En Cinta Sábado, 15 agosto 2015

Not quite my tempo! Cómo un cortometraje independiente terminó convirtiéndose en la película “Whiplash”

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
659bde9a0350eba8be1fa6ac2bd3c8d4

Are you rushing or are you dragging?!

Escribe: Alberto Castro (@mczorro)

“Whiplash” es una de las mejores películas que hemos podido encontrar en nuestra cartelera comercial este año, brutal retrato del auto-destructivo camino hacia la perfección.

Pero como toda joyita que debe abrirse camino en un sistema que solo persigue franquicias de superhéroes, revivals de clásicos de ciencia ficción y dibujos animados en 3D que revienten en la taquilla, hacer la película no fue tarea fácil para su realizador, el joven Damien Chazelle. A pesar de haberse ganado el respeto de la crítica con su ópera prima “Guy and Madeline on a Park Bench” (la cual deben ver), se demoró años presentando un guión que los estudios rechazaban por tratarse de la historia de un grupo de músicos de jazz, sin entender que, más que un musical, su tratamiento se acercaba al thriller de suspenso.

Es así que para dejar en claro el tipo de historia que quería contar, juntó a Johnny Simmons (a quien recordarán por ser parte de “Scott Pilgrim vs. the World” y “Las Ventajas de ser Invisible”) y a J.K. Simmons (el eterno J. Jonah Jameson de “Spider-Man”), eligió una de las escenas más potentes de su guión y grabaron juntos este cortometraje en tres días:

El resultado: el cortometraje fue premiado en el Festival de Sundance del 2013 y la película consiguió financiamiento independiente de Right of Way (la productora de Jason Reitman) y Blumhouse (sí, la productora de “Actividad Paranormal”).

“Whiplash” (ahora sí, el largometraje) se pasearía con éxito por el Festival de Cannes el año pasado y se alzaría con el Premio del Jurado y del Público del Festival de Sundance. Y eso que allí recién comienza la historia de éxito: Sony Pictures compró sus derechos de distribución por 3 millones de dólares para terminar recaudando alrededor de 14 millones de dólares a nivel mundial. Los 3 premios Oscar que consiguió fueron la cereza de la torta. Con esta película, Damien Chazelle aseguró su futuro en la industria, demostrando que podía conciliar crítica y público, con lo que le fue bastante más fácil conseguir apoyo para su siguiente película: “La La Land”, un drama musical que contará con la participación de Emma Stone, Ryan Gosling y J.K. Simmons, con un estreno fijado para julio del 2016.

damienchazelle01

No es cosa nueva que directores den el salto al largometraje, trasladando aquello que les funcionó en el terreno del corto: Wes Anderson lo hizo con “Bottle Rocket” y Paul Thomas Anderson con su “Cigarettes & Coffee” (que luego se convertiría en “Hard Eight”). Si revisamos casos más recientes: la notable “Short Term 12” de Destin Cretton comenzó también como un cortometraje, lo mismo con “Half Nelson” de Ryan Fleck, “Napoleon Dynamite” de Jared Hess y “Martha Marcy May Marlene” de Sean Durkin. Un caso más cercano sería el de “El Muerto”, cortometraje peruano que se hizo pensando en buscar financiamiento para su versión largometraje.

YAPA: Para todos aquellos amigos cinéfilos que ya habían visto el cortometraje de “Whiplash”, aquí pueden compararlo al lado de la escena de la película final. Resulta fascinante notar cómo todas las inflexiones del personaje de Fletcher ya estaban allí, pero cómo los tonos infernales de la fotografía y la sometida performance de Miles Teller le sumaron al resultado final.

OTRA YAPA: “DJ Wh1pla$h”, el thriller trasladado al mundo de la música electrónica. Porque YOLO.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange