En Cinta Domingo, 6 noviembre 2016

Karin Zielinski es una compositora peruana con 6 películas en su haber y aquí puedes escuchar su música

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: FB

Imagen: FB

Karin Zieliski ha participado hasta el momento en seis películas nacionales, ya sea como compositora o como parte del soundtrack. Este año es la responsable de darle el alma musical a “Margarita”, además de la compositora detrás de “La última tarde”, película que acaba de presentarse en el Festival de Berlín y que pudimos ver en el Festival de Lima. Nos animamos a pedirle una retrospectiva de su trabajo, en la que explica las intenciones e influencias detrás de sus composiciones, además del trabajo con cada director. 

Escribe: Karin Zielinski

Desde muy pequeña vi películas con mi familia y luego con amigos, como todos, pero fue en la universidad cuando realmente comencé a disfrutar del cine y desarrollar un gusto personal. No podría considerarme una cinéfila: no estoy al día en las últimas tendencias del cine independiente, ni conozco los nombres de absolutamente todos los directores que han pisado la faz de la tierra; tampoco hago distinciones entre el cine de autor o el cine comercial, el cine de Hollywood o el independiente, el europeo con el latinoamericano. Lo que me importa es encontrarme con una buena historia; así como pasa con un buen libro, las películas hacen que tu cerebro se mueva, que llores, que rías, que no sientas nada en absoluto o que sientas todo al mismo tiempo.

Con el tiempo comencé a entender que uno de los elementos que hacía que me conectara más con esas historias era justamente la banda sonora. A lo largo de mi vida (incluida mi infancia), la música siempre ha sido una fiel compañera y mi mejor elemento de expresión, así que no es raro que el cine lo disfrute más a través de ella.

Imagen: Telemetro

Karin Zielinski fue nominada a los Premios Platino por la banda sonora que compuso para “El limpiador”. Imagen: Telemetro

La primera vez que tuve la oportunidad de hacer la música para un cortometraje, entendí que mi vocación de compositora quería desembarcar ahí: en el cine, en la sucesión de imágenes, en la narración de historias. Y para cuando llegó mi primer largometraje, “El limpiador”ya había comprendido que el musicalizar una película implicaba también, para mi como compositora, interpretar la misma historia y convertirme en una narradora musical.

No es fácil. Hay que meterse en la cabeza del director, entender qué es lo que quiere, cuál es su visión de la película, dejar tu propio ego artístico y entender que estás en función de lo que él quiere y decide. Tu mayor habilidad se basa en cómo tú como compositor sabes guiar a ese mismo director en el camino musical que su película necesita, considerando que eres tú el que domina ese lenguaje. Es una constante retroalimentación entre ambos: tú lo diriges musicalmente y él te dirige narrativamente.

“El limpiador” (2012) de Adrián Saba

Con “El limpiador” fue la primera vez que comencé a usar leitmotivs. Los leitmotivs son los motivos, las melodías principales. Sería algo así como mis actores. Hubo una retroalimentación muy bonita con Adrián Saba (el director), quien me permitió plantear algunos tracks pequeños para que él pudiera editar la película con mi música. Ya cuando trajo el corte final, pude comenzar a trabajar sobre la base de lo que había planteado antes.

Track: El viaje de Eusebio

Desarrollé dos leitmotivs. El primero es el de Eusebio, el limpiador, que es el principal y en el cual se sostiene la banda sonora. El segundo es el de Joaquín, el niño, tres notas puntuales que lo sacan del armario en el cual se refugia constantemente en la película.

Estos dos motivos o melodías los desarrollé en armonías muy parecidas, de tal forma que hacia el final o clímax de la película juego a entrelazarlos como si fueran uno solo, tal como nos va contando la historia, cuando Eusebio y Joaquín han llegado al punto máximo de compenetración en medio de una sociedad diezmada por una epidemia, justo cuando es la hora de separarse. Y es que a eso me refiero cuando digo que hay que ir contando una historia musical. El efecto es muy bonito, porque el espectador quizás no entiende o no sabe qué es lo que está pasando, pero siente algo, percibe algo. La función de la música en el cine es invisible; no debe acaparar la trama, pero debe hacer fluir la historia sin que uno se de cuenta.

Pueden escuchar el soundtrack completo en Spotify

“Sueños de gloria” (2013) de Alex Hidalgo

Mi segundo largometraje fue completamente opuesto al anterior. Se trataba de un musical de marinera con corte comercial, donde los personajes no tenían mayor ciencia que la de ser el bueno y el malo. Así que trabajé motivos de situaciones y ya no tanto de personajes. Como tenía que encargarme de hacer la música incidental, busqué generar contrastes para no saturar al espectador de solo marinera y así tener una banda sonora más equilibrada.

Track: El Reto

“Camino a la Hoyada” (2014) de Andrés Cotler

También tuve la oportunidad de musicalizar el documental Camino a la Hoyada”, dirigido por Andrés Cotler. Un documental que habla sobre los desaparecidos durante la época del terrorismo en Ayacucho y la lucha de sus familiares por encontrar justicia. Los documentales son muy complejos, porque hay que respetar mucho la información. Lo que busqué aquí fue generar con la música algún tipo de paz y redención, tratando de tener elementos andinos, pero sin ser completamente folklórica. En realidad, al ver el documental me provocó llorar a través de los instrumentos y creo que eso fue lo que se reflejó a través de la banda sonora al final.

Documental completo:

Track: Camino Sin Retorno

“Dos besos” (2015) de Francisco Lombardi

Luego llegó la oportunidad de trabajar con Francisco Lombardi. “Dos besos” es la historia de un complejo triángulo amoroso que desencadena una serie de hechos y cambios en sus tres personajes. Pancho es un director al que no le gusta trabajar mucho con música y lo más complejo de trabajar con él fue tratar de entenderlo porque, como dije antes, mucho de este trabajo se trata de entrar en la cabeza del director. Trabajé una música muy mínima, que te llevara por la trama, pero sin invadir el mundo de los personajes, sin generar algún tipo de emotividad, muy plana y básicamente que potencie situaciones. Tal y como su director lo pedía.

Track: El encuentro

“La última tarde” (2016) de Joel Calero

“La última tarde” aún no se estrena comercialmente en nuestro país; sin embargo, se ha podido ver en algunos festivales. Le sigue los pasos a una pareja en proceso de divorcio que no se ha visto en 19 años, durante una sola tarde.

Su director, Joel Calero, no había pensado en música para su película. Pero tanto Willy Ilizarbe como Raúl Astete, quienes estaban trabajando en el diseño sonoro de la película, me pidieron que probara poniéndole música a la última escena, ya que ellos sentían que había un vacío. Esto fue interesante porque, al no escuchar al director, tuve que interpretar desde mi propio punto de vista lo que había querido transmitir. Cuando vio la escena, y tras algunos ajustes, se dio cuenta de que la música encajaba muy bien en esa parte de la película, y solo en esa parte. Es una película que fluye sola a través de sus diálogos y que solo necesita ese empuje final de la música en la última escena, cuando sus personajes justamente dejan de hablar. La música entonces se convierte en el diálogo que une a ambos personajes en el epílogo, se convierte en su voz de modo imperceptible y nos lleva al final. Se estrena en el 2017 y francamente recomiendo que la vayan a ver.

Trailer

“Margarita” (2016) de Frank Pérez Garland

“Margarita” se presentó de una forma muy especial. En el 2014 lancé un disco como solista, “Manzanas en suelo”, al cual no le dediqué el mismo tiempo de difusión que le dediqué a su elaboración. Pero Frank Perez Garland, a quien conocí en la ceremonia de los Premios Platino, y su esposa Vanessa Saba escucharon el disco justo cuando estaban escribiendo el guión de “Margarita”.

Les gustó una canción en particular, Princesa, un tema que entró al disco como bonus track, pues la había compuesto para un padre que quería regalarle una canción a su hija que cumplía 5 años, justo el mismo día del cumpleaños de mi padre que había fallecido el año anterior. Se trata de un tema muy personal y lo agregué al disco como un homenaje a mi padre. Esto inspiró tanto a Vanessa como a Frank para usar la canción en su nueva película.

Si bien no me encargué de la música incidental de la misma, Princesa se convirtió en el tema principal del personaje de Francisca Aronsson, Margarita, y el proceso de escuchar una canción tan especial para mi en el cine fue completamente distinto al que experimento cuando hago una banda sonora. Porque en este caso la canción se convirtió en un personaje principal que no pasa desapercibido y ahí radica la diferencia. Esto ha generado que el disco inevitablemente se mueva en redes y comiencen a llegar comentarios que hace dos años, cuando lo lancé, no logré generar. Incluso me ha dado ganas de hacer otro disco, cosa que ya había dado por descartado.

Track: Princesa

YAPA: Karin es la compositora e intérprete de la intro de “Los cinéfilos”


Hoy me encuentro en Barcelona, España. Estoy a punto de iniciar un Master en Bandas Sonoras y Medios Audiovisuales en la Escuela Superior de Música de Cataluña. Hago esta retrospectiva y me siento feliz de poder seguir creciendo, aprendiendo y aportando desde mi rubro. Esta no es una carrera fácil, mucho menos en un país como el Perú, donde las oportunidades son pequeñas y la industria aún está en pañales, pero creo que con paciencia y esfuerzo cada uno puede, desde su rubro, hacer crecer el cine y darle a nuestro país un espacio dentro de la industria latinoamericana, que ha venido creciendo con los años. Tengamos paciencia y busquemos ser mejores siempre.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta