En Cinta Jueves, 31 marzo 2016

10 películas que nos revelan el mundo detrás del cine: ¿Qué es lo que sucede detrás de cámaras?

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
"¡Salve César!" aprovecha un set de filmación para presentarnos una comedia de enredos. Imagen: Working Title Films

“¡Salve César!” aprovecha un set de filmación para presentarnos una sátira de enredos. Imagen: Working Title Films

Escribe: Andrei Contreras Romero (@Dacromero)

Gracias al mismo cine es que muchos hemos podido enterarnos de lo que sucede detrás de cámaras, conocer la labor de los directores, guionistas, actores, productores, decoradores y todos los que hacen posible la culminación de un largometraje. Es un proceso complejo lleno de gente que se enamora, se enferma, se retrasa o busca la perfección, obsesionados con un trabajo que los exaspera tanto como los llena de felicidad.

A propósito del reciente estreno de la nueva película de los hermanos Coen, “!Salve, César!” (Hail, Caesar!), en  nuestro país, me animé a realizar esta lista con 10 películas que reflejan ese mundo detrás del cine, que utilizan un rodaje como telón de fondo para contarnos otras historias, en diferentes épocas importantes de la historia del cine. Una lista que todo cinéfilo con ganas de hacer cine debería ver.

1. “Cuéntame tu Historia” (State and Main, 2000) de David Mamet

Un equipo de producción cinematográfica se traslada a un pueblo de Vermont para terminar la filmación de la película “El Viejo Molino”, y en el proceso su presencia afectará la tranquilidad y equilibrio del pueblo cuando todos empiecen a vender las comidas más caras, leer las revistas importantes de moda y prepararse para participar como extras en el rodaje. De paso, presenciaremos cómo la actriz principal se niega a sus desnudos en la película, el actor principal engatusa a chicas menores de edad, el director siempre se sale con la suya y el inocente guionista descubre cómo su guion es cambiado de pies a cabeza en el set.

Mamet nos presenta un choque entre dos mundos mediante esta sátira: el de Hollywood y el del tranquilo y pequeño pueblo norteamericano, ambos con ritmos y costumbres diferentes. Se trata de una cinta con diálogos mordaces y donde sobresalen el fallecido Philip Seymour Hoffman, William H. Macy y Rebecca Pidgeon.

2. “Cazador Blanco, Corazón Negro” (White Hunter Black Heart, 1990) de Clint Eastwood

Aquí nos presentan el rodaje de la película “La Reina de África”, concentrándose en las complicaciones que provoca el tener al mando a un director completamente egoísta, creído y excéntrico, quien lleva a todo su equipo de producción al Congo con la excusa de filmar la película de la manera más realista posible. Pero su verdadero objetivo es satisfacer su obsesión de cazar un elefante de colmillos en la sabana africana. Se trata de una adaptación del libro de Peter Viertel que recogió experiencias durante el rodaje de la película de John Huston, “The African Queen” de 1951.

Eastwood aprovecha esta oportunidad para demostrarnos su amor por el cine y el verdadero significado que tiene grabar una película para él. Construye un personaje complejo, inspirado en el famoso director, mostrándonos la relación de amor/odio con sus compañeros de trabajo, su terrible carácter y personalidad, pero también su gran habilidad para hacer grandiosas películas.

3. “El Ocaso de una Estrella” (Sunset Boulevard, 1950) de Billy Wilder

Un joven escritor se refugia de manera inesperada en la casa de una antigua estrella del cine mudo, Norma Desmond, la cual no puede aceptar que su época de gloria ya pasó. Ella contrata al escritor para que corrija un guión que ella había escrito para su regreso triunfal al mundo del cine, una adaptación de la historia bíblica de “Salomé”. La actriz hará lo que sea por volver a obtener la fama y el reconocimiento que ella considera que se merece.

Considerada por muchos como una de las mejores películas de la historia del cine por la acidez y sarcasmo con los que observa el universo de mitos, celebridades y glorias venidas a menos, envueltas en la demencia, el temor al fracaso, la soledad y el amor. Wilder se inspiró en sus experiencias y juntó a un dúo protagónico de lujo (William Holden y Gloria Swanson), quienes acompañados de una potente banda sonora y una opresiva fotografía en blanco y negro lograron regalarnos una crónica amarga del mundo del cine.

4. “Good Morning Babilonia” (1987) de los Hermanos Taviani

Dos hermanos italianos, Nicola y Andrea, parten de su país natal a Estados Unidos con la esperanza de una vida mejor. Después de varios sucesos llegan a un rodaje donde terminan trabajando como decoradores en la producción más ambiciosa del famoso D.W. Griffith,  “Intolerancia”. Todo cambia cuando explota la Primera Guerra Mundial y ambos luchan en bandos opuestos.

Un homenaje al Hollywood antiguo y una muestra de cómo los inmigrantes europeos influyeron también en las artes y costumbres. Una simpática y conmovedora historia sobre el amor al cine mudo y cómo, ante la falta de efectos especiales, antes todo era real: los fastuosos escenarios que deslumbran ante las cámaras y la enorme cantidad de extras en cada película.

5. “Boogie Nights” (1997) de Paul Thomas Anderson

Eddie Adams es un joven californiano que atiende en un famoso bar de la zona en los años 70s, donde sus compañeras de trabajo son actrices pornográficas. Pronto un famoso director de películas de este corte se fijará en él y lo convertirá en una estrella del cine para adultos, alcanzando un éxito inmediato y rotundo. Pero cuando empieza a disfrutar del dinero, fama y premios de esta industria, todo lo conducirá a las drogas y a un mundo de autodestrucción.

Paul Thomas Anderson cuenta una arriesgada, original e incómoda historia sobre los excesos en un mundo del que poco sabemos, sobre todo de aquello que sucede detrás de cámaras. La evolución del personaje en la película es sutil e ingeniosa gracias a su acertado guion. Obra magistral, imprescindible para cualquier cinéfilo.

6. “Siempre Eva” (Stand–In, 1937) de Tay Garnett

Peculiar comedia sobre un tímido banquero, aficionado de las matemáticas, quien no conoce nada del mundo del cine ni de la administración de este: este hombre recibirá la misión de ir a Hollywood a rescatar del desastre económico al estudio cinematográfico “Colossal Films” con la ayuda de la amable y colaboradora doble de la actriz principal del estudio y un honesto productor adicto a la bebida. Los tres controlarán los excesos y la holgazanería de los trabajadores, los enemigos del estudio y los despilfarros económicos que se dan durante el rodaje de la última producción del estudio, “Sexo y Satán”.

Basada en la novela de Gene Towne, esta historia con toques de comedia negra nos muestra cómo funciona un estudio de Hollywood, desde los peculiares castings de extras, hasta la administración de los gastos de post-producción de la película. Protagonizan Leslie Howard y Joan Bondell, pero sobresale un peculiar y divertido Humphrey Bogart. Una honesta mirada del detrás de cámaras de las películas de los años 30, una importante época para el cine por la caída del cine mudo y el auge de las estrellas de los grandes estudios.

7. “Una Guerra de Película” (Tropic Thunder, 2008) de Ben Stiller

El típico héroe de franquicia que busca conseguir el respeto de la crítica, un actor que interpreta veinte personajes absurdos y obscenos,  el respetado multi-nominado al Oscar y el rapero que debuta en una película, se juntan en la filmación de una película sobre la Guerra de Vietnam, con un exuberante presupuesto. Pero el rodaje no es nada sencillo: debido a las exigencias del productor, se decide abandonar a los actores en medio de la jungla asiática y hacerles creer que siguen filmando con cámaras ocultas, cuando en verdad se encuentran en una selva del Sudeste Asiático habitada por terribles guerrilleros narcotraficantes.

Divertida e inteligente crítica a las costumbres de Hollywood a la hora de filmar películas de guerra, la forma de tratar a sus actores y las decisiones que estos toman para alcanzar el éxito. Ben Stiller logra un excelente trabajo detrás de las cámaras, juntando tremendo reparto de figuras cómicas que incluyen una serie de hilarantes cameos.

8. “La amante del teniente Francés” (The French Lieutenant’s Woman, 1981) de Karel Reisz

Dos historias de amor en diferentes escenarios: Charles y Sarah, los protagonistas de la adaptación de la novela de John Fowles, “La Amante del teniente Francés”; y Mike y Anna, los actores que interpretan a esa pareja protagonista. Ambos son casos de amores imposibles: el primero, ambientado en Inglaterra del siglo XIX, nos muestra a un caballero victoriano y la amante de un teniente francés, despreciada y condenada por la sociedad; el segundo, le sigue los pasos a los actores que detrás de cámaras sostienen un romance a escondidas de sus cónyugues y familiares.

La película sabe alternar ambas historias, a pesar de situarse en contextos y tiempos muy diferentes, complementándose en todo momento. El guion de Harold Pinter es excelente, hábilmente dirigido por Karel Reiz (director representante del Free Cinema inglés) y con dos potentes actuaciones principales de Jeremy Irons y Meryl Streep.

9. “8 ½” (1963) de Federico Fellini

Podría ser retrato autobiográfico del director italiano más importantes de la historia del cine, mediante el retrato del falso director de cine Guido Anselmi, quien se encuentra sumido en una crisis existencial y creativa que le impide completar su nueva película: aunque todavía no tiene guion, ya se están armando los escenarios en un lujoso balneario. Y es que el director debe lidiar también con problemas personales con su esposa y su mal estado de salud, lo cual lo lleva a recordar historias de su niñez, las mujeres que han marcado su vida, pesadillas y fobias que se mezclan entre la fantasía y la realidad.

Esta es una de las grandes obras maestras de la historia del cine, una reflexión del mismo quehacer cinematográfico a través de un análisis introspectivo y psicoanalítico de la mente de un director de cine. La cinta nos habla del misterio de la creación, del miedo a la falta de ideas, de la grandeza del cine como espectáculo popular y de los placeres y torturas del artista frente al estado del rodaje. Una obra maestra imprescindible que ha influenciado a varios directores modernos y seguirá sorprendiendo a futuros cineastas.

10. “La Noche Americana” (La nuit américaine, 1973) de François Truffaut

Esta cinta nos sumerge en el complicado rodaje de la película “Je Vous Présente Paméla” en los estudios NIZA, un drama sobre un joven que, tras presentar a su recién esposa a sus padres, ella y su padre se terminan enamorando. Durante el rodaje disfrutamos de todos sus contratiempos, de lo complicado que es para los actores mantener una vida privada y concentrarse en su trabajo, de los amores que se gestan, el trabajar con animales en el set, los problemas de montaje, sonido y extras, etc.

Truffaut dirige y actúa en una historia que demuestra su amor al cine. Mezcla con gracia las historias del equipo de trabajo y, en especial, la de los actores principales de la película, sin exageraciones o sentimentalismos, todo de manera ágil y divertida. De visión obligatoria para todos los amantes del séptimo arte.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta