En Cinta Lunes, 9 noviembre 2015

¿Por qué las películas basadas en videojuegos (casi) nunca funcionan?

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

warcraft

Escribe: Jaime Wong Muñoz (@JW_DI)

El viernes pasado se reveló el trailer oficial de “Warcraft: El Primer Encuentro de Dos Mundos”, película basada en el conocido videojuego de la compañía Blizzard. El proyecto fue anunciado por primera vez en el 2006, pero debido a distintos obstáculos y cambios en la producción, recién pudo grabarse el año pasado y prepara su estreno para el 9 de junio del 2016 en nuestro país. Como era de esperarse, el lanzamiento del adelanto se topó con una gran expectativa por parte de los fanáticos del juego (acumula ya más de 10 millones de vistas online), para luego despertar cierta preocupación por el resultado final de la película.

Esta preocupación está justificada. Lo usual es que las adaptaciones de videojuegos sean un fracaso rotundo, con películas muy mal recibidas por la crítica, que generan pocos ingresos y que son repudiadas por los seguidores de los juegos en las que están basadas. ¿A qué se debe esto?

El principal problema a la hora de llevar un videojuego a la pantalla grande es precisamente ese encuentro entre dos de las más importantes industrias del entretenimiento: el cine y los videojuegos, cada una con sus intereses y modelos particulares. Además de que se trata de dos públicos masivos con idiosincrasia y trasfondos particulares, que buscan satisfacer necesidades diferentes. Fuera de los obstáculos comunes (la visión del director que se contrapone a una del estudio o compañía del videojuego, el presupuesto de la producción, la dificultad para adaptar una serie de historias y darles sentido, etc), el más complicado resulta el del punto de vista, uno mayoritariamente en primera persona a la hora de jugar en una consola, pero coral a la hora de construir una película.

Es interesante notar cómo cada vez más los videojuegos asumen códigos cinematográficos, pero si bien la estética del videojuego alcanzó también al cine, no es que haya redefinido su narrativa.

Recordemos, por ejemplo, “Super Mario Bros.” (1993), para muchos la peor película que jamás se haya hecho basada en un videojuego. Los directores de la cinta (Annabel Jankel y Rocky Morton) presentaron una versión bastante oscura de la historia, cambiando libremente a personajes como King Koopa, Yoshi o los Goombas: nos plantearon una trama muy débilmente basada en el juego. La bastante sencilla historia del héroe que rescata a la princesa se convirtió en una carrera por detener la fusión de nuestra dimensión con otra y así salvar el mundo, en medio de demasiadas cañerías.

La película fue una fracaso rotundo en la taquilla, mal recibida por la crítica y aborrecida por los fanáticos. Su errores fueron convertir un proyecto family friendly en una película que pudiera atraer también a un público adulto (el casting de Dennis Hopper es una señal de esto), en complicar demasiado las cosas. Además de que cambiaron sustancialmente la historia para así acercarse a una audiencia que desconocía el juego y sus personajes, alejándose así de las claras imágenes y conceptos que los fanáticos tenían del mundo de Mario Bros.

Más recientemente, podemos encontrar las películas “Hitman” (2007) y “Hitman: Agente 47” (2015), basadas en la serie de juegos homónima. Ambas cintas cometen los mismos errores: toman elementos del contenido original, pero ignoran por completo su carácter. Lo que queda son hartas escenas de acción innecesarias. Claramente, los responsables se limitaron a dar una mirada superficial al videojuego. Si bien la historia de un asesino a sueldo genéticamente modificado da pie a pensar en una trama cargada de adrenalina, los juegos se caracterizan por recompensar al jugador cuando utiliza el sigilo para no ser descubierto. Y he ahí el problema: hacer una película más pegada al juego conllevaría a menos acción explosiva y eso podría reducir su appeal con un público masivo.

Resultados similares encontramos en las adaptaciones de “Tomb Raider” (2001), “Príncipe de Persia” (2010) o la infame “Alone in the Dark” (2005).

Claro que también podemos encontrarnos con buenas adaptaciones que han recibido el favor de la taquilla o se han convertido en películas de culto apreciadas por muchos.

Tal es el caso de “Mortal Kombat” (1995), que a pesar de sus malas actuaciones, no muy trabajados efectos especiales y débil narración, ofrece un gran espectáculo para los seguidores de los videojuegos. La cinta presenta a muchos de los personajes más recordados de la franquicia y muestra representaciones fieles de los personajes originales. La historia, si bien simple, no hace uso de giros argumentales innecesarios o agrega elementos ajenos a la saga y nos presenta una trama sencilla y directa. Además presenta guiños y referencias que solo un fanático podría decodificar.

Puedo resaltar también el relativo éxito de “Silent Hill” (2006), cuyo principal acierto fue la lograda atmósfera siniestra y onírica del pueblo ficticio. La aparición de las denominadas enfermeras o pyramid head y otros contenidos de los juegos cumplieron con el sueño de los seguidores de ver uno de sus mundos favoritos representado fielmente en la pantalla grande.

Finalmente, no podía terminar este artículo sin mencionar a la franquicia de videojuegos más exitosa en el cine: “Resident Evil” (2002). Esta saga ya cuenta con cinco entregas y se prepara el estreno de la sexta y última parte para el 2017. Este es un caso particular, ya que si bien la primera película mantiene bastante relación con el videojuego, esto fue diluyéndose conforme aparecieron las secuelas, para disgusto de algunos seguidores.

¿Será que con “Warcraft: El Primer Encuentro de Dos Mundos” se podrá romper la tendencia actual de decepciones y se abra paso a más adaptaciones de este tipo? Con los estrenos no tan lejanos de películas como “Assasin’s Creed” (en manos del australiano Justin Kurzel, con Michael Fassbender y Marion Cotillard en el reparto) y “Uncharted”, solo nos queda cruzar los dedos.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta