cine , En Cinta Domingo, 3 enero 2016

Las 6 mejores comedias del (no tan) querido Will Ferrell

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

will

Escribe: Vladimir Soriano Galarza

Will Ferrell es un comediante al cual amas u odias, sin puntos medios. Su estilo exagerado de humor, esas facciones que se retuercen en pantalla gigante, han colaborado para ofrecernos algunas películas memorables, pero también algunas terribles y aburridas (te estoy viendo a ti, adaptación de «Hechizada»). Pero cuando el hombre le da en el clavo, puede sacarte sonoras carcajadas por varios minutos, hasta hacerte doler el abdomen.

A propósito del estreno de su nueva película “Guerra de Papás” (Daddy’s Home), me animé a recordar las comedias que ha protagonizado que nos sacaron más risas: ya sea porque funcionan o porque son tan malas que terminan volviéndose buenas.

6. «Anchorman: The Legend of Ron Burgundy» (2004) de Adam McKay

Un desfile de hora y media de personajes idiotas, situaciones absurdas y humor del más ofensivo. Ferrell interpreta a un presentador de noticias en los años 70s que debe lidiar con diferentes personajes: reporteros de otra cadena, una periodista que le quiere quitar el puesto e incluso un oso. Y a pesar de lo mal y sinsentido que suena, funciona en muchos niveles. Con un reparto acertado y un timing genial para las bromas, “Anchorman” no da descanso. Como todas sus comedias, ideal para verla sin necesidad de neuronas y no sentirse culpable por ello.

5. «Land of The Lost» (2009) de Brad Silberling

Aquí un ejemplo de película mala que termina volviéndose necesaria de volver a ver. Infravalorada comedia absurda (le fue pésimo cuando se estrenó y algunos la odiaron tal vez demasiado), en la que Ferrell es un científico que, junto a dos acompañantes, viaja a una dimensión paralela y hace de las suyas. La comedia física es la más efectiva y el humor radica en esa dedicación y seriedad que lo impregna todo: esa necesidad de creer que todo ese absurdo es real. De nuevo, una película para no pensar demasiado.

4. «Step Brothers» (2008) de Adam McKay

Llena de momentos impagables (como el videoclip que puedes ver arriba), lo que más llama la atención de esta tercera colaboración entre Ferrell y el director Adam McKay (de quien pronto tendremos en cartelera a “La Gran Apuesta”, favorita al Oscar) es la gran cantidad de fanáticos que ha generado con el tiempo: para comprobarlo solo basta enterarnos que anualmente se realiza el Catalina Wine Mixer, inspirado en la fiesta ficticia del mismo nombre en la película. Es una buena película, pero no es para tanto… ¿o sí? Debo recalcar que John C. Reilly está estupendo en esta película también.

3. «Elf» (2003) de John Favreau

Una película que, con el paso del tiempo, se ha vuelto infaltable en la época de Navidad. Jon Favreau (sí, el mismo de las dos primeras “Iron Man” y la infravalorada “Chef”) nos presenta la imposible historia de un humano que es criado como un elfo de Papá Noel, y al enterarse de la verdad cuando es adulto, decide buscar a sus verdaderos padres. Es una película muy sencilla y con un humor más blanco e inocente del que Ferrell nos tiene acostumbrados: con los años crece su memoria por lo entrañable que resulta su propuesta.

2. «Blades of Glory» (2007) Josh Gordon y Will Speck

Este sí es un desmadre de principio a fin, una gran comedia que pasó desapercibida en su momento por aquí (estamos casi seguros que ni se estrenó). Josh Gordon y Will Speck debutaron con esta película sobre dos patinadores rivales, que tras mucho tiempo de retiro deciden unirse para recuperar su fama de antaño. Acompañado por Jon Heder (AKA «Napoleon Dynamite») Ferrell construye uno de sus personajes más hilarantes hasta la fecha, de esos que son tan buenos que se escriben solos. Momentos como el baile con decapitada incluida (video de arriba) o la escena en la que el protagonista tira la toalla, no tienen precio.

1. «A Night at the Roxbury» (1998) de John Fortenberry

Clásico noventero y placer culposo por excelencia (es de esos bodrios que amas con locura). Esta es una comedia sobre dos hermanos descerebrados que quieren tener su propio club nocturno. El problema es que no tienen conocimiento sobre cómo llevar un negocio, o tratar con gente, o como mantenerse por sí mismos. Quien la haya visto y diga que nunca ha hecho el famoso movimiento de cabeza de los protagonistas, miente. Ténganlo por seguro. What is love, baby don’t hurt me, don’t hurt me, no mooore….

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange