Smith y Alice Cooper, pero con una voz como la de Michael Jackson. Esta cinta del celebrado realizador italiano propone un hipnótico viaje visual con cierto grado de acidez, contándonos la historia de un músico retirado fuera de época que debe enfrentarse a su pasado cuando se encuentre con el hombre del cual su padre -recientemente fallecido- había jurado vengarse.

5. “Carlito’s Way” (1993) de Brian de Palma

Al Pacino y Sean Penn batiéndose a duelo en una película dirigida por el gigante Brian de Palma. ¿Para qué más? Aquí Penn está formidable como un abogado corrupto de peluca excéntrica que está envuelto en el mundo de las drogas. Se trató de su primer gran papel, uno que le valió una nominación a los Globos de Oro como Mejor Actor Secundario; aunque de “secundario” tenía poco, considerando la manera en la que se robaba escenas con su elocuencia.

6. “Río Místico” (Mystic River, 2003) de Clint Eastwood

Aquí el actor se juntó con Clint Eastwood en una de las mejores películas que ha dirigido: por ello mismo nos pudo regalar una de sus mejores actuaciones a la fecha, una que le valió su primer Oscar. Basada en una novela de Dennis Lehane, la película nos muestra a un trío de amigos marcados por una tragedia de la infancia que se reúne luego de muchos años tras la muerte de la hija de uno de ellos. El actor hace gala de su gran expresividad y todos los matices que puede encontrar en un mismo personaje, ya que cada uno de sus silencios, miradas y posturas terminan construyendo a un personaje memorable. Hay que mencionar los notables trabajos de Tim Robbins y Marcia Gay Harden también.

7. “El Juego” (The Game, 1997) de David Fincher

Esta es considerada una de las cintas menores de la carrera de David Fincher, una en la que Sean Penn obtuvo un papel secundario en la piel del hermano de Nicholas Van Orton (Michael Douglas), un millonario hastiado de la rutina cuya vida da un vuelco en cuanto se sumerge en un macabro juego que se configura en base a las necesidades del portador y promete aventuras exclusivas. El actor nos muestra a un hombre de sonrisa engañosa en sus breves apariciones, regalándonos momentos de frenesí que despistan al espectador mientras avanza hacia el insospechado desenlace.

8. “Yo Soy Sam” (I Am Sam, 2001) de Jessis Nelson

Este debe ser el papel más conmovedor que ha interpretado el actor en su carrera. Aquí interpreta a Sam, un hombre con deficiencias mentales que se aferra a llevar una vida ‘normal’ intentando cuidar a su pequeña hija Lucy, aunque el Estado no considere que esté capacitado para hacerlo. La transformación de Penn es hipnótica: es palpable la inocencia con la que ve al mundo y la figura del amor como parte del crecimiento de su hija. Su voz, gestos, andar, comunicación y diferentes matices, hizo que olvidaramos por completo aquellos personajes violentos o tipificados bad boys a los que nos tenía acostumbrados. Este papel le valió también una nominación al Oscar.

9. “Milk” (2008) de Gus Van Sant

Mucho antes de ser abucheado en Cannes con su más reciente “The Sea of Trees”, la cual ha confirmado que su carrera está en caída, el realizador norteamericano Gus Van Sant nos entregó este retrato del político y activista Harvey Milk, de su camino a convertirse en el primer hombre abiertamente homosexual en ser elegido para un cargo público en los Estados Unidos en 1977. Gracias a esta performance sentida y comprometida es que el actor se llevó su segundo Oscar como Mejor Actor. Nos gustaría recalcar también el brillante trabajo que hace Josh Brolin como el conservador, religioso y eventual verdugo del protagonista, Dan White.

10. “Into the Wild” (2007) de Sean Penn

Sean Penn también se ha sentado en la silla del director cuatro veces. En el 2007 nos regaló esta joya que cuenta la historia del joven Chris McCandless, quien abandona el mundo civilizado con rumbo a la salvaje Alaska para entrar en contacto con la naturaleza y descubrir el verdadero sentido de la vida. Aunque más que contarnos una historia de diversas aristas o giros, la película nos plantea toda una experiencia audiovisual, apoyado en la lúcida dirección de fotografía de Eric Gautier y en un brillante montaje de Jay Cassidy (cuyo trabajo precisamente le valió una nominación al Oscar). Hay que mencionar también la precisa banda sonora de Eddie Vedder, vocalista de Pearl Jam.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta