En Cinta Domingo, 12 abril 2015

15 comedias peruanas que llegaron antes de “Asu Mare 2”

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

eldestino

Escribe: Al Pacine (@AlcineconAl)

Aunque estamos aún en camino a consolidar una industria sostenible, en años recientes el cine peruano ha visto multiplicar el número de películas que produce, sobre todo en géneros de los que antes se veía muy poco, como la comedia. Y es que en los 80s y gran parte de los 90s este tipo de películas brillaban por su ausencia, mientras que solo el año pasado tuvimos cuatro apuestas del género en cartelera comercial.

Con un panorama aparentemente favorable para este tipo de producciones (este año quedan por estrenar “Macho peruano que se respeta” y “La herencia”), me animé a recopilar 15 comedias peruanas que llegaron antes de “Asu Mare 2”, como para hacer un poco de historia. Ojo, se trata de una lista de títulos representativos ordenados cronológicamente, mas no una lista de las mejores.

“La manzanita del diablo” (1989) de Federico García

Finales de los 80, el cine peruano es dominado por dramas y algunas cintas de acción, cuando de pronto aparece esta comedia de Federico García de curioso argumento: una joven novia de un descendiente de italianos inicia un viaje al interior del país al lado de chaperones que deben garantizar su virginidad. La muchacha (Tania Helfgott), sin embargo, no parece muy dispuesta a hacer caso.

“Todos somos estrellas” (1993) de Felipe Degregori

Curiosamente esta película parece a estas alturas adelantada a su tiempo. Aquí tenemos a la conductora de un programa de televisión (extraña elección de Mariella Balbi como protagonista) que se dedica, tal cual reality, a llevar regalos a familias previamente elegidas. Así es como conocemos a los humildes Huambachano, un clan que ve en esta visita la posibilidad de acariciar la fama. También aparecen en el reparto Ivonne Barriga, Élide Brero, Julián Legaspi y Katia Condos. Para recordar el tema “La pequeña” de Miki Gonzáles.

“Pantaleón y las visitadoras” (2000) de Francisco Lombardi

Por mucho tiempo se trató de la película peruana más taquillera de nuestra historia con más de 600 mil espectadores. Basada en la popular obra de Mario Vargas Llosa (que en los 70 dirigió una terrible versión) y en manos de Francisco Lombardi, la cinta fue un boom de público y tratada muy bien por la crítica. Obviamente el público masculino fue el más entusiasta, sobre todo por la presencia de la colombiana muy de moda Angie Cepeda. Salvador del Solar, Mónica Sánchez, Gianfranco Brero, Gustavo Bueno y Tatiana Astengo completan el reparto.

“El destino no tiene favoritos” (2003) de Álvaro Velarde

Una sorpresa bastante agradable en nuestro cine, obra de Álvaro Velarde, de quien su siguiente película “Como quien no quiere la cosa” (2013) nunca se estrenó comercialmente en nuestro país. Volviendo a esta, se trata de una comedia de situaciones que empieza con una familia ricachona en horas bajas que alquila su jardín para la filmación de una telenovela, momento que aprovecha la señora de la casa (Mónica Steuer) para presentarse al casting para un papel. Luego vienen las risas. Tatiana Astengo, Angie Cepeda, Elena Romero, Paul Vega y Celine Aguirre también aparecen en el reparto.

“Un marciano llamado deseo” (2003) de Antonio Fortunic

Confieso que en su momento, al ver el tráiler, me entusiasmaba esta cinta pues lo ridículo de su argumento auguraba una obra que hacía del absurdo su fortaleza, sino ¿cómo así tiene sentido ver juntos a Christian Meier, Adolfo Chuiman y Marco Aurelio Denegri? Qué equivocado estaba. Antonio Fortunic se mandó una pela impresentable sobre un brichero que quiere casarse con una gringa que cree en los ovnis y que pongo en esta lista como un ejemplo de error a no repetir.

“Mañana te cuento” (2005) de Eduardo Mendoza

Eduardo Mendoza, del que ahora todos preferimos recordar por “El evangelio de la carne”, filmó esta comedia que de arranque se veía atractiva: un grupo de jóvenes (Bruno Ascenzo, Jason Day y Oscar Beltrán) se quedan solos en casa y para divertirse contratan a tres prostitutas (Melania Urbina, Milene Vásquez y Angie Jibaja) sin imaginar las complicaciones de esta travesura. La primera mitad funciona bien pero la segunda patina con el trío de meretrices que de pronto la pegan de psicólogas. En el 2008 estrenó una aún más discreta secuela.

“Motor y motivo” (2008) de Enrique Chimoy

Un vehículo de promoción del, en su momento, muy de moda Grupo 5 y que juega a la misma fórmula de The Beatles con “A hard day’s night” (1964); es decir, seguir las correrías de la agrupación. Ok, quizá la referencia pueda molestarles pero queda clara la idea, y aunque se trata de una cinta que intenta coquetear con la acción y el romance, cuenta con un comic relief encarnado en el ‘Chisiricósoro’ de Fernando Armas, quizá lo más llamativo de la discreta propuesta.

“El Guachimán” (2011) de Gastón Vizcarra

Basada en una historia de la vida real, esta comedia fue a lo seguro. Es decir, apelar al chiste fácil, alguna lisura en el momento justo y el respectivo desfile de chicas de moda en ropas menores (o sin ropa, como es el caso de Shirley Arica). Es discreta, sí, pero está claro no tenía ninguna intención de redefinir el género o ganar algún reconocimiento. Guillermo Castañeda, Stephanie Orue, Shirley Arica, Anahi de Cárdenas, Cesar Ritter y Diego Lombardi integraron el reparto.

“Asu Mare” (2013) de Ricardo Maldonado

Apoyado en su inmensa popularidad y tomando como punto de partida su concurrido monólogo, Carlos Alcántara se animó a realizar una adaptación para la pantalla grande que rompió todos los récords de taquilla nacional, llevando 3 millones de personas al cine, convirtiéndose en un verdadero fenómeno. El tráiler era genial pero destripaba todos los momentos divertidos de la película, a los que había que agregarle justamente aquellos de los monólogos. El resto no destacaba por su brillantez u originalidad exactamente.

“Rocanrol 68” (2013) de Gonzalo Benavente

Bienintencionada ópera prima de Gonzalo Benavente que cuenta la historia de un grupo de amigos en pleno auge del rock y su despertar luego que en el barrio aparece una hippie. La banda sonora está buena y no se puede negar que el carisma de los actores (dentro de los que encontramos a Sergio Gjurinovic, Mariananda Schempp, Jesús Alzamora, Manuel Gold, Gisela Ponce de León y Pablo Saldarriaga) es lo que hace de la cinta algo interesante.

“A los 40” (2014) de Bruno Ascenzo

Siguiendo el sendero marcado por “Asu Mare”, la misma productora, Tondero, se mandó con esta comedia coral sobre unas amigas que asisten a una fiesta de reencuentro en su colegio. El reparto era en apariencia atractivo, pero nuevamente se explotó el gancho que significa Carlos Alcántara, quien acá parece hacer una adaptación de uno de los personajes de la británica “Muerte en un funeral” (2007).

“Loco cielo de abril” (2014) de Sandro Ventura

Tras probar suerte sin suceso con dramas que dejaban mucho que desear, Sandro Ventura se animó por una comedia y, al menos a nivel de público, por fin encontró cierta respuesta favorable. La cinta narra la relación entre una extraña mujer (Fiorella Rodríguez) y el joven abogado que se queda prendado de sus excentricidades (Ariel Levy). A algunas personas pareció caerle en gracia.

“Viejos amigos” (2014) de Fernando Villarán

La gran sorpresa del año pasado fue esta agradable aventura dirigida por Fernando Villarán, sobre tres ancianos (simpáticos Carlos Gassols, Enrique Victoria y Ricardo Blume) que quieren darle la despedida que se merece a las cenizas de uno de sus más entrañables amigos. La complicidad y carisma del trío protagonista son el único punto de interés, pero le alcanza con eso.

“Japy ending” (2014) de Sandro Ventura, Jesús Álvarez, Hugo Shinki, John Mayta, Fernando Ruíz Odría y Ani Alva Helfer

Big Bang Films, la productora de Sandro Ventura, completó su doblete cómico del año pasado con esta aparentemente ambiciosa película que presenta en varios episodios las reacciones de un grupo de personas luego de enterarse que se acaba el mundo. Idea interesante, pero que queda en eso.

“El pequeño seductor” (2015) de Wilfredo Sifuentes

La primera comedia estrenada este año, la cual con su éxito de casi 100 mil espectadores sentó las bases de un subgénero que a muchos asusta –me incluyo-  como es la comedia pícara con pinta de sketch largo. Bueno, en esta Miguel ‘el Chato’ Barraza hace de un viudo que es acosado por el fantasma de su difunta esposa que no lo deja rehacer su vida.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta