En Cinta Viernes, 20 noviembre 2015

5 películas que debemos ver mientras esperamos «Anomalisa», el regreso del genio Charlie Kaufman

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

charlie

Escribe: Dante Morales

“Me gusta la noción del fracaso. La única manera de hacer algo interesante es si no te importa fracasar” – Charlie Kaufman

Tras siete años de silencio y –quién lo duda- miles de ideas descartadas en el proceso, vuelve el laureado guionista neoyorkino. Es posible inferir que Charlie Kaufman, quien encantó tanto a la crítica como al público allá por la primera mitad del decenio pasado, responsable de historias tan disparatadas como geniales; tuvo otro de sus famosos bloqueos. Si a ello sumamos el estrepitoso fracaso de taquilla que supuso su debut como director, allá por el 2008, no cuesta tanto comprender la dimensión de esa crisis creativa. Charlie Kaufman, el sujeto que alguna vez se dedicó a ser la voz que anunciaba el cierre en los supermercados –y nuevamente nos remontamos a sus guiones-, es un hombre acostumbrado al fracaso. Y es justamente el punto de partida de sus obras más brillantes.

En un primer momento introdujo al espectador en el subconsciente de un famoso («¿Quieres ser John Malkovich?»), para luego revolucionar la narrativa moderna escribiendo un guión sobre la propia composición de un guión («El ladrón de orquídeas»), hasta realizar una propia tesis sobre la naturaleza del afecto («Eterno resplandor de una mente sin recuerdos»). Por esos universos plagados de laberintos infinitos, nuevas estructuras narrativas y extravagantes premisas se le ha comparado con genios como Kafka, Borges o Cortázar.

Charlie no es un hombre normal. Charlie, quizás, no es para todos. Pues lo que para algunos puede convertirse en un aburrido ejercicio de narcisismo, para otros desarrolla la brillantez filosófica más grande alcanzada en el cine moderno. Lo que sí, ya es consensual, es esa insuperable capacidad para la experimentación.

charlie 2

Y el último producto de ese brutal cerebro es «Anomalisa», película financiada parcialmente a través de crowfunding (micromecenazgo, en otras palabras, una colecta vía web), basada en una obra de teatro que Kaufman dejó pendiente hace casi una década y que –en versión stop motion– por fin verá la luz este 30 de diciembre en los EEUU. En el Perú se estrenará el 28 de enero del 2016.

En colaboración, esta vez, con Duke Johnson, encargado de la animación, esta cinta trata la historia de un inseguro hombre sin rumbo, que podría ser perfectamente la naturaleza de cualquiera de nosotros. Y además, él es solo un muñeco, un individuo manipulable sin capacidad -ni ganas-, de construir un destino propio. Este hombrecillo es Michael Stone, un autor y orador motivacional cuya vida carece de emoción hasta que conoce a Lisa, una mujer muy diferente a las demás. Eso es lo que podemos desprender del trailer oficial que se viene difundiendo en la web.

El film (que se estrenó primero en el último Festival de Toronto), ya se llevó el Gran Premio del  Jurado en el pasado Festival de Venecia, y las impresiones que está causando son fantásticas por parte de la crítica, lo que la puede convertir en una seria candidata para la temporada de premios. Algunas reseñas ya le auguran un Oscar al Mejor Largometraje de Animación, empezando una dura carrera contra «Intensa-Mente», la última joya de Pixar.

La buena noticia, es que no tendremos que esperar siete años más para descubrir otra muestra de su ingenio, pues ya anunció para el 2017 el musical «Frank or Francis» con Steve Carell y Jack Black.

A continuación, para ir calentando motores hasta el estreno oficial de «Anomalisa» por acá, comparto los cinco mejores guiones de Charlie Kaufman:

5. «Human Nature» (2001) de Michel Gondry

Primera colaboración con Michel Gondry. Un tratado sobre la psiquis humana. Una naturalista (Patrice Arquette) empieza a salir con un científico (Tim Robbins), cuando de pronto descubren a un hombre en completo estado salvaje. De inmediato empieza un proceso de educación para adaptarlo a las normas convencionales, en contra de los deseos de la mujer, que considera que se estaría atentando contra su libertad. En medio de la extraña situación, surgen diversos problemas en la relación que cuestionan la autoridad del sujeto para educar a alguien más. Termina siendo una excelente reflexión sobre el papel de los instintos, la represión sexual y de la educación oficial como una gran mentira.

4. «El ladrón de orquídeas» (Adaptation, 2002) de Spike Jonze

En esta película, Nicolás Cage realiza la que probablemente sea su mejor actuación. ¿De quién hace? Sí, de Charlie Kaufman, y de su hermano Donald (inventado para la película), dos gemelos guionistas entre quienes surge un gran contraste: uno espera la inspiración para lograr una historia que rompa esquemas, mientra el otro un guión convencional que le permita alcanza la fama. Todo un ejercicio meta-narrativo. La naturalidad de los pensamientos también son un aspecto a destacar, así como esa profunda crítica que se realiza al efectismo barato de Hollywood. La consolidación de un genio.

3. «¿Quieres ser John Malkovich?» (Being John Malkovich, 1999) de Spike Jonze

Una sátira sobre la fama. Craig Schwartz (John Cusack), un marionetista callejero, consigue un trabajo cuadriculado en una aburrida oficina. Su vida cambia cuando descubre un portal hacia el cerebro del actor John Malkovich (¡SÍ!) y empieza a descubrir los beneficios de la popularidad. También funciona como una reflexión sobre el papel de los medios audiovisuales en nuestras vidas: nos permiten creer que estamos viviendo la vida de otro. Es brillante la escena en que Malkovich asiste al encuentro de su propio subconsciente y termina observando a todos alrededor como él mismo, evidenciando la megalomanía presente en muchas celebridades. Está llena de temas y subtemas, que la hacen tan extraña como genial.

2. «Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos» (Eternal Sunshine of the Spotless Mind, 2004) de Michel Gondry

¿Quién no se ha preguntado, legítimamente, si el amor no pasa de ser una desesperante ilusión? Joel (Jim Carrey, que no fue nominado al Oscar injustamente), se entera que su ex-novia (espectacular Kate Winslet) se ha sometido a un procedimiento para eliminar todo rastro de él en su memoria. Cuando decide borrarla también de su memoria, desde lo más profundo de su cerebro advierte que es un craso error, dado que inevitablemente nuestras relaciones de afecto son solo el reflejo de nuestra propia construcción como seres humanos. Empezará una lucha por reencontrar todo aquello que le recuerde o tenga una relación con ella, con recuerdos que transitan toda su vida. Película visualmente perfecta.

1. «Synecdoche, New York» (2008) de Charlie Kaufman

Absolutamente infravalorada, esta película es una de las mejores de la década pasada. Caden Cotard (el fenomenal Philip Seymour Hoffman Q.E.P.D.), es un director teatral que pierde a su familia y va de menos en su trabajo. De pronto recibe la noticia de que ha ganado una beca que le permite recibir financiamiento para realizar una obra de teatro. Decide hacer una obra de teatro acerca de Nueva York, utilizando una réplica natural de la ciudad para tal fin. Pronto descubre que cada ser humano posee una historia muy particular y que todos merecerían contar sus historias. Su proyecto se hace cada vez más y más extenso y la espera del estreno se hace más larga. En sumas cuentas, lo que quiere realizar es la más perfecta oda a la vida. Cada escena es una maravilla, cada plano derrocha sensibilidad, cada diálogo es brutalmente honesto. Kaufman completamente desatado. Es una película sobre todo, pero especialmente de algo: la condición del arte como espejo de la ternura humana.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange