cine , En Cinta Miércoles, 20 enero 2016

Adiós Ettore Scola, el último gran maestro de la comedia italiana

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
ettore

Imagen: Deadline.

Escribe: Kathy Subirana (@Catalina_)

Con Ettore Scola (1931 – 2016) se fue el último resquicio de la Commedia all’italiana, ese  género de tintes neorrealistas que supo contar historias durísimas sin eufemismos, pero con humor. Esta vez no fue el cáncer, sino un problema cardíaco el que se llevó a uno de los protagonistas de la historia del cine italiano. Y mundial, claro.

Películas como «Nos habíamos amado tanto» fueron un éxito en los cineclubes peruanos en la complicada década de los 80 (y después, recuerdo haberme despedido de la Filmoteca del Museo de Arte de Lima viendo esta joyita, a sala casi llena, en el año 2002). ¿Ese éxito se debió a que queríamos aprender a reírnos de nuestras propias miserias, desilusiones y conflictos? No lo sé y no sé si aprenderemos a hacerlo alguna vez, pero Ettore Scola y otros directores italianos supieron intentarlo, y nosotros supimos valorarlo y agradecerlo.

nos habiamos

«Nos Habíamos Amado Tanto», clásico del cine italiano de los 70s. (Imagen de la película).

Scola era un director preocupado por la política de los políticos y por los efectos de la política de la gente. Hace un tiempo me hablaban de él usando la definición de “cine de un cineasta perpetuamente militante”, y me pusieron como ejemplo una entrevista del año 2009 para el diario El País, donde Scola se mostraba abiertamente en contra a la política de Silvio Berlusconi. Lo mismo destaca el mismo diario en la nota con la que le dicen adiós

La política, la historia italiana, las transiciones, las desilusiones, las miserias (monetarias y espirituales) fueron sus temas favoritos, pero no por eso fue un cineasta triste. Empezó como director en 1964 con la película «Si me lo permiten hablemos de mujeres» (Se permettete parliamo di donne), donde trabajó con actores a los que volvió de forma recurrente: Marcello Mastroianni, Vittorio Gassman y Nino Manfredi.

Entró al cine como guionista, aunque antes había estudiado derecho y trabajado como periodista en la revista de humor Marc’Aurelio, donde conoció a quien fuera luego su gran amigo: Federico Fellini. Justamente con un documental en honor a Fellini se cierra la filmografía de Scola, un cineasta que ayudó a construir una de las épocas más exitosas del cine italiano, que la vio evolucionar y desaparecer, y que siguió trabajando de manera continua por 50 años.

scola-fellini

Ettore Scola y su gran amigo Federico Fellini, dos maestros del cine italiano. (Imagen de Tiempo de Cine).

Si no tenías a Ettore Scola en tu panorama, te recomendamos cuatro películas para conocer lo mejor de su legado. Adiós, maestro.

1. «Nos Habíamos Amado Tanto» (C’eravamo tanto amati, 1974)

Una película nostálgica que cuenta la transición de la sociedad italiana de la postguerra, a través de la historia de tres amigos que se conocieron durante la Segunda Guerra Mundial. Treinta años de historia bellamente contados mediante un flashback y transiciones de blanco negro a color. Ganó el César a la Mejor Película Extranjera.

2. «Feos, Sucios y Malos» (Brutti, sporchi e cattivi, 1976)

Con esta película Ettore Scola ganó la Palma de Oro de Cannes como Mejor Director. Es una historia miserable, contada con humor, sobre cómo el avaro patriarca de una paupérrima familia de migrantes, recibe una gran cantidad de dinero tras accidentarse y perder el ojo. Su propósito en la vida será entonces cuidar que ese dinero no caiga en manos de su familia.

3. «Una giornata particolare» (1977)

Fue nominada al Oscar como Mejor Película Extranjera y cuenta la historia de dos vecinos, Antonietta (Sophia Loren) y Gabriele (Marcello Mastroianni), que se no asisten al desfile organizado con motivo de la visita de Hitler a Roma, el 6 de mayo de 1938. Ganó un Globo de Oro, un César y un premio Donatello a la mejor dirección y a la mejor actriz. Una ingeniosa forma de contar la repercusión del fascismo y la guerra en la cotidianidad italiana.

4. «Qué Extraño Llamarse Federico» (Che strano chiamarsi Federico, 2013)

Este documental es más que un homenaje al cineasta y al amigo: un ejercicio de admiración infinita que recorre con cariño la obra y gracia de ese genio llamado Federico Fellini.

Bonus track:

Para conocer un poco de Ettore Scola pueden revisar «Riendo y Bromeando» (Ridendo e scherzando, 2015), un documental realizado por sus hijas Paola y Silvia en el que se repasa la carrera y obra de un hombre que vivió para ver cambiar el cine italiano y ser parte de ese cambio.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange