En Cinta Viernes, 11 noviembre 2016

A pesar de ser algo divertida, “Doctor Strange” me parece una película decepcionante para Marvel

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: Marvel Studios

Imagen: Marvel Studios

Escribe: Vladimir Soriano Galarza

A primera vista, la idea resultaba atractiva. Ocho años después de la genial “Iron Man” (Jon Favreau, 2008), Marvel pretendía que su Universo Cinematográfico (MCU, para los amigos) dé el paso evolutivo hacia el multiverso: nuevos mundos, nuevas líneas de tiempo, nuevas dimensiones.  La llave para tanta belleza: una película llamada “Doctor Strange” (Scott Derrickson, 2016).

Entonces, ¿qué pasó? ¿Por qué tan pesimista el título de este comentario? ¿ACASO ERES UN FANBOY DE DC? Bueno, mejor dejemos en claro algunas cosas:

  • “Doctor Strange” es una película divertida. En lo que respecta a la acción, mantiene el nivel de las anteriores producciones de Marvel, con el agregado de los escenarios caleidoscópicos.
  • El humor de la película, en su mayor parte, se disfruta. Mentiría si dijera que no me partí de risa con al menos en una escena.
  • Se guardan lo mejor para el clímax. Sí, es posible.

Y… ahí se acaba lo bueno. Aunque, ojo, esos logros están lejos de ser poca cosa. Realmente aprecio que Marvel nos siga entregando productos de tal calidad, pero en esta ocasión han resbalado y casi se les queda la cara contra la vereda. A continuación revisaré en qué cosas falla la película, y advierto, hay spoilers menores (no destripo nada demasiado importante).

El protagonista

Imagen: Marvel Studios

Imagen: Marvel Studios

Stephen Strange es un personaje que, por su manera de ser, muchos comparan con Tony Stark en la primera “Iron Man”. ¿Es así? Pues no realmente. Con Tony Stark, existe una ambigüedad constante: sabes que el personaje evolucionará a lo largo de cada película, pero no sabes si realmente cambiará su manera de ser para el final. Es arrogante, pero a la vez carismático. Stephen Strange se limita a ser un personaje arrogante, lo que hace predecible que su actitud cambiará al llegar al segundo acto de la película.

Y he aquí el otro gran problema con nuestro protagonista: el proceso de su evolución es inexistente. Casi todo ocurre de manera inmediata, y más que generar adrenalina en el espectador, genera hostigamiento. Tras sólo unos cuantos minutos de verlo no tener éxito en la creación de portales (lo que se entiende, es un alumno nuevo), Ancestral interviene para dejarlo en el  Everest a manera de prueba de supervivencia: no vemos cómo crea el portal, sólo como consigue llegar al otro lado. A la escena siguiente, Stephen ya domina todas las técnicas y está listo para defender a la tierra de Dormammu. Espera, ¿no que había ido sólo a sanar sus manos? La película pierde de vista su objetivo principal. Al final, todo ese sufrimiento inicial del personaje se convierte en una mera excusa para ponerlo a luchar contra un devorador de mundos en el clímax de la película. No hay mayor profundidad en el personaje.

Es más, en un determinado momento, Ancestral le dice cómo recuperar la movilidad de sus manos, pero le confirma que al hacerlo ya no podría ser un hechicero. Como es obvio, Stephen elige seguir siendo un hechicero, pero como nunca se nos estableció que el doctor buscase otra cosa más que recuperar sus manos, la decisión resulta demasiado forzada. Me atrevo a decir, incluso, que muchos de los conflictos en la película están metidos a la fuerza, lo que me lleva al siguiente punto negativo.

El tono

Imagen: Marvel Studios

Imagen: Marvel Studios

Sí, yo sé que es el mismo tono ligero/familiar de las películas del MCU (con sus excepciones, claro), pero aquí está ejecutado con las nalgas. Y es que una cosa es hacer un buen chiste, y otra muy distinta es desarrollar ese buen chiste para que sea efectivo. En esta película, sólo hay un par de esos.

Por ejemplo, hay un intento de desarrollo dedicado a que Wong, interpretado por Benedict Wong (vaya coincidencia), no se ríe nunca. Es algo que Strange menciona una vez y la película se olvida de este elemento hasta casi el final, cuando vemos a Wong reír. ¿Dónde quedó la construcción del chiste?

Otro ejemplo es la capa: Cuando recién aparece, se nos vende a la capa de Strange como un personaje más, un objeto con conciencia propia. Es el único momento de la película donde da muestras de eso, y esa cualidad está ahí para hacer un par de chistes. Para el tercer acto  de la película, se olvidaron de que era un ser consciente y ha pasado a ser una parte más del vestuario del protagonista.

La película no sabe qué hacer primero: si presentar correctamente a los personajes, si presentar correctamente el multiverso, si presentar bien los chistes. Está todo demasiado abultado y nunca conseguimos sentir empatía o tristeza por ninguno de los personajes.

El villano

Imagen: Marvel Studios

Imagen: Marvel Studios

El eterno problema de Marvel. A estas alturas ya deberíamos estar acostumbrados a que los villanos no sean los elementos que más brillen en sus películas (de nuevo, con ciertas excepciones). Pero aquí el villano es de los que menos interés genera, incluso teniendo a un actor de tal peso como es el danés Mads Mikkelsen.

Felizmente, como apuntaba líneas más arriba, realmente se guardaron lo mejor para el clímax, ya que aparece un jefe final en la historia y Strange lo derrota de una manera, para qué negarlo, bastante inteligente y refrescante. Pero para ese momento de la película, es más una compensación que una sorpresa.

La fórmula

Imagen: Marvel Studios

Imagen: Marvel Studios

El cine de superhéroes va a tener un declive, como toda moda. Yo creo que será más tarde que temprano, puesto que existe todo un rico universo en los cómics del cual no hemos visto ni el 10% en el cine. En “Doctor Strange”, la única diferencia es lo visual. Que es refrescante y sorprende, pero a nivel narrativo es la misma fórmula de Marvel ejecutada con un terrible desgano.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta