cine , En Cinta Martes, 29 marzo 2016

Batman v Zack Snyder: El origen del universo cinematográfico de DC Comics

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
¿Cumplió o no el encuentro de estos dos superhéroes? Aquí nuestro veredicto. Imagen: Warner Bros

¿Cumplió o no el encuentro de estos dos superhéroes? Aquí nuestro veredicto. Imagen: Warner Bros

Escribe: José Miguel Bellido (@josembellidog)

Poco tiempo después del estreno de “Man of Steel” en el 2013 y, con ello, la llegada de una nueva versión de Superman a las pantallas, la Comic Con de San Diego estalló en aplausos cuando Zack Snyder (director de la cinta) anunció que ya tenían una secuela planeada y que esta incorporaría un elemento clave de la mitología de DC Comics: un nuevo Batman. El anuncio llegaba tan solo un año después del estreno de “The Dark Knight Rises”, conclusión de la trilogía del Caballero de la Noche de Christopher Nolan. Entonces, fue inevitable que surgieran las preguntas y las expectativas. ¿Adaptación de “The Dark Knight Returns”? ¡¿Otro Batman?! ¿Por fin veríamos, así como ocurrió con Marvel, una construcción consistente de un universo cinematográfico de DC?

Con su estreno, Batman v Superman: El Origen de la Justicia” responde, hasta cierto punto, algunas de estas inquietudes. Para comenzar, no se trata, bajo ninguna circunstancia, de una adaptación directa del cómic “The Dark Knight Returns” de Frank Miller, en el que ambos superhéroes se enfrentaban. Se trata más bien de una mezcla de elementos que buscan dejarle claro al espectador que por fin obtendrá ese universo cinematográfico que tanto esperaba: no en vano Warner Bros ya anunció una parrilla de películas hasta el 2020, con dos capítulos de “La Liga de la Justicia” y películas en solitario para cada uno de sus integrantes, a las que se suman “Suicide Squad”, “Shazam” y “Green Lantern Corps”. El resultado de la película es otro cantar: acierta, sí, pero también tiene mucho que pulir.

Lo mejor de la película: el Batman de Ben Affleck. Imagen: Warner Bros.

Lo mejor de la película: el Batman de Ben Affleck. Imagen: Warner Bros.

En cuanto a las buenas noticias, “Batman v Superman” encuentra uno de sus puntos altos en el Batman de Ben Affleck, uno que ya está un tanto más viejo como para estar entrando en los dilemas morales y existenciales de su predecesor. Se trata de un antihéroe cansado y resignado, dispuesto a tomar medidas drásticas para alcanzar lo que él considera justicia.

Otro punto a favor es la actuación de Jeremy Irons como un nuevo Alfred Pennyworth, quien abandona la solemnidad del entrañable Michael Gough y el rol paternal de Michael Caine, para convertirse más en un amigo, un consejero y un socio. Por ese lado, “Batman v Superman” adquiere contrapeso y una línea narrativa que hace olvidar los baches que encontrábamos enMan of Steel”, incluso cuando Henry Cavill, Amy Adams, Diane Lane y Laurence Fishburne repiten sus roles sin mostrar una mayor evolución. Sobre todo Cavill, cuyo Superman aún se debate entre la auto-compasión, latente en su parquedad, y el tratar de ser desafiante e imponente, algo que no se deja lucir lo suficiente, tal vez por las deficiencias del mismo actor.

Hola Wonder Woman, necesitamos ver tu película de una vez. Imagen: Warner Bros

Hola Wonder Woman, necesitamos ver tu película de una vez. Imagen: Warner Bros

A ellos se suma Gal Gadot, quien a pesar de tener muy pocos minutos en pantalla promete como la Mujer Maravilla (con una excelente introducción sonora a cargo de Hans Zimmer y Junkie XL). También ingresa a este nuevo universo Jesse Eisenberg, quien construye un Lex Luthor Jr. cargado de demasiados manierismos y disfuerzos, por lo que termina generando más confusión que simpatía (o antipatía, al menos por las razones correctas) conforme se desarrolla la trama.

Todos estos personajes son parte de un discurso que, cuando no peca de sobrecargarse, se basa en el accountability, el post 11 de setiembre, la divinidad, lo humano y lo sobre-humano, que le aportan un tono interesante (en mi opinión, podría hasta ser más rico que el que tiene Marvel con “Los Vengadores”) y, en cierta forma, retoma la seriedad que planteaba la trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan y hasta la misma “Man of Steel”. El problema llega cuando la película pretende superponer tantas historias y supuestas reflexiones complejas, con lo que no termina de ahondar en nada realmente. Pareciera querer construirse algo más grande y sabroso, pero se queda a medias. En ese sentido, la estructura y la edición carecen de esa inteligencia con la que la versión de Nolan lograba alternar trama y subtrama para construir anticipación, suspenso y las dimensiones de sus personajes. Algo que, por cierto, le jala la alfombra a un buen trabajo en la parte visual (que destaca, sobre todo, en la primera parte e impacta en los segundos finales de la película).

"Batman v Superman" funciona para calentar los motores hacia "La Liga de la Justicia". Pero tampoco es LA GRAN película, no se hagan. Imagen: Polygon

“Batman v Superman” funciona para calentar los motores hacia “La Liga de la Justicia”. Pero tampoco es LA GRAN película, no se hagan. Imagen: Polygon

Por eso, desde su concepción como lo que debería significar para el futuro inmediato,Batman v Superman” cumple al ofrecer la acción que muchos esperaban ver y que será un factor definitivamente atractivo para las películas que nos depara DC (queremos más escenas como la de Batman en el puerto, por ejemplo). Pero, al mismo tiempo, no se permite a sí misma soltar un rato la mochila con todo el peso de ese futuro, dejando en evidencia una preocupación en torno a cómo Zack Snyder y compañía podrán asumir la tarea ensamblar “La Liga de la Justicia” sin tropezarse.

Ciertamente, “Batman v Superman” es una película que podría considerarse para fanáticos de DC (y aquí hay uno), en tanto introduce muchos elementos que escapan al espectador que no sabe nada de los cómics. Pero, hay que decirlo, estamos hablando de una película tibia, que dista tanto de ser un desastre como de ser una obra maestra. Así que ya podemos dejar de acusar a quienes le han encontrado fallas de haber sido comprados por Marvel. Se trata de un esfuerzo que se queda a medio camino, hay que aceptarlo.

Nos toca esperar que lo que sigue en el universo cinematográfico de DC consiga veredictos más unánimes. A todos nos gustaría. Eso sí, Zack Snyder necesita de algo de ayuda para darle una mejor dirección a lo que se viene: que George Miller (POR FAVOR) venga a su rescate.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta