En Cinta Lunes, 22 febrero 2016

“Siguiendo a Kina” es un documental peruano que le sigue los pasos a tres mujeres boxeadoras

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Imagen: Difusión

El documental peruano “Siguiendo a Kina” se presentará en el festival exclusivo para documentales Big Sky de Montana. Imagen: Difusión

“Siguiendo a Kina” es un documental peruano que se estrenó hoy en el Big Sky Documentary Film Festival, el prestigioso evento realizado en Montana, Estados Unidos, en el cual se pre-seleccionan documentales para participar en los premios Oscar del próximo año. Son solo 10 los documentales en competencia este año y este trabajo de la peruana Sonia Goldenberg, de la cual ya habíamos disfrutado “Poderoso Caballero”, “Memorias del Paraíso” y “El País de los Saxos”, nos representa en este certamen dedicado exclusivamente al formato que se extenderá hasta este domingo 28 de febrero.

La película nos cuenta la historia de tres mujeres boxeadoras. Alicia, de 23 años, es pastora de alpacas en su comunidad en Puno y debe enfrentarse tanto al fuerte entrenamiento como a las heladas que golpean todo el año. Anita, de 15 años, vive en el barrio más peligroso del puerto del Callao y su entrenador, supuesta persona de confianza y admiración, intentó abusar sexualmente de ella. Ambos relatos se ven impulsados por la figura de la tercera boxeadora de este documental, la cual le da su título: Kina Malpartida, la primera peruana en ganar un título mundial de boxeo. Nos comenta la directora sobre el proceso de hacer el documental:

La figura de Kina, convertida en estrella de la noche a la mañana en una pelea que nadie vio, me interesó y cautivó. Pero lo que me propuse era explorar el impacto que Kina había tenido detrás de los reflectores a lo largo y ancho del país. Es decir, el efecto Kina. Así fue que descubrí a Alicia, pastora aimara de una comunidad de 4700 metros. La conocí en un campeonato amateur de boxeo femenino que se organizó en Lima en el marco de una de las defensas del título de Kina, donde habían decenas jóvenes practicantes del boxeo de todos los conos de la ciudad y de todos los lugares del país. Y Anita tenía que estar en la película porque es, sin duda, la fan #1 de Kina.

Alicia boxea desde Puno. Imagen: Difusión

Alicia es una pastora aimara que boxea desde Puno. Imagen: Difusión

Y es que luego de que Kina Malpartida ganara el título mundial de peso superpluma, venciendo a Maureen Shea en el Madison Square Garden de Nueva York, se convierte en toda una heroína para las boxeadoras del país, en la inspiración que necesitaban para seguir luchando por alcanzar sus sueños a pesar de todas las adversidades, en un deporte ancestralmente dominado por hombres. La realizadora también nos habla sobre este sesgo, felizmente cada vez más superado:

‘El boxeo es para hombres, es de hombres y es hombres, una celebración de la religión perdida de la masculinidad’, dice Joyce Carol Oates en su brillante ensayo Del boxeo. ¿Qué hace una mujer en el bastión más absoluto de la masculinidad? ¿Qué busca en el más violento y brutal de los deportes?

La pregunta clásica de Freud ‘¿qué quiere una mujer?’ se convierte aquí en la exploración del deseo de una mujer que boxea –deporte polémico en general y particularmente en el caso de las mujeres. Después de un largo debate sobre si el cuerpo femenino está hecho o no para boxear, por primera vez hubo boxeo femenino en las olimpiadas en Londres en el 2012.

Anita entrena en el Callao. Imagen: Difusión

Anita entrena en el Callao, fan #1 de Kina Malpartida. Imagen: Difusión

“Siguiendo a Kina” ya se había visto en el marco del Festival de Lima (fuera de competencia) y promete estrenarse en el Centro Cultural de la Católica entre marzo y abril, aún sin fecha definida. El documental es un género de cine de poca cabida comercial aquí y en todo el mundo, pero Goldenberg asegura que las nuevas tecnología les están permitiendo nuevos caminos de exhibición:

En general las películas se están alejando cada vez más de las salas de cine. Se está produciendo cada vez más por plataformas como Netflix y difundiendo más por la televisión. El documental se difunde muy poco en cines internacionalmente y casi no hay espacios para el género en los cines en el Perú.

En el 2015 por primera vez tuvimos 6 películas peruanas en una misma semana en salas, pero estos estrenos se concentran en pocos meses; compiten entre sí y sacan las películas demasiado rápido de cartelera. Falta una buena Ley de Cine que complemente a la actual en materia de difusión y urge aumentar los fondos de producción. El lugar natural del documental es la televisión, que financia la producción de los documentales en Europa a través de pre-compras, pero aquí la televisión ni siquiera tiene la buena costumbre de pagar por ellos.

En el 2015 se estrenaron tres documentales peruanos en cartelera comercial: “Hija de la Laguna”, “Avenida Larco” y “Blanquiazul: El Sentir de una Nación”con resultados dispares en taquilla. Se habla del gran momento que está atravesando el género en el mundo, por lo que es necesario empezar a prestarle más atención a estos esfuerzos que se realizan desde siempre en nuestro país, pero que pocas veces consiguen la atención mediática que merecen.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta