En Cinta Domingo, 31 julio 2016

“El Pecado Social” es un documental sobre los asesinatos de homosexuales y transexuales durante el conflicto armado interno

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: FB

Imagen: FB

Entrevista de: Alberto Castro (@mczorro)

Desde hace tres años que Juan Carlos Goicochea empezó a armar lo que será “El Pecado Social”, su primer largometraje documental, que busca evidenciar la violencia extrema a la que puede llegar la homofobia, algo sistematizado en torturas y asesinatos durante la época del conflicto armado interno en el Perú. Y es que los grupos terroristas MRTA y Sendero Luminoso, muy aparte de esa lucha violenta de cambio institucional, económico y político, promovían una llamada limpieza social, que incluía a los “homosexuales, travestis, mujeres infieles y drogadictos”. Tan sistemática fue esta persecución, que la reivindicaban en sus diarios oficiales.

A pesar de la evidencia, es muy difícil encontrar información sobre estos asesinatos, al menos en documentos oficiales. El informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación no lo incluyó como lineamiento de investigación y en su fase final recibieron algunas historias que fueron incluidas en apenas una página. El problema recae en que muchas veces los familiares de las víctimas prefirieron no denunciar y siguen sin contar la verdad de estas matanzas por vergüenza. Y es que la homofobia (y el machismo) no es algo que se haya inventado en la época del terrorismo en nuestro país, sino que es algo que ya existía (y, lamentablemente, sigue existiendo) transversalmente en nuestra sociedad, sin importar afiliaciones políticas: es algo que los grupos de izquierda alzados en armas usaron como excusa para ganar aprobación, una visión que los grupos de derecha más conservadora aún hoy en día defienden con su rechazo a la comunidad LGTB. Paradójico.

“El Pecado Social” ya culminó su etapa de investigación y ahora busca fondos para seguir indagando en las historias de sobrevivientes y familiares de víctimas en la zona nororiental del Perú. Cualquiera de nosotros puede apoyar esta iniciativa, a través de una campaña online lanzada en Indiegogo. A continuación, les dejo un breve avance de la investigación del documental, así como una corta entrevista que le hice a su director.

AQUÍ PUEDES APOYAR A QUE ESTE DOCUMENTAL SE HAGA REALIDAD


¿Cómo es que empiezas a indagar en el tema?

Hace 13 años, durante una reunión familiar, un tío militar me contó sobre la matanza de homosexuales y transexuales en la época del conflicto armado interno, sobre casos en el nororiente del Perú. Desde ese momento, me dio vueltas en la cabeza un montón de noches. Y me parecía importante, pero en ese momento no tenía la forma de saber si era verdad que había ocurrido.

Hace 3 años fue que empecé con la investigación en serio. Comencé a buscar libros, a leer los textos de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, investigaciones del MHOL. Y hace dos años decidí ir a la selva con mi mochila, cámara y trípode, para buscar estas historias, para descubrir si realmente existían. Lamentablemente me encontré con que era todo verdad. El MRTA (Movimiento Revolucionario Túpac Amaru) había ejercido una política de limpieza social que afectaba a los homosexuales, transexuales, mujeres infieles y drogadictos: a todo lo que consideraban lacra social. El MRTA no asesinó solo porque se les ocurrió, sino porque había  un contexto social de homofobia y machismo que permitió que pasase.

Ahora que tienes las historias y ya has armado un guion, ¿qué es lo que sigue para completar el proyecto?

Me toca buscar financiamiento para grabar el guión, algo que espero hacer el próximo año. Hace unas semanas hablé con ONGs, con políticos, con líderes de opinión, para ver si pueden apoyarnos y parece que les ha interesado el proyecto. Además, hemos lanzado nuestra campaña en Indiegogo para conseguir fondos.

¿Cuáles han sido las reacciones al proyecto en redes sociales?

En general, creo que buenas. Hay gente que no está del lado de los derechos de los homosexuales, pero entienden que matar, asesinar y torturar está mal.

El problema llega cuando una reacción violenta hace que aflore otra reacción igual de violenta, algo típico de nosotros, del peruano. Había una persona que comentó que estaba bien que mataran a los homosexuales y otra persona, defendiendo a la comunidad LGTBI, apeló a un discurso racista para descalificar a la otra persona. Vivimos con una sociedad que si la provocan un poquito deja aflorar la discriminación, es algo que está en todos nosotros. Creo que el documental, finalmente, más allá de mostrar esa matanza de homosexuales en manos de grupos de izquierda en armas, quiere que la sociedad se vea a sí misma y entienda que nosotros tenemos una responsabilidad en todo esto. Algo que no queremos ver, porque seguro nos va doler. Y espero que esto motive un cambio, espero que no seamos tan inhumanos.

Imagen: FB

Imagen: FB

Se trata de un documental lleno de contradicciones, ¿no? Esa visión de la antigua izquierda radical en armas se parece mucho a la de una derecha conservadora hoy en día: los homosexuales como tara de la sociedad. Hoy todos estamos en contra del terrorismo, pero ese discurso tal vez es el mismo que hoy en día enarbola un sector de la población de postura política -en teoría- diametralmente opuesta.

Eso es algo con lo que me he encontrado, más allá de en las redes sociales, en conversaciones con amigos. Hay gente que cree que al hablar de esta izquierda en armas que mata homosexuales voy a caer en el juego de la derecha y convertirme en un tonto útil para demonizar a la izquierda. Y hay gente que piensa exactamente lo opuesto. Hay gente de derecha que es homofóbica, pero que detesta más a los terroristas, entonces entran en esa contradicción: no saben si decir “malditos terroristas por matar homosexuales” porque a ellos tampoco les caen los homosexuales.

El documental no buscar responder a una identidad o discurso político. Creo que en estas últimas elecciones hemos encontrado una izquierda democrática y aquí otra oportunidad para deslindar de su versión más radical. Hay que recordar que Sendero Luminoso asesinó a dirigentes de izquierda como María Elena Moyano. Creo que el trasfondo de este documental es uno social, más que político. Se trata de descubrir cómo es que miramos al otro, cómo existen estos mecanismos de discriminación.

La idea del documental es evidenciar que la homofobia no la creó el conflicto armado interno, porque estuvo allí antes y sigue aquí ahora con otros actores, como esos evangelista que esparcen discursos de odio y de violencia. En un momento de nuestra historia, estos grupos tenían armas e hicieron un poco lo que la sociedad les demandaba. El documental quiere reivindicar la memoria de personas que no han tenido la voz. Hay algunas víctimas cuyos propios familiares no han querido denunciar por vergüenza, lo cual es aún más terrible.

Quizá algún homofóbico podría ver el documental y darse cuenta de que esas ideas homofóbicas fueron puestas en práctica por un grupo terrorista en un momento de nuestra historia. Se trata de una imagen muy fuerte.

Es algo que pasó y que podría volver a pasar en cualquier momento, mientras la comunidad LGTB siga vulnerable ante la ley. Ojalá que algún homofóbico de derecha descubra con el documental sus contradicciones políticas y sociales.

Imagen: MHOL

Imagen: MHOL

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta