En Cinta Domingo, 22 febrero 2015

OSCAR 2015: ¿De qué sirve ganar la estatuilla dorada?

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta

the-oscars-logo

Escribe: Alberto Castro (@mczorro)

Las películas nominadas al Oscar son las que menos vimos en el cine, es el titular de una noticia que se esparció por las redes sociales la semana pasada, aunque esta información no llega con sorpresa.

Es bien sabido que las películas más consumidas a nivel internacional son aquellas en las que gobierna el marketing, los efectos especiales, los superhéroes (este fenómeno es reciente), las apuestas de género (ciencia ficción, fantasía, comedia, terror, lo que sea más reconocible para el espectador) y las adaptaciones de fenómenos y bestsellers. Mientras que las películas que premia la Academia (en teoría) están fuera del circuito comercial y se inclinan más bien por la producción independiente y de exhibición en festivales.

american_sniper_movie_hd_picture_desktop-800x500

La excepción este año sería “Francotirador” de Clint Eastwood, una película por la que la Warner Bros gastó 60 millones de dólares y viene recaudando casi 400 millones a nivel mundial, convirtiéndose en la tercera película más taquillera del 2014. Sí, le ganó a “Capitan América: Soldado de Invierno”, “El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos” o “Transformers: La Era de la Extinción”, por mencionar algunos títulos.

El presupuesto del resto de las propuestas nominadas oscila entre los 3 millones de dólares y los 30 millones (según información juntada por Gestión). En cuanto a taquilla, es el año en el que las nominadas se quedaron cortas en recaudación a comparación de otros años.

Birdman

Ahora, el ser parte del Oscar es de por sí un ejercicio de industria, ya que existen casas productoras y de distribución que se especializan en buscar los peces gordos de la siguiente temporada de premios. Es así que:

Cuando termine la ceremonia del Oscar 2015, los estudios habrán gastado cerca de 150 millones de dólares en campañas, la mayoría invertido en anuncios en revistas (los populares for your consideration), en vallas en la calle, en screeners (copias de la película que se envía a los votantes) y proyecciones privadas (para los votantes también, obvio).

boyhood_still

Pero, ¿por qué gastar tanto dinero en películas que ve poca gente? En primer lugar: prestigio (y su capitalización); un actor o director que ha ganado el Oscar va a empezar a cobrar más, quizás llame la atención de algún estudio que lo quiera para un proyecto más grande, y genera expectativa en un público que quiere ver lo siguiente de tal actor/director. Segundo: publicidad; y es que la temporada de premios que va de noviembre a febrero sirve justamente para que estos estudios estrenen sus apuestas principales, generando interés en un público que paga por verlas en el cine.

Lo cual lleva al tercer motivo: rentabilidad; y es que es más fácil gastar unos 10-20 millones de dólares en una campaña dirigida a votantes de la Academia, que invertir 200 – 300 millones que se necesitan para publicitar un blockbuster a nivel mundial, generando el mismo efecto de awareness en el público.

the-imitation-game

Al final se trata de gastar menos, pero igual generar ganancia: una menor, claro, pero a veces en proporción se gana más distribuyendo una película ganadora del Oscar que una franquicia de fantasía nueva y multimillonaria.

El año pasado, por ejemplo, “12 Años de Esclavitud” costó 20 millones de dólares en realizarse, para terminar sumando cerca de 200 millones de dólares en recaudación internacional. Y este año, “The Imitation Game” implicó una inversión de 14 millones de dólares para sumar cerca de 160 millones en ingresos a nivel mundial. Ninguna está en los rankings de las películas más taquilleras del año, pero eso no significa que no estén generando dinero. Es más, todas las nominadas al Oscar de este año están por lo menos triplicando su inversión en ingresos.

taquilla oscar

Cifras de asistencia en Perú.

Evidentemente esto funciona mejor en países con circuitos de exhibición alternativa, algo que no existe en nuestro país, donde los tanques comerciales y las películas más independientes se pelean en un mismo espacio. Aquí las distribuidoras suelen traer estos títulos entre los meses de enero y febrero, justamente para aprovecharse del ruido que generan en el Oscar. Gracias a las nominaciones es que películas como “El Código Enigma”, “Birdman” o “Whiplash”, todas aún en cartelera, han logrado cautivar cifras decentes (que subirán si ganan algún premio).

Por otro lado, “Boyhood” llevó a muy poca gente en su estreno en setiembre del 2014, a pesar de ser una de las favoritas a ganar el Oscar: claro que en ese entonces no se sabía masivamente de su existencia. Lo más probable es que hubiera metido más gente a los cines si se estrenaba en estos meses. Sí, ese es el motivo por el que todos los afiches de estas películas presumen de sus nominaciones al Oscar: las necesitan para vivir.

Muchos se preguntan por qué las “buenas” películas llegan tarde o por qué algunas ni si quiera se estrenan. Sin el Oscar hubiera sido muy difícil que “Birdman” o “Whiplash” se estrenaran, mucho menos llevaran público a las salas de cine. “Vicio Propio” casi no se estrena, a pesar de ser lo nuevo de Paul Thomas Anderson: le dieron una chance por las dos nominaciones que consiguió (las cuales no han ayudado, le está yendo pésimo en taquilla). Y es por la ausencia de nominaciones que una película como “A Most Violent Year” parece que no se estrena, a pesar de que la habían anunciado para este mes.

image030

Tendencia de búsqueda en Google: Mejor Película.

El Oscar tiene mucho peso en términos comerciales, algo que podemos ver reflejado también en las tendencias de búsqueda de Google en nuestro país. Nuestro público empezó a buscar “Birdman”, “Boyhood” y “Whiplash” a partir de diciembre/enero, tras el anuncio de las nominaciones al Oscar. “Whiplash” es la búsqueda que se mantiene más arriba en este momento, debido también a que acaba de estrenarse en nuestro país.

whiplash tendencia}

“Whiplash” se ha beneficiado tanto del Oscar como de un excelente boca a boca, convirtiéndose en la única película de las nominadas en volverse tendencia en Twitter en su momento de estreno. La pregunta es: sin el Oscar, ¿le hubieran dado bola?

Y es que al final para eso sirve el Oscar: de vitrina para películas que de otra forma pasarían desapercibidas en circuitos comerciales tan desamparados como el nuestro. Es la misma mecánica que persiguen los festivales internacionales de cine, al servir de trampolines de publicidad, además de mercados para que las distribuidoras busquen títulos atractivos para estrenar. La diferencia es que el Oscar a lo largo de la historia se ha vuelvo un indicador más bien amable con un público que no está acostumbrado a ver otro cine, mientras que los festivales están detrás de las apuestas más arriesgadas. Tanta aprobación tiene el Oscar en términos comerciales, que apenas anunció sus elegidas, los cines locales re-estrenaron tanto “Ida” como “Relatos Salvajes”.

El efecto del Oscar también lo sentiremos luego de que se anuncien los ganadores, cuando los espectadores corran al cine a ver aquellos títulos que salieron victoriosos.

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta