En Cinta Domingo, 21 junio 2015

¡Feliz día del padre cinéfilo! 10 películas sobre aquel héroe que todo lo puede, al que llamamos “PAPÁ”

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

bigfish

Escribe: Omar Cáceres (@Cine_filoso)

El cine ha retratado a la figura del padre de diferentes maneras: hoy toca recordar la imagen paterna como aquella que irradia protección, admiración, respeto y harto cariño. A propósito del Día del Padre, he escogido 10 títulos sobre aquel héroe que todo lo puede y al que llamamos “papá”.

YAPA: “The Other F Word” (2011) de Andrea Blaugrund Nevins

Este documental muestra cómo es la vida de reconocidos músicos de rock y punk, plagada de giras, conciertos, ensayos y miles de horas de grabación, alejados del hogar y la familia. La película se concentra en aquellos intervalos de descanso en los que nos muestran su otra cara, la no rebelde, la no anti-sistema, cuando reciben las visitas de sus hijos y tienen que convertirse en padres. El retrato de la vida familiar de un músico, que por su profesión tiene que alejarse del seno familiar para ofrecer su arte en otros países, todo el tiempo. Muy interesante para todos aquellos que aman la música.

1. “Cinema Paradiso” (1998) de Giuseppe Tornatore

Alfredo no es el padre de Salvatore, pero lo quiere, protege y educa como si lo fuera. Giuseppe Tornatore conjugó los sueños de todo cinéfilo: poder ver el cine desde la cabina del proyeccionista, vivir en una fábula en la que se puede jugar con el tiempo, con la tristeza y con la alegría, manipulando el mundo que añoramos. Y esa es nuestra fascinación con el cine, precisamente. La figura de Alfredo es paternal, ya que ayuda al pequeño Toto a forjar su identidad, a luchar por lo que ama (“Hagas lo que hagas, ámalo”) y a dejar el pasado en su sitio. Es así que esta historia sobre el amor al cine nos muestra, de manera secundaria, la relación paternal entre Toto y Alfredo, que conmueve a todo aquel que la ve.

2. “La Vida es Bella” (1997) de Roberto Benigni

Con esta película, el cineasta italiano nos regala el más hermoso canto a la vida y al optimismo. (Algo empalagoso, también, ¡pero qué va!) Un padre que le pinta a su hijo una realidad de ensueño, en el escenario menos ensoñador: en un campo de concentración nazi. Roberto Benigni interpreta a un librero judío que utiliza el humor y la imaginación para proteger a su hijo de los horrores de ser prisioneros en pleno holocausto. Se trata de una historia que prefiere el desenfado y la ternura, a pesar de todo. Quizá el ejemplo más claro del padre como héroe, la figura que hará hasta lo imposible por que el hijo no pierda la sonrisa de la cara. Lágrimas aseguradas.

3. “Beginners” (2010) de Mike Mills

Christopher Plummer se llevó el Oscar al Mejor Actor Secundario por esta película en la que interpreta a un señor que a sus 75 años, después de cuatro décadas de casado y tras la muerte de su mujer, debe confesarle dos cosas importantes a su hijo: que tiene cáncer terminal y que, por el poco tiempo de vida que le queda, ha decidido abrazar su homosexualidad y vivirla plenamente, algo que no había podido aceptar hasta el momento. La perfecta lección de que los padres también son seres humanos: en este caso un hombre que decidió dejar de ser él mismo por proteger la estabilidad de su mujer, hijo y familia en general.

4. “Kramer vs. Kramer” (1979) de Robert Benton

En “Kramer vs Kramer” salen a relucir numerosos aspectos de la sociedad contemporánea y la composición de las nuevas familias, los cuales conforman un drama sobrecogedor. Pero es la sencillez y naturalidad con la que esta película toca esos temas los que la hacen única: desde la destacada fotografía del experto Néstor Almendros, la sugerente música, el excelente guión, y unas interpretaciones asombrosas (tanto el niño, como los padres y los secundarios). Dustin Hoffman encarna a un padre soltero que debe aprender a lidiar con la crianza de su pequeño hijo, un hombre que conmueve por su ternura y fuerza de voluntad. Vale la pena verla, ya que la envergadura legal y sociológica de su argumento es enorme.

5. “Billy Elliot” (2000) de Stephen Daldry

Emotivo y duro drama que nos habla del aplastante peso de las presiones socioculturales, las cuales a menudo van en contra de los sueños individuales de algunas personas. Cuenta la historia del pequeño Billy, un niño de 11 años al que no le gusta el deporte y que encuentra su vocación en el ballet. Su padre, un obrero rudo que poco sabe de bailarines, deberá aprender a aceptar la pasión de su hijo, a pesar de las convenciones sociales. Una película para aquellos padres que aceptan a sus hijos más allá de cualquier cosa y los apoyan a la hora de forjar sus sueños. Clásico de inicios de siglo.

6. “El Gran Pez” (2003) de Tim Burton

Con esta película, Tim Burton nos regala una hermosa fábula sobre el amor, la familia y la vida misma. Una gran muestra de que es importante lo que se cuenta, pero también cómo se cuenta. Edward Bloom es un hombre al que le gusta contar las anécdotas y momentos cruciales de su vida, pero les añade características fantásticas que hacen sus relatos imposibles de creer. Ya en su lecho de muerte, se encontrará con su hijo, el cual se alejó de él desde hace mucho tiempo. Si “Billy Elliot” versa sobre la aceptación del hijo, “Big Fish” nos habla de aceptar al padre que nos ha tocado, de entenderlo, de descifrarlo. Una historia con un final no apto para personas de lágrima fácil y con un mensaje sobre lo incondicional que debe ser el amor de los hijos por sus padres.

7. “Nebraska” (2013) de Alexander Payne

Esta sencilla obra, filmada en blanco y negro, nos proporciona un triste, aunque verdadero, retrato de la vejez, una etapa en la que la demencia deja duras secuelas. Con un mágico Bruce Dern, que aborda el papel de manera tan natural, al punto de hacernos dudar de si está actuando o simplemente siendo él mismo, nos enseña lo lejos que puede hacerte llegar ese gran lastre que a tantos involucra. Woody Grant es un anciano casi senil que asegura haberse ganado un millón de dólares y debe recoger su premio en Nebraska. Su hijo, con el que no lleva una buena relación, acepta llevarlo contra su voluntad. La relación entre ambos dará un giro a partir de este viaje. Una película sobre el reencuentro entre padre e hijo.

8. “En el Nombre del Padre” (1993) de Jim Sheridan

Esta película es una crónica basada en hechos tan reales como espeluznantes: un hombre confiesa ser el responsable de un bombardeo que no cometió, una confesión que incrimina a su padre también. Daniel Day-Lewis y Pete Poslethwaite interpretan a hijo y padre respectivamente y nos presentan a un hombre al que le robaron su juventud; una transformación desde el nido de inconsciencia, irresponsabilidad y protección paternal, hasta golpearse de bruces con los valores que hacen a un hombre ser “hombre”: justicia, sensatez, auto superación y, sobre todo, admiración y orgullo por el nombre de su padre como ejemplo a seguir. De las mejores películas de los 90s.

9. “Yo Soy Sam” (2001) de Jessie Nelson

Sean Penn y Dakota Fanning son los extraordinarios ejes protagónicos de esta la historia de Sam Dawson, un hombre que sufre de retraso mental y debe enfrentarse a la crianza de su pequeña hija tras el abandono de la madre. Los cuestionamientos de las autoridades a la capacidad mental de Sam para ejercer su rol de padre, a pesar de su enfermedad, y el dilema moral que significa educar a una niña que con el pasar de los años se hace más inteligente, son algunos de los problemas que enfrenta el protagonista. La cinta, cuya banda sonora está conformada por canciones de Los Beatles, muestra que el amor no tiene coeficiente intelectual y que para que un hijo sea feliz en la vida, solo necesita amor.

10. “Papá Por Siempre” (Mrs. Doubtfire, 1993) de Chris Columbus

Una de las películas más recordadas del fallecido Robin Williams. Cuenta la historia de Daniel Hilard, el perfecto padre para sus tres retoños: siempre dispuesto a jugar con ellos, montar fiestas descomunales, y pasar por alto sus obligaciones educativas. Por desgracia para él, un día su mujer se harta de tanta irresponsabilidad, pide el divorcio, y le quita la custodia. Ahora sólo podrá ver a sus hijos haciéndose pasar por la señora Doubtfire: una encantadora ancianita que es contratada para cuidar de ellos. Una película entrañable, con muchas risas, pero sobre todo con una gran lección del amor incondicional de un padre que hará lo que sea por no alejarse de sus hijos.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange