cine , En Cinta Lunes, 28 diciembre 2015

Sobre la complicada tarea de llevar una obra de teatro al cine

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
macbeth

“Macbeth” entró y salió de cartelera en tan solo una semana.

Escribe: Vladimir Soriano Galarza

La más reciente adaptación de “Macbeth” de Justin Kurzel, con Michael Fassbender y Marion Cotillard de protagonistas, no resistió al inminente estreno de “Star Wars: El Despertar de la Fuerza” y no se encuentra más en cartelera: aguantó apenas una semana. Y a pesar de que tuve sentimientos encontrados a la hora de ver la película (hay mucho que se le puede criticar), creo que sirve como perfecta excusa para hablar sobre la relación entre el cine y el teatro.

La cinta de Kurzel representa un nuevo ejemplo de las diferencias entre ambos formatos. Que sí, pueden ser muy obvias a priori, pero vale la pena detenerse a observarlas, asimilarlas y tomar consciencia de ellas. Antes de ir de lleno al tema, hay que aclarar que adaptar a Shakespeare ha sido siempre un reto para el director que asuma la puesta en escena: puesto que hablamos de un escritor tan legendario y querido, fuente de inspiración para muchas generaciones, la gente siempre estará a la expectativa de qué aspectos se decidirán modificar o mantener en una nueva adaptación cinematográfica.

El cine siempre será una fuente mucho más abierta, rápida y efectiva de llegar al gran público. Pero también es una fuente para generar adaptaciones más libres. Por otro lado, el teatro cada vez se ha abierto más a la experimentación e interacción con el público, gracias a la ruptura de la cuarta pared.

carnage

Recomendable “Carnage”, adaptación teatral en manos de Roman Polanski.

Claro que hay obras y obras. Tomemos el caso de “Carnage”, la cual fue adaptada al cine por Roman Polanski en el 2011: se trata de una obra donde no se juega con la cuarta pared de un modo convencional, por lo que su traspaso a la gran pantalla pudo ser fiel y funcionar perfectamente. Eso sí: la famosa escena del vómito siempre será más impactante en las adaptaciones teatrales. Por esa imposibilidad de sorpresa es que Polanski se centra en explotar un aspecto: el desarrollo de los personajes (y la consecuente paradoja de sus actitudes). El director logra mantener así la atención durante hora y media de puro diálogo (cosa difícil), logrando una película que se mantiene fiel al material original, pero que también tiene una esencia propia que la diferencia.

EL DATO: “El Sistema Solar”, aclamada obra de Mariana de Althaus, será llevada al cine por Bacha Caravedo y Chinón Higashionna, los mismos directores de “Perro Guardián”. Esperemos que esté a la altura del material original.

Romeo+Julieta-1996

Amada y odiada por muchos: “Romeo + Julieta” de Baz Luhrmann.

Pero, ¿una película que se toma muchas libertades puede funcionar también? Baz Luhrmann lo demostró en 1996 con su “Romeo + Juliet”, una ‘actualización’ del clásico de Shakespearre que supo respetar la esencia original de la obra. Es ahí donde radicó su mayor virtud. No es que esta ‘actualización’ sea de plano una buena idea (de hecho, pudo haber fallado y mucho), pero Luhrmann supo cómo manejarla y crear un film con un ritmo endemoniado y adaptar un guion que, aunque no sea del agrado de todos, funciona muy bien en el contexto de lo que propone.

5A_macbeth-1948-2

Aunque el mejor “Macbeth” en el cine es el de Orson Welles.

Volvamos con “Macbeth”. Kurzel propone algo muy interesante: hacer una adaptación literal de la obra en cuanto a texto, pero su intento deja en evidencia esa brecha entre el teatro y el cine. El director plantea cuadros maravillosos en los que se desarrolla el escrito original, pero ciertos monólogos de Macbeth o la escena del asesinato del rey quedan realmente fuera de lugar. La fotografía es espectacular (de lejos lo mejor de la cinta), pero es demasiado realista para lo teatrales que resultan los diálogos.

En el teatro, parte de la magia está en ver a los actores recitar sus diálogos de manera convincente y estremecedora, todo apoyado en la urgencia del momento. Michael Fassbender y Marion Cotillard logran eso y más con sus performances, pero en una película sin urgencia, donde las tomas han sido repetidas las veces necesarias hasta que queden bien, realmente pierde mucha de su gracia.

Tanto el cine como el teatro buscan transmitir emociones, pero cada una tiene una manera diferente de conseguirlo. Un personaje en el teatro te puede fascinar por sus complejos diálogos, su actuación grandilocuente. En una película en la que todos hablan con metáforas y otros recursos narrativos no propios del lenguaje cinematográfico, simplemente resulta extraño. Quien haya disfrutado con esta película (u otras de este tipo), adelante: es una adaptación fiel y espectacular en el apartado visual. Cada uno tendrá su manera de ver la relación entre el cine y el teatro.

ALGUNAS BUENAS ADAPTACIONES TEATRALES: “Amadeus” de Milos Forman, “Un Tranvía Llamado Deseo” de Elia Kazán, “¿Quién Teme a Virginia Woolf?” de Mike Nichols, “Rabbit Hole” de John Cameron Mitchell, “Incendios” de Denis Villeneuve y “Angels in America” serie de televisión de Mike Nichols.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta