En Cinta Domingo, 9 agosto 2015

Las 10 mejores películas que NO se han estrenado (ni se estrenarán) en nuestro país este 2015

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

913c127f-dd39-48db-bfc7-f069702f3e80

Escribe: Omar Cáceres (@Cine_filoso)

Se nos fueron ya siete meses de este 2015 y aún no encontramos grandes películas en nuestra cartelera (con la excepción de los festivales independientes, la temporada del Oscar a inicios del año y uno que otro chispazo comercial, como «Mad Max: Furia en el Camino» o «Intensa-Mente»). Lo más triste es que si bien podemos esperar que las voceadas a la próxima temporada de premios se estrenen por aquí el próximo año (títulos como «Carol», «The Danish Girl», «Brooklyn», «Joy», «Bridge of Spies» o «Me and Earl and the Dying Girl»), hay muchas otras joyitas que no llegarán por la timidez de nuestras distribuidoras y cines de proponernos películas diferentes. Y eso que ni si quiera nos sumergimos en los títulos de festivales europeos: todas estás películas ya se estrenaron comercialmente en los EEUU y han recibido excelentes comentarios.

Este es un repaso deaquellos buenos títulos que se han estrenado afuera este año, pero que brillarán por su ausencia en nuestra cartelera. A Polvos no más.

YAPAS: «The Look of Silence» de Joshua Oppenheimer (presentada en el último Festival Lima Independiente), el documental «National Gallery» de Frederick Wiseman y «Hungry Hearts» de Saverio Costanzo (por la cual Adam Driver ganó el premio a Mejor Actor en el último Festival de Venecia).

1. «Ex Machina» de Alex Garland

Una película que fascina desde el primer momento, por su diseño de producción y fotografía prolija, atenta al detalle. Muchos la han catalogado como “lo mejor de ciencia ficción del año”, por una arriesgada estructura de guión que pone sobre la mesa un debate en torno a la creación de vida con inteligencia artificial. Esta es la historia de Nathan (fabuloso el trabajo de Oscar Isaac), un niño prodigio convertido en adulto multimillonario y creador de un robot de inteligencia artificial llamado Ava, personaje enigmático por sus inciertas intenciones, unas que se van revelando con el paso del tiempo, aumentando la tensión y apuntando a un final insospechado.

2. «Far From the Madding Crowd» de Thomas Vinterberg

El cineasta danés nunca decepciona y esta vez adapta el libro de Thomas Hardy, sobre la independiente, bella y testaruda Bathsheba Everdene (la siempre estupenda Carey Mulligan), un personaje que entiende lo difícil que es para una mujer expresar sus sentimientos en un mundo creado por el hombre para expresar los suyos (la cinta se sitúa en la época victoriana), pero está dispuesta a intentarlo. También encontramos en el reparto a Michael Sheen, Tom Sturridge y Juno Temple, en una obra sensible, honesta, tierna y a la vez cruel, que nos muestra los sentimientos más duros y los más dulces del ser humano conviviendo uno al lado del otro.

3. «Kumiko, the Treasure Hunter» de David Zellner

Una solitaria mujer japonesa se convence de que el bolso con dinero enterrado en la película «Fargo» es real. Es así que deja atrás su estructurada vida en Tokio, para aventurarse hacia la congelada Minnesota, en una búsqueda impulsiva para encontrar la mítica fortuna perdida. La cinta, que fue grabada en el 2014, es extraña y a la vez encantadora. Habla del poder escapista de una fantasía personal, una que lleva al espectador al extremo. Podría decir que es comparable con lo presentado por Alexander Payne en “Nebraska”, solo que la figura de Bruce Dern es reemplazada por la de una Caperucita Roja en Minessota, con tonos mucho más trágicos y contemplativos.

4. «White God» de Kornél Mundruczó

Lili sobrelleva la separación de sus padres con el consuelo del amor desinteresado de su perro Hagen. Cuando la pequeña es conducida por su madre a la casa de Daniel, su padre, no sabe que su progenitor se convertirá en el enemigo del perro y lo abandonará. Desde ese momento, la película decide seguir a Hagen como un perro callejero. Y es que el can es el verdadero protagonista, representando a cualquier minoría o grupo vulnerable. La película prefiere avanzar desde ese instante sin sobresaltos en la trama, jugando con el miedo y el amor: es por sobre todo una historia de supervivencia. Fue premiada en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes.

5. «Love & Mercy» de Bill Pohlad

Brian Wilson, el cantante y compositor de la banda Beach Boys, es alguien a quien relacionamos con la playa, las chicas y el surfing gracias a su música, mito que se destroza en esta película. La cinta sigue dos líneas: una con la vida del joven y glorioso Wilson en la grabación de Pet Sounds; la segunda detrás de un Wilson maduro y deteriorado por las adicciones, interpretado por un John Cusack en uno de los mejores papeles de su carrera. No solo se trata de un homenaje al gran Brian Wilson, sino que se presenta como una ovación a la buena música y una crítica a toda aquella que no es engendrada por una necesidad de expresión interior del artista.

6. «Slow West» de John Maclean

Se trata de la primera película del cineasta escocés, una que compromete tanto lenguaje cinematográfico como para empezar a seguirle los pasos. Cada escena que plantea se convierte en una perfecta postal, con guiños claros a las highlands de su natal Escocia. Seguimos a Jay Cavendish, un joven de 17 años que emprende un largo viaje para reunirse con la mujer que ama. Por el camino conocerá a un misterioso viajero llamado Silas (grande Michael Fassbender). A pesar de la simpleza de su historia, el guión resulta maravilloso y profundo: cada diálogo se transforma en esa preciada “escena favorita” que tanto buscamos. Personajes tan carismáticos como lacónicos, paisajes deslumbrantes y violencia administrada a discreción. Montañas, ríos, soledad, acampadas al aire libre; revólveres, amistades y traiciones.

7. «Goodnight Mommy» de Severin Fiala y Veronika Franz

Esta película le debe mucho al «Funny Games» de Michael Haneke, solo que en vez de un par de extraños ensañándose con una familia, nos topamos con dos gemelos que esperan a que su madre regrese a casa luego de una cirugía plástica: cuando ella regrese con la cara completamente vendada, empezarán a sospechar de que se trata de una impostora. Lo que viene después es lo suficientemente enfermizo como para incomodar a cualquiera, con el tono álgido al que nos tiene acostumbrados el cine austriaco. La cinta nos propone hábilmente una doble lectura: comienza como un thriller psicológico dotado de una atmósfera absolutamente asfixiante y acaba convirtiéndose en una delicatessen al más puro estilo del terror sádico.

8. «Calvary» de John Michael McDonagh

La historia es sencilla: Un día el padre James Lavelle está en el confesionario, como suele ser su costumbre, esperando a que uno de los feligreses se acerque y cuente sus culpas en busca de consejos y el perdón divino. En eso el padre escucha una confesión muy extraña, llena de odio y sarcasmo sobre un evento muy oscuro del pasado: al final de la confesión, le asegura que va a matarlo y le da una semana al padre para que resuelva sus asuntos pendientes.Tremendo enigma. Brendan Gleeson está estupendo, por cierto. Se trata de un relato muy cruel, potente, oscuro y desolador que dejará pensando a muchos.

9. «The Guest» de Adam Wingard

En pleno duelo de la familia Peterson, tras la muerte de su hijo en el campo de batalla, David irrumpe en el hogar y conquista a cada uno de sus miembros; hasta que uno de ellos comienza a intuir que David no es quien dice ser. Se trata de un thriller cargado de acción, un protagonista gigantesco y sobre todo mucho sintetizador. Una película cargada de homenajes y guiños a otras grandes. Excesivo el cuidado estético de la imagen. Si eres un nostálgico ochentero, disfrutarás harto de esta película. Adam Wingard, a quien conocimos en su faceta de terror, nos ruega que no lo encasillemos: se trata de un director aún con mucho que decir.

10. «Welcome to me» de Shira Piven

Debe ser, hasta el momento, la mejor actuación que nos ha regalado la encantadora Kristen Wiig. Y es que interpretar a una mujer con trastorno borderline (o trastorno límite de la personalidad), que de la noche a la mañana se convierte en millonaria tras ganar la lotería, no es cosa fácil. Toda la historia pende de lo que sus gestos comunican, de lo que su inestabilidad emocional ocasiona, de lo que su mirada transmite. Bien dirigida por la debutante Shira Piven, estamos ante una comedia independiente que resalta el talento dramático que tiene la actriz.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange