cine , En Cinta Sábado, 4 junio 2016

¿Cuál es la mejor película del Universo Cinematográfico de Marvel? Aquí las rankeamos desde la peor hasta la mejor

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

mcu

Escribe: Giorgio Lázaro (@Giorz)

A propósito del estreno de “Capitán América: Civil” hace una semanas, me tomé el tiempo de revisar y armar un ranking con las trece películas que conforman el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU por sus siglas en inglés), el cual inició con “Iron-Man” en el 2008 (no cuenta “Hulk” de Ang Lee del 2004), y no incluye las películas de personajes cuyos derechos le pertenecen a otros estudios, como todo el universo “Spider-man” que es de Sony (aunque con el ingreso del arácnido al MCU en “Civil War”, sus próximas películas sí serán parte de este universo) o los “X-men”, “Los 4 fantásticos” y “Deadpool” que le pertenecen a la 20th Century Fox. Y a pesar que hay series de televisión como “Daredevil”, “Agent Carter”, “Agents of SHIELD” y “Jessica Jones” pertenecientes al mismo universo del MCU (y hay algunas que vale la pena ver), en esta ocasión solo consideraré las que llegaron a la pantalla grande.

Marvel ha sabido obtener un enorme éxito en la taquilla gracias a la gran aceptación del público, pero no todas sus películas han logrado cuajar del todo. Así que empecemos con lo peor hasta llegar a las mejores.

LAS OLVIDABLES:

13. “El Increíble Hulk” (The Incredible Hulk, 2008) de Louis Leterrier

Hulk2_L

Lo malo:
No hay química entre Banner (Edward Norton) y Betty Ross (Liv Tyler), y nos encontramos con hartos personajes que no tienen sentido. Como la pareja de Betty, que solo está para mostrar que ella hizo su vida y ser quien acuse a Hulk. Pero peor es el caso de los trabajadores de la fábrica y la sensual brasileña que, en serio, nada, pero nada relevante aporta. La película está llena de situaciones poco creíbles (¿por qué la gente se empecina por ponerse en riesgo con Hulk o Abomination?) y de sucesos cliché, como la ridícula lluvia que siempre empieza a caer en los momentos más tristes. Es como si se hubieran esforzado el doble en hacerla mala.

Lo bueno:
Edward Norton no hace un mal papel como Bruce Banner. Y me gusta la introducción donde se presentan los personajes de forma resumida, para no mostrarnos los orígenes una vez más, y empezar desde un Banner que se encuentra constantemente atormentado por todo lo que ha dañado y puede seguir dañando con el monstruo que lleva dentro. Por último, creo que en la pelea de Harlem entre Hulk y Abomination, si bien puede ser excesiva, me gusta cómo nuestro amigo verde se ve superado pero luego termina imponiéndose salvajemente y como un animal dejando en claro quién es el monstruo más temible del lugar.

12. “Capitán América: El primer vengador” (Captain America: The First Avenger, 2011) de Joe Johnston

thasunnbjbwzms2xnfmx
Lo malo:
Ese Steve Rogers raquítico y evidentemente digital es un tanto perturbador: parece que hay desproporción entre su cabeza y cuerpo. Malgastado Red Skull, nunca parece ser una verdadera amenaza a pesar de su fuerza y planes superiores a los del Nazismo. Si bien es un acierto la presentación de Bucky Barnes como el mejor amigo de Steve, considerando el enorme papel que tiene ese personaje y su repercusión dentro del universo de Marvel, la relación debió ser mejor trabajada desde sus inicios, luego peleando espalda a espalda contra Hydra, hasta su separación, y no algo que termina sintiéndose impostado. Terribles peleas y “estrategias” de ataque con las que los aliados debieron perder la guerra (como esa del Cap yendo solito en moto a la base Hydra hasta que lo atrapen y que luego cuando están por matarlo, de la nada, aparece todo el ejército por las ventanas), lo cual es curioso, porque contrastará notablemente con las venideras películas del Capitán que sí funcionan en ese aspecto.

Lo bueno:
Incluir a Peggy Carter (Hayley Atwell), Howard Stark (Dominic Cooper) y Bucky Barnes (Sebastian Stan), así como el Tesseract, pues son personajes y un objeto valioso que tendrán más apariciones en este universo: los dos primeros sobre todo dotan de cierta frescura y carisma el relato. Si bien no se entiende por qué no usan al Capitán América en el campo de batalla, sí creo que su uso como propaganda y símbolo de la lucha de los Estados Unidos contra los Nazis resulta algo interesante, porque así permite darle una enorme justificación a todo ese personaje: su nombre, su atuendo, sus colores, su escudo, su popularidad e identificación con Estados Unidos de aquella época, algo que con otros super héroes no pasa.

11. “Iron Man 2” (2010) de Jon Favreau

iron-man-2-movie-image-7
Lo malo:
Dos villanos más que quieren construir otros trajes como los de Iron Man: uno que termina siendo atrapado penosamente en el back stage de una presentación por Pepper Potts (Gwyneth Paltrow), y otro que construye otro traje en réplica pero que de nueeeeevoooo sucumbe sin más. La segunda mitad del filme es bastante floja y la que termina condenándola para muchos como una de las peores o la peor del MCU. La película no tiene clara la dirección hacia la que se dirige y todo termina resolviéndose de forma bastante simplona y apresurada. Parece más una excusa para poder incluir elementos y personajes como preparación para “Los Vengadores”. Y para hacer plata, claro. Innecesaria. Tampoco me gusta cómo Rhodey (Don Cheadle) como si nada toma un traje de la casa de Tony, y ya sabe usarlo convirtiéndose en Máquina de Guerra.

Lo bueno:
La presentación de Black Widow (Scarlett Johansson), porque agrega una divertida tensión con Pepper por celos. Y ver una vez más a Robert Downey Jr. interpretar a Tony Stark/Iron Man en un rol que le calza perfectamente y que en esta película sabe lucir con gracia todo ese ego del millonario, visionario, apuesto y superhéroe, lo cual hace que al inicio la película sea entretenida por su arrogancia y hasta irresponsabilidad.  Esto encaja con el dilema de si Stark debería compartir su tecnología con el gobierno, semilla que luego se retomará.

10. “Thor” (2011) de Kenneth Branagh

f_46189
Lo malo:
En general, Thor (Chris Hemsworth) siempre me transmitió poco y tal vez es culpa de sus limitaciones como actor, aunque también pasa por el guion. Primero es un niño mimado vanidoso, luego igual pero en la Tierra; hasta que se da cuenta que no es digno para levantar el martillo Mjolnir y entonces se deprime. Apenas pasa un día en la Tierra, se embriaga con el profesor Erik Selvig (Stellan Skarsgård), conversa en una fogata con Jane Foster (Natalie Portman) y con eso basta para que abra los ojos, reflexione y ya sea capaz de dar su vida por el resto. ¿En serio? Toda esta aventura de Thor en la Tierra no funciona y, peor aún, la subtrama amorosa con Jane es incómoda porque nunca sentimos que haya buena química entre ambos.

Lo bueno:
Técnicamente es una de las películas del MCU más interesantes: se puede notar que hay un esfuerzo de dirección de transmitir algo más con la puesta en escena y visualmente. Eso de por sí ya sorprende, ya que es terreno poco explorado en este tipo de películas. Además, también debo destacar la química entre los actores que interpretan a Thor y Loki (Tom Hiddleston), que ayudan al desarrollo de esta relación de hermanos que, a pesar que se quieren, han mantenido desde niños una continua tensión por ser el sucesor de Odín (Anthony Hopkins) en el trono, generando resentimiento de parte de Loki al verse crecer bajo la sombra del hijo legítimo, Thor.

9. “Thor: El mundo oscuro” (Thor: The Dark World, 2013) de Alan Taylor

19db5bdfb2143da949ab5c4f9b592e92
Lo malo:
Si la anterior película servía para presentar a Thor y a Loki, esta película parece una excusa para presentar el Aether, la piedra de la realidad, una de las seis piedras del infinito que tendrán un papel crucial en las próximas entregas del MCU. Y cuando una película suena a excusa de algo más que valerse por sí misma, es porque es una mala película, porque no tiene el peso suficiente en la solidez de su construcción. El villano es uno más, fácilmente intercambiable. Es demasiado casual que Jane desde la Tierra se tope con el Aether cuando estaba muy bien custodiado en otro planeta, o que sobreviva al tenerlo consigo. Peor aún, se mantiene la maña química amorosa con Thor, probablemente porque ella es un personaje muy plano y aburrido.

Lo bueno:

Lo mejor de esta película es, nuevamente, la relación entre Loki y Thor, ambos personajes con personalidades contrapuestas: son hermanos, se quieren, pero tienen sus diferencias y se han enfrentado. Sus encuentros entonces se mueven entre graciosos diálogos o situaciones cargadas emocionalmente, desde esa tensión que tienen por el trono de Asgard, los cuestionamientos de Loki sobre su verdadera familia, el sufrimiento de ambos cuando su madre fallece, hasta colaborar juntos para vengarse, mientras vemos las ilusiones de Loki que juegan con Thor y el espectador: ¿es un traidor, en verdad quiere a su hermano o en verdad solo quiere poder?

LAS QUE ESTÁN EN ALGO:

8. “Los Vengadores: Era de Ultrón” (Avengers: Age of Ultron, 2015) de Joss Whedon

did-you-catch-the-hidden-age-of-ultron-post-credit-scene-spoilers-thor-s-arm-and-part-403385
Lo malo:
Pierde la esencia de la primera porque como ahora el grupo ya está junto, los conflictos entre ellos no son lo primordial, sino breves momentos de tensión. Por otro lado, si bien en la película tiene cierto sentido, dentro del universo toma por sorpresa el rápido desarrollo sentimental entre Black Widow y Bruce Banner, algo que no tenía demasiados rastros de ocurrir en películas previas. Por último, Ultrón pudo ser un villano bastante temible, y en parte lo es, pero me causa más miedo en el tráiler con esa terrorífica versión de una canción de “Pinocho”, que en la película, donde entre bromas y planes ambiciosos de la destrucción de la humanidad, termina diluyéndose el peligro que podría transmitir. Ultrón aparece como poco dañino para el mundo y Los Vengadores. Ah, y ¿por qué se llama “Era de Ultrón”?. De nuevo, el título mismo nos indica un período con consecuencias cataclísmicas para el MCU y al final no es mucho más daño que el causado por otros villanos.

Lo bueno:
Primero, la aparición de los hermanos Maximoff: Scarlet Witch (Elizabeth Olsen) y Quicksilver (Aaron Taylor-Johnson), siendo este último visualmente interesante (ojo que es distinto a la también buena versión de Quicksilver de “X-men”, pero no tiene que envidiarle), mientras que la hermana aporta al hacer que Los Vengadores se enfrenten a sus mayores miedos. Eso tal vez es lo más destacable de esta secuela, pues se ve al Capitán América viendo todo ese mundo pasado del que era parte pero que ya se ha desvanecido, a Thor con visiones sobre el futuro que no son del todo claras pero que evidentemente están relacionadas a terribles sucesos por venir en “Thor: Ragnarok”, así como los traumáticos orígenes de Black Widow en su formación como asesina, algo que la hace sentirse también como un monstruo y no temer tener una relación junto a Banner. Y también están los miedos que Scarlet Witch saca a flote en Tony Stark, quien está obsesionado con encontrar la tecnología y el poder necesarios para poder salvar a todos, sin darse cuenta que más bien ello podría ser la condena: la prueba de eso es la creación de Ultrón.

7. “Iron Man 3” (2013) de Shane Black

1430299993_1
Lo malo:
El problema de los villanos de nuevo: intimidan mucho pero luego son muy suaves, es predecible su derrota y el daño e impacto que causan es menor. El Mandarín (Ben Kingsley) es un terrorista que amenaza a Estados Unidos y que es temido porque no se sabe cómo detener todos los atentados que provoca. Ni si quiera Tony Stark es capaz de evitar que destruyan toda su casa. Y ahí es que llegamos al giro inesperado sobre su identidad, el cual no creo que sea precisamente el problema, sino que el otro villano, Aldrich Killian (Guy Pearce) pasa a ser otro némesis predecible más. La cantidad de trajes que vemos distrae, sobre todo por la facilidad ridícula con la que los destruyen.

Lo bueno:
Tony Stark es el personaje del MCU que más se ha trastornado desde que empezó todo: en cada película suya se le ve padeciendo internamente de una u otra forma y en esta tercera parte eso será el eje. Acá vemos a un Tony afectado tras los eventos de “Los Vengadores”, teniendo pesadillas con ese ejército alienígena que vio desde el espacio, algo de lo que intenta sobreponerse exigiéndose demasiado en trabajar con nuevos modelos de trajes, hasta el punto de no dormir. Ese tema va hilándose bien con conflictos que ocurren en su relación amorosa con Pepper, así como las fallas que presentan algunos de sus trajes y que lo llevan en buena parte de la película a tener que ver cómo se las ingenia para lidiar con el Mandarín, Alldrich y sus seguidores sin ningún traje. Toda la subtrama con el niño interpretado por Ty Simpkins nos regala al Tony más sensible y frágil de la saga, lo cual también hay que agradecer.

LAS QUE VALEN LA PENA:

6. “Ant-Man” (2015) de Peyton Reed

antman-ants-Featured
Lo malo:
Una vez más, nos dan un villano empaquetado del cual poco se desarrolla. Se trata de un hombre que envidia la tecnología de otro y que busca crear una similar para poder estar a su nivel: cliché. Sobre todo cuando en este mismo universo ya hemos visto varios del mismo tipo de villanos.

Lo bueno:
Paul Rudd es el actor ideal para encabezar esta película, ya que sabe manejar su humor y timing: todas las escenas con su grupo de amigos, encabezados por Luis (Michael Peña), son hilarantes y dotan a la película de una frescura sin ataduras que necesitábamos luego de tantas conexiones en otras películas. Funciona la conexión temática entre Scott Lang (Paul Rudd) tratando de salir adelante por su hija y Hank Pym sintiéndose el padre decepcionante con Hope (Evangeline Lilly). Además, es refrescante descubrir las habilidades de Ant-man: como desde el título suenan ridículas, se prestaban perfectamente para llevarlo a la broma y hasta el absurdo. La comedia no se apoya únicamente en el diálogo y juego de palabras, sino en lo visual y la puesta en escena. Fascinante también esa habilidad de poder agrandarse y achicarse en pleno combate.

5. “Los Vengadores” (The Avengers, 2012) de Joss Whedon

avengers-argue
Lo malo:
Loki termina quedándose corto como villano frente a los Vengadores y la dificultad tiene más que ver con su numeroso ejército que con un elaborado plan. Y Hulk lo deja en ridículo.

Lo bueno:
Nunca le vi mucho a “Los Vengadores”: sentía que el hype residía en ver a muchos héroes juntos y nada más. Pero al volverla a ver me di cuenta que no basta con eso, sino que la película se encarga de dejar en claro sus diferencias, en especial en un momento puntual: cuando todos discuten dentro de la nave de SHIELD a unos metros del cetro de Loki, que contenía la piedra del infinito de la mente y hacía que cada uno sacara lo peor de sí. Es una escena importantísima, ya que parece que se resquebraja un grupo que débilmente estaban construyendo, uno con varios individuos aún reacios a trabajar juntos. La película al final se trata sobre ese aprendizaje de todos para poder trabajar juntos para defender la Tierra, un logro del filme es mostrar cómo ir de a pocos haciendo que funcionen esas distintas personalidades y funcionen como un verdadero equipo. Y por eso verlos juntos en la pelea final es más que simple fan service: es algo que se ha construido en toda la película, ese gran logro. Algo más que considero positivo fue la introducción de Mark Ruffalo como Banner/Hulk, porque transmite pasividad, miedo y preocupación por sus fantasmas del pasado, así como del desastre que pueda causar con el monstruo verde.

4. “Capitán América: Civil War” (Captain America: Civil War, 2016) de Anthony y Joe Russo

Sin_t_tulo
Lo malo:
Creo que los argumentos que desatan el enfrentamiento entre ambos bandos no están bien sostenidos; una ligera mención de una señora sobre su hijo fallecido en el campo de batalla de “Avengers: Era de Ultrón” parece ser suficiente para formar fuertemente una postura en Stark. Y las extensas conversaciones que tienen al respecto el resto de los Vengadores solo pasan superficialmente el problema: no se lo cuestionan y reflexionan verdaderamente, solo cruzan un par de ideas de un lado y otro y no hay más. Y luego el plan que arma Zemo (Daniel Brühl), a pesar de que funciona, recaía en demasiadas coincidencias.

Lo bueno:
A pesar que no es bien trabajado, creo que es interesante al menos en la superficie las distintas posturas respecto a un mismo tema como el de los superhéroes actuando bajo una supervisión internacional. Y los puntos altos son, evidentemente, los encuentros entre un bando y otro, como la pelea en el hangar. Los diálogos, las peleas (en especial las cuerpo a cuerpo, que son de las mejores del MCU junto a las de “Capitán América: Soldado de Invierno”), las distintas personalidades colisionando. En ese sentido, funcionan bien las adiciones de Spider-man (Tom Holland) y Ant-man, así como lo hace a lo largo de la película el recién introducido Black Panther (Chadwick Boseman). Pero creo que lo mejor es el enorme cariño que tiene el Capitán América por su mejor amigo de toda la vida, Bucky Barnes. Estará dispuesto a todo porque cree en él, protegiéndolo incluso si es necesario ir contra la ley y compañeros suyos, lo cual nos lleva al memorable y conmovedor encuentro final, convirtiéndose en una secuencia intensa y emotiva: la mejor pelea de todo el MCU.

3. “Iron Man” (2008) de Jon Favreau

iron_
Lo malo:
No hay muchos puntos negativos a considerar, solo algunos detalles: ¿no pueden darse cuenta que uno de los mayores especialistas de armas del mundo está construyendo un traje en una cueva (¡y cómo es eso posible!)?, ¿cómo Pepper se demora tanto en llamar a Tony luego de bajar los documentos ocultos y enterarse de los planes secretos contra él? Y la resolución de la batalla final no tiene mucho sentido: los dos debieron perder, ¿no?

Lo bueno:
Iron Man es una de las grandes películas de superhéroes de los 2000, al lado de “X2”, “Spider-man 2” y “The dark knight” (aunque esta última está en OTRO nivel, totalmente), y parece que de acá a un tiempo se ha ido olvidando lo bien que está construida, lo redonda que es. Sabe desde el inicio impactar presentándonos a Robert Downey Jr. en un papel que le calza a la perfección, haciendo que el multimillonario Tony Stark (uno de los mejores personajes del MCU por ese toque de Downey Jr. y por los conflictos detrás) sea capturado por unos terroristas y con ello empiece a reflexionar sobre las consecuencias de la manufactura de armas de su empresa, Stark Indutries. Ese evento se volverá crucial de ahí en adelante, no perderá la chispa, ni el egocentrismo, pero sí dedicará sus esfuerzos a buscar la paz con nuevos avances que solo podrán ser bien usados en las manos correctas; es decir, las suyas. Y desde un inicio va descubriendo algunos de los problemas que irá cosechando; enfrentar a aquellos que desean apoderarse de sus inventos para tener mayor poder. El resto de personajes acompaña bastante bien, como Pepper, la compañera con la que hay una cierta tensión amorosa por ser la más cercana, Rhodey (Terrence Howard), un gran amigo en quien confía y Obadiah Stane (Jeff Bridges), su protector en Stark Industries, todos preocupándose por el irresponsable Tony. Todos desarrollan una gran química, ayudando a que la película fluya de una forma bastante natural.

2. “Guardianes de la galaxia” (Guardians of the Galaxy, 2014) de James Gunn

922563_654553881268836_638388954_o
Lo malo:
En algunos tramos parece esforzarse demasiado en ser cool, como en el uso de algunas canciones que solo buscan transmitir lo geniales que son estos bad boys. Funcionando con la onda de todo el filme y se encuentran ahí parte de las virtudes de este grupo, pero en otras ocasiones no.

Lo bueno:
Todo lo demás. “Guardianes de la galaxia” nos tomó por sorpresa a todos, pues con personajes de Marvel que muy pocos conocían armaron una de las mejores películas, no solo de su universo, sino también en general de superhéroes. Esta cinta tiene un tono que cuando es bien usado, como mencioné, funciona muy bien junto con el diseño de arte, los efectos, el soundtrack, los personajes, las razones que los motivan, los diálogos, el argumento, etc. Todos los protagonistas tienen una explicación, algo que han perdido; en parte por ello se han dedicado a vivir al margen de la ley, pero todavía manteniendo el juicio necesario para saber cuándo pelear por lo justo, con ello por fin coincidiendo en defender juntos la galaxia. Olvidémonos de Los Vengadores, para mí este es uno de los blockbusters más entretenidos y mejor hechos de la historia reciente. We are Groot.

1. “Capitán América: El Soldado de Invierno” (Captain America: Winter Soldier, 2014) de Anthony y Joe Russo

wallpapers-movies-7
Lo malo:
Algo que falta en la trilogía del Cap es haber establecido mejor la relación de Bucky Barnes con Steve Rogers previo a su encuentro luego de décadas: para llegar al encuentro en este filme las bases debieron ser mejor cimentadas. Y a pesar de ser la película del MCU más realista al acercarse al cine de espías, algunas situaciones rozan con la inverosimilitud, como Cap destruyendo un avión que no le da ni una sola vez, un USB con información vital para el mundo dejado en una máquina expendedora (¿cómo se hace eso?) o una máscara usada por Black Widow para hacerse pasar por alguien más. Pero, vamos,tampoco es que molesten tanto.

Lo bueno:
Steve Rogers es un personaje traído del pasado que debe lidiar con sentirse fuera de lugar y la primera media hora se encarga de mostrar eso de distintas maneras: viendo a su novia de entonces senil, no teniendo ni un solo amigo con vida, tratando de ponerse al día, incluso planteándose el retirarse de las misiones porque no encaja en SHIELD. Ahí se aprovecha la nostalgia del personaje para sacar a flote toda una conspiración de Hydra incrustada en el propio SHIELD, lo cual pone en jaque a esta organización. El Capitán necesitará ayuda y se verá la presentación bastante natural de Sam Wilson/Falcon (Anthony Mackie), así como la del Soldado de Invierno, villano que encaja perfecto en toda la trama de la película, y que además en todo momento se le ve inescrupuloso e imponente, haciéndose con un buen lugar de los mejores villanos de todo el MCU. Y hay que destacar las notables peleas cuerpo a cuerpo, en especial la final que es también emotiva y solo superada en ese sentido en “Capitán América: Civil War”. Se trata de la película más redonda que ha hecho MCU hasta el momento, la más realista también (harto del cine nervioso de Paul Greengrass aquí), con ese toque noir y de espías bajo la sombra.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta