En Cinta Miércoles, 11 marzo 2015

8 títulos de película cuyas traducciones nos vendieron otra cosa

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

Escribe: Alberto Castro (@mczorro)

¿Por qué cambiar los títulos de las películas tan radicalmente a la hora de traducirlos? Sí, se trata de una tarea difícil, ya que algunas traducciones literales podrían no tener ningún sentido. Gran parte de estos esfuerzos apuntan a guardar el espíritu de la historia que se quiere contar, además de guiarse de directrices de los mismos realizadores o distribuidoras regionales. En muchos países incluso se mantiene el título en inglés y se le añade un subtítulo, algo bastante más respetuoso.

El problema llega cuando las traducciones intentan manipular al espectador para que crea que lo que va a ver es otra cosa, lo cual pasa bastante seguido en nuestro país con las propuestas más de autor. La idea es encasillar estas películas en la comedia o el terror, para que el espectador promedio pueda reconocerlas más fácilmente. Lo único que generan es confusión con la excusa de vender. Peor aún cuando el diseño del afiche apoya la publicidad engañosa. El público que compra su entrada pensando ver algo genérico, se topa con experimentos cinematográficos que no pidió. Mientras que los que realmente las esperamos, a veces ni nos enteramos que han llegado, ahuyentados por el disfraz comercialón que le ponen.

A continuación escogí algunos de los casos más emblemáticos de traducciones absurdas de los últimos años, aunque estoy seguro que se me han pasado miles. Que Open English nos ayude.

«Un Vecino de Otro Mundo»

Título original: St. Vincent

vecino otro mundo

Al menos tuvieron la decencia de mantener el título original y agregarle un (innecesario) sub-título. «St. Vincent» hacía referencia a la ironía alrededor de la santidad que se propone en la película. La versión en español es más frontal a la hora de decirnos que Bill Murray es un loquillo.

«Pueblo Chico, Pistola Grande»

Título original: A Million Ways to Die in the West

pueblo chico

Es verdad que el western ha pasado de moda en términos comerciales, lo cual hace más complicado todavía vender una película que se burla del mismo. Ahora, para ser completamente honesto, ninguno de los títulos me resulta verdaderamente atractivo.

«El Circo Maldito»

Título original: Balada Triste de Trompeta

balada-circo

Es bien sabido que el terror vende harto en nuestro país, más aún si incluye variaciones en torno al demonio (su hijo, su cara, su noche, su todo), o adjetivos genéricos como maldito, poseído/a o mortal. El problema es tratar de vender como terror una comedia de lo más agresiva sobre payasos trastornados, con un título que hace referencia a la canción de Raphael.

«Un Atrevido Don Juan Entre sus Manos»

Título original: Don Jon

atrevido don juan

¿Cómo hacer que una comedia adulta que se burla de las convenciones de la pornografía y de las comedias románticas (sí, a la vez) sea accesible para un público masivo? Fácil: le añadimos palabras y adjetivos hasta convertirla en el objeto de la parodia, haciendo parecer que Johansson y Moore se pelean por el mismo hombre. No bastó con el atrevido, sino que había que ponerlo en sus manos.

«Las Vueltas del Destino»

Título original: August: Osage County

agosto dos

La excusa para cambiar radicalmente este título debió ser que por aquí no existen condados como en EEUU. Bah, el Teatro La Plaza adaptó la obra de teatro y la dejó como «Agosto» al menos, que habla del caluroso mes en el que ocurren los hechos. Ahora, no solo bastó con volverlo un drama convencional (siendo un drama oscuro y cínico), sino que pretendieron venderla como una comedia familiar. Aguanta, ¿qué?

«Rito Diabólico»

Título original: Thirst

sed

Sí, una de las últimas películas del surcoreano Chan-wook Park (cuyo título original fue «Bakjwi», para esto) se trató de vender por aquí como un filme de terror convencional de posesiones, cuando su intención era justamente subvertir las reglas del terror, contándonos una historia de lo más desopilante sobre la sed (tanto literal como metafórica) de amor, venganzas y vampiros.

«Un Papa en Apuros»

Título original: Habemus Papam

para apuros habemus

El nuevo título pareciera indicar que veremos a alguien a quien por equivocación confunden como el Papa por la calle (si nos ponemos macabros, podría sugerirnos que el Papa tiene trapitos sucios que salen a la luz), cuando la película habla sobre el dilema de un obispo de aceptar o no el puesto, dudando incluso sobre su vocación. En Argentina le pusieron un subtítulo más adecuado: El Psicoanalista del Papa. Por aquí muchas familias hicieron fila para verla pensando que iban a ver a un papá en apuros (y no es broma).

«Mi Novia Ideal»

Título original: Dark Horse

noviaidealdark

Obvio, Selma Blair es la novia ideal de muchos: el afiche con el que llegó sugiere que presenciaremos un duelo de seducción entre dos hombres, los cuales no se detendrán hasta conquistar su corazón. Aw. El problema (en realidad, la alegría de muchos) llega cuando nos enteramos que se trata de lo nuevo de Todd Solondz (sí, el de la de culto «Happiness»), la comedia oscura y pesimista sobre el hijo perdedor de una familia que se enamora de una mujer sumida en la depresión.

«Un Novio Para Tres Esposas»

Título original: Barney’s Version

noviotres

Oye, vamos a ver esta comedia del chico apuesto y de sonrisa perfecta que se enamora de una jovencita igual de linda; en el camino fácil nos enteramos que esconde otros dos matrimonios, debe ser divertido. El peor crimen de esta película no es el cambio de título, ya que a pesar de jugar a la comedia de enredos, es algo acertado en tanto que seguiremos al protagonista de la historia a través de sus tres matrimonios. Aunque no será una comedia ligera, sino un drama reflexivo y hasta trágico. Lo peor es poner a Scott Speedman y a Rachelle Lefevre (quienes apenas si salen 5 minutos cada uno) como los protagonistas del afiche, dejando de lado a Paul Giamatti.


 

El título es fundamental para completar la ecuación de una película (aparte de ser un aparato de marketing, claro está). Incluso se presta a interpretaciones que se verían afectadas por un cambio de palabras. Hace poco se estrenó «El Código Enigma» que hacía directa referencia directa a la máquina de encriptación nazi, mientras que «The Imitation Game» (el título original) se refería entrelíneas al camuflaje en el que debía vivir Alan Turing por su condición de homosexual. «A History of Violence» de David Cronenberg abarca múltiples significados en su título, hablándonos de la evolución violenta del hombre a lo largo de su existencia, mientras que «Una Historia Violenta» (que en inglés es como un «A Violent Story») solo hace referencia concreta de la historia contada.

(Ah sí, tarde me di cuenta que les he vendido otra cosa. ¿O acaso no se dieron cuenta que fueron 9 casos?)

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange