En Cinta Miércoles, 13 enero 2016

“Hombre Irracional” no entra al saco de las obras maestras de Woody Allen, pero está lejos de ser una decepción

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

irrational-man-1

Escribe: Jonatan Medina

Cuando uno se encuentra de nuevo ante una película de Woody Allen (como con algunos otros grandes del cine), da la sensación de que el consagrado cineasta está escribiendo y rodando una sola gran película a lo largo de su carrera, la misma que por instantes sufre algunos lamentables vacíos de inspiración; pero que en otros momentos encuentra sus más grandes picos de genialidad y gracia, regalándonos los mejores momentos del cine moderno. En esta sola y monumental película, a Allen le interesan y obsesionan temas que, cernidos todos, podrían resumirse en uno sólo: el sentido –o sin sentido– de la vida misma.

Eso es “Hombre Irracional”, la historia de Abe Lucas (Joaquin Phoenix), un profesor de filosofía que acaba de llegar a Braylin para enseñar, en plena crisis existencial: no le encuentra propósito a su vida y considera que aún la propia filosofía que enseña es basura y “masturbación verbal” al momento de enfrentarse con la realidad. Un nihilista por antonomasia. Allen ha escrito un personaje tan trágico que roza lo cómico: el mejor amigo de Lucas murió por pisar una mina en Irak, su esposa lo engañó con otro amigo, y actualmente sufre de impotencia sexual, lo que hizo que incluso se alejara de su vida promiscua. Y mejor elección no pudo haber hecho con un Joaquin Phoenix desgarbado y panzón, pero no menos enigmático, romántico y atractivo, sobretodo para Jill (acertada Emma Stone), una brillante y guapa estudiante que empieza a enamorarse de él a pesar de que su permisivo novio (Jamie Backley) se lo advierte, y también para Rita (Parker Posey), su colega de la Facultad de Medicina, una mujer infelizmente casada que sueña con tener una aventura con él. Pero ni el sexo casual que tiene con Rita, ni la relación que empieza a entablar con Jill, le sirven de motor para vivir.

No es hasta el final de un primer acto un tanto plano que la historia da un giro que no solo nos agarra por sorpresa a nosotros, sino también al mismo protagonista. Lo que parecía ser una comedia de enredos amorosos típica de Woody Allen, se convierte en un curioso thriller criminal. En una ajena conversación de un restaurante, Abe Lucas escucha el caso de una madre que sufre el proceder injusto de un juez corrupto. Es en esos momentos, como confiesa él mismo, que su vida toma un rumbo: matar a este juez para hacer del mundo un lugar mejor le daría sentido a su existencia. Cometer el crimen perfecto y hacerle un bien no sólo a esta mujer desconocida, sino a la misma sociedad.

irrational 3

De esa manera, “Hombre irracional” nos hace recordar a “Crímenes y pecados” y “Match Point”, aunque con un tono más ligero y una dirección con menos pulso. Acaso la fotografía cálida y veraniega de Darius Khondji y el mismo personaje pesimista y apático de Phoenix parecieran advertirnos que estamos viendo una película menor, aunque la verdadera razón de esta sensación yace en su propio creador: a Allen, como a su alter ego Abe Lucas, pareciera faltarle inspiración al principio de la película, y mientras avanza la va buscando, con cierto trabajo, entre recursos narrativos y gags, hasta que la encuentra en uno de sus propios ídolos. Luego de pasar por Kant, Kierkegaard, Gauguin, Simone de Beauvoir, Edna Saint Vincent Millay, llega a Dostoievski y con un guiño explícito a su obra maestra “Crimen y Castigo”, encuentra el motivo y quiebre narrativo de la historia.

Aquí Allen vuelve a un tema que pareciera obsesionarle: el crimen perfecto. Tema no solo abordado en “Crímenes y pecados” y “Match Point”, sino también en “Misterioso asesinato en Manhattan” y “Casandra’s Dream”. Y una vez más, como buen ateo, Woody le entrega al Gran Azar (como diría Cortázar) las riendas de la justicia. Así como en “Match Point” un anillo pone en jaque al protagonista, esta vez es una linterna, un regalo que el mismo Lucas le da a Jill tras ganar un juego de azar, la que terminar por dar el mate.

Dicen que el gran Woody se está copiando a sí mismo. Es cierto. Pareciera que a veces le faltaran ideas; pero aún así, el director nos sigue inquietando, sacando risas inteligentes, conmoviéndonos y ofreciendo cine del bueno. Si eso es copiarse a sí mismo, pues que siga haciéndolo. Hay quienes seguimos viendo hasta hoy, en esa sola y gran película del genio de New York, picos de genialidad. “Hombre irracional” no entra al saco de las Obras Maestras, pero tampoco al de las Decepciones. “Hombre irracional” no está en la cumbre, pero va por buen camino.


El soundtrack de “Hombre Irracional”:

irrational

Escribe: Yamil Alvarez

Woody Allen es un director que en sus películas intenta resolver cosas que le suceden o sucedieron, o dilemas ficticios a los que se enfrenta en su imaginación. “El Hombre Irracional” no se desprende de ese cliché Allen, el de los cambios bruscos en la trama y la posibilidad de generar complicidad con el espectador a través de sus personajes: pero me parece que se trata de una película algo perezosa y poco inspirada.

A lo que me toca. Hay varios momentos en la película en los que Jill (Emma Stone) toca varias piezas clásicas en piano, en su mayoría de Bach, otorgándole al film esa locura necesaria, esa irracionalidad de la cual son víctima parte de sus personajes.

¿Cuál es la necesidad de Woody Allen de hacernos retroceder en el tiempo? Siempre ha estado cómodo en otras épocas y este film no es la excepción. Aquí se aferra a aquello y a la repetición de su tema central The ‘In’ Crowd, como en un eterno deja vu. Se contrapone lo clásico a lo contemporáneo de un modo muy sutil, casi indetectable, combinando la música clásica europea con el jazz.

A continuación, las canciones y temas que aparecen en la película.

“The ‘In’ Crowd” de Ramsey Lewis Trio

“Wade In The Water” de Ramsey Lewis

“Angel in the Snow”  de David O’Neal

“Good To Go” de The Daniel May Quartet

“Look A Here” de Ramsey Lewis Trio

“Prelude & Fugue No.2 en C menor” de Bach

“Cello Suite No. 1 en G Mayor BWV1007 – Mov. 1-3/6” de Bach

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta