En Cinta Miércoles, 17 mayo 2017

“Huye” es una original película de terror que nos habla del racismo de nuestros tiempos

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

maxresdefault-3Escribe: Rafael Flores Figueroa

Alguien dijo que el peruano es experto en auto gestionarse racismo. ‘No seas ese tipo de peruano’, concluía tal afirmación. Jordan Peele no estaría de acuerdo. Él es ese tipo de peruano y su ópera prima, intitulada “¡Huye!” (Get Out), lo manifiesta. La cinta busca la discriminación donde no la hay y la encuentra a pleno sol: es aquel racismo que no necesita ser auto gestionado, porque vibra descaradamente en nosotros, los detentores de la igualdad. El realizador nos exhibe a través de sus personajes, a quienes obliga a vomitar todos sus odios primigenios, completos con flema, pus y sangre.

Para lograrlo, se imagina una anécdota sencilla: la novia de Chris (Daniel Kaluuya) le ha solicitado pasar el fin de semana en la casa de los padres de ella porque quiere que se conozcan y familiaricen. El dilema salta a la vista y es el propio Chris quien lo hace notar: él es negro y Rose (Alison Williams), su novia, es blanca. ‘Ellos no son racistas’, le responde su amada. Nuestro protagonista asiente y clama que no hay problema. Pero ya es tarde: el elefante de la habitación acaba de ser señalado.

Lo que pudo haber sido un reboot de “Adivina quién viene esta noche” (famosa cinta de Stanley Kramer que relata el mismo asunto, contraponiendo a Sidney Poitier con Katherine Hepburn y Spencer Tracy) se convierte en un provocador ensayo en el género del horror. Peele descarta la comedia dramática y subvierte la premisa, añadiéndole elementos propios de las fantasías fílmicas de los zombis originarios (como en “White Zombie” de Victor Halperin, donde los inocentes eran hipnotizados, convertidos en autómatas o ‘muertos en vida’ para ser empleados como esclavos), y fabulando una parábola macabra sobre las apariencias y los complejos latentes que nos adornan.

backdrop

Pero el cineasta no se limita al empleo de zombis como sátira social, sino que también se encarga de elaborar un cuento de terror redondo. La ejecución es impecable y se va enunciando de a pocos. Primero, apunta una intriga en su primera secuencia (que permanecerá irresuelta hasta el último cuarto de la trama) y con ella establece el clima inquietante. Luego, expone el conflicto, el cual se va enrareciendo con la ayuda de la música y la intromisión de elementos disparatados e irracionales (lo mejor son los villanos: Bradley Whitford y Catherine Keener son glaciales y escuetos, impenetrables y terroríficos. El hermano, Caleb Landry Jones, juega a la seducción por medio de una excentricidad corporal muy cercana a la de un reptil seseante). La cámara se somete al juego del suspenso, haciendo del encuadre un escenario oblicuo y fragmentado, que se va abriendo lentamente para enseñarnos, desde la mirada de Chris, los peligros que acechan en nuestras narices.

Ese es el modus operandi que la cinta utiliza durante la mayor parte del metraje. Porque, al acercarnos al desenlace, los códigos se invierten y la tensión se esfuma. Lo que sigue a continuación es un cambio de registro que deshace el suspenso y lo cambia por destripamientos frontales y fulminantes, tan frenéticos como los festines sangrientos que tanto adoran perpetrar Alexandre Aja o Eli Roth. Son dos extensas y divertidísimas secuencias que acaloran la propia sangre con su falta de recato y su audaz coreografía de sadismo vindicatorio.

Esa solvencia narrativa hace de Peele un artesano auténtico, minucioso y original, cuando no temerario. La conciencia sobre las virtudes del género le insufla fuerza a la trama, haciendo del manoseado punto de partida (el romance interracial) una excusa para exacerbar los límites de nuestras expectativas, convirtiendo la puesta en escena en un inescrupuloso método para entrometer la mirada donde no nos incumbe.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta