En Cinta Sábado, 17 diciembre 2016

“Moana” es una película animada que no sabe aprovechar a su princesa moderna y su aventura en altamar

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

Escribe: Vladimir Soriano Galarza

Diseños de: Aña Ibañez

La crítica (en su mayoría) se ha rendido ante “Moana”, el nuevo clásico de Disney dirigido por Ron Clements y John Musker, los mismos de “La sirenita” y “La princesa y el sapo”, quienes prometían otra refrescante zambullida en el mar de buenas películas que Walt Disney Animation Studios nos ha venido entregando en los últimos años, además de un paso adelante en el quiebre de los moldes que la misma casa del ratón Mickey impuso con sus princesas, al presentarnos una de ascendencia polinesia, que toma decisiones por sí misma y sin ningún interés amoroso. Pero, ¿será que la película está realmente a la altura?

moana-1

La película comienza presentándonos la leyenda detrás del nacimiento de las islas Polinesias y cómo los mortales comenzaron a habitarlas, formando tribus. Muchísimos años después, la hija de uno de los líderes de estas tribus, Moana, se embarca en la búsqueda del semidios Maui, puesto que sólo él puede solucionar el conflicto principal de la película: la escasez de cocos y peces, o sea, del primordial y único alimento del pueblo Moana. Y es que este personaje le robó el corazón a la diosa Te Fiti, lo cual provocó que la destrucción y muerte se esparciera por todo el mundo.

Partiendo de esta premisa bastante atractiva, la película nos presenta una serie de inconsistencias y oportunidades desaprovechadas que terminan restándole puntos.

Moana, la sidekick glorificada

El poco interés y desgano de la narración de la película deviene del hecho de que Moana resulta ser sólo un vehículo para que los demás personajes actúen. En pocas palabras, Moana es una secundaria puesta (a la fuerza) en el lugar de la protagonista. De plano, vemos cómo la función de Moana es buscar a un tercer personaje, quien es el que posee un arco de evolución y redención mucho más interesante: Maui comienza como un ladrón, cuyas acciones son las que han ocasionado a largo plazo la escasez de alimentos, pero en el camino descubrimos las verdaderas intenciones detrás de su fechoría y todo un complejo universo interior del personaje, lleno de miedos, inseguridades y aspiraciones. Tenía mucha más madera de protagonista que la propia Moana.

Luego está el personaje de la abuela, la cual, según entendemos, siempre ha podido comunicarse con el océano y conocía muy bien la historia de Maui. Sin embargo, nada nos explica el por qué no pudo ir a salvar al mundo cuando era joven:

moana-2

Y también tenemos al océano. Deus ex océano. Oh, el océano con vida que solo ayuda cuando el guion lo requiere, convenientemente. ¿Saben cuál es el mayor problema con el personaje del océano? Que su poder no tiene límites. Y al actuar como un ayudante y no como un adversario (que en este caso, hubiera sido ideal), nada nos explica por qué este ser mágico no pudo haber resuelto el conflicto de la película por sí mismo. Lo cual nos devuelve a Moana, cuya travesía existencial es tan superficial e inconsistente, que no termina de convencernos de su importancia en tan importante misión. Hay un mensaje importante de ser quién quieres ser y de que nadie te detendrá en ese camino, pero no se sostiene en conflictos internos lo suficientemente interesantes.

moana-3

La (casi) ausencia de conflictos

Todo aquello cercano a un conflicto real se siente desconectado. Peor aún cuando la premisa ya nos presentaba a una abuela muriendo por vejez en medio de un escenario de escasez de alimentos: ¡que oportunidad más desaprovechada! Tanto por ese duelo familiar, como por la figura de lidereza del pueblo que la protagonista aún está construyendo, el dilema entre buscar el bienestar comunal y el no querer asumir un puesto que le ha llegado por herencia. Pero la película prefiere alejar a Moana de este drama y someterla a coloridas aventuras marinas.

Por cierto, ¿sus padres le tienen tanto miedo al mar que ni se molestan en salir a buscarla?

moana-4

Es así que no existe una construcción emocional para el clímax. El enfrentamiento final no solo es injustificado, sino que se llega a sentir innecesario, porque aquella supuesta ingeniosa transición de pelear contra el malo a dialogar con él, es un tanto abrupta. El momento es visualmente hermoso, pero no tiene el impacto que se supone que debería tener. Al final, resulta que Maui, el personaje cuyo arco está más definido, hace un sacrificio final por las puras. Su último eslabón de evolución pierde peso con ese desenlace ya que a la película, de nuevo, le importa más Moana, pero no sabe cómo desarrollarla.

moana-5

Eso sí: animación y música de lujo

Si hay algo que destacar de toda la película es lo lograda que está la animación (nótese especialmente el movimiento del cabello, las superficies del océano y del agua en general, y el detalle de las criaturas mitológicas que combaten) y las canciones originales (compuestas en colaboración con Lin-Manuel Miranda, responsable del fenómeno “Hamilton”, musical de Broadway ganador de 11 premios Tony, un Grammy y un Pulitzer) . Si hay una razón para ver esta película, es porque resulta una delicia tanto para los ojos como para los oídos.

Quiero destacar especialmente, a las canciones ‘Shiny’ (interpretada por Jemaine Clement), ‘You’re Welcome’ (interpretada por Dwayne ‘La Roca’ Johnson) y la tremenda ‘How Far I’ll Go’ (interpretada por  la actriz protagonista Auli’i Cravalho). Lástima que no haya llegado NI UNA copia subtitulada a nuestro país, pero las versiones originales están en Youtube.

Es así que “Moana” nos ofrece un espectáculo deslumbrante, aunque con una narración floja y torpe, y con una nula justificación para colocar a la princesa Moana en el centro de todo: tan solo la necesidad de dar un mensaje políticamente positivo y de acuerdo a los tiempos. No esperen nada nuevo en este océano de Disney.

moana-6

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta