En Cinta Sábado, 21 febrero 2015

Las peores injusticias y robos en la historia del Oscar

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
oscar lego

Este post va dedicado a «La Gran Aventura LEGO», la gran ignorada de este año.

Escribe: Omar Cáceres

Los robos o injusticias son cosa común en la historia del Oscar y este año no fue la excepción: ya le dedicamos un artículo completo a las últimas omisiones de la Academia. Como hemos repetido varias veces, el Oscar no consiste en premiar necesariamente lo mejor del cine de cada año, sino que hay mucho de marketing y política detrás de las decisiones que toman. Es por eso que me animé a recopilar algunos de los más importantes triunfos que debieron ser y que por alguna dudosa razón nunca llegaron, o de los premios que se entregaron sin merecerlos realmente. Este pequeño recuento solo toca algunos de los grandes robos o injusticias en la historia del Oscar, ya que la lista es inmensa. Me quedo con la frase que alguna vez Steven Spielberg soltara en una ceremonia del Oscar: «A los que no ganen la estatuilla, no se preocupen, ya que pasaran a formar parte de la lista de las grandes películas que debieron ganar y no ganaron». Amén.

1. ¡¿Mejor Guión Original para «The Hurt Locker» (2008)?!

¿Cómo Mark Boal le va a quitar el Oscar a Quentin Tarantino por su ahora célebre «Bastardos sin Gloria»? No nos vamos a poner a discutir sobre el duelo inevitable entre «The Hurt Locker» y el suceso tecnológico llamado «Avatar» en Mejor Película, ya que ambas tenían todas las variables como para ganar. Pero cuando de escritura de guión se trata, es imposible ganarle a Tarantino, sobretodo considerando que esta debió ser la categoría consuelo para una película casi ignorada por la Academia (solo ganó Mejor Actor Secundario para Christoph Waltz). En todo caso, le hubieran dado el premio al magnífico trabajo de Jason Reitman con el guión de «Up in the Air».

2. «Brave» se corona como la Mejor Película Animada (2012)

Pixar ha bajado mucho su rendimiento en los últimos años.Imposible olvidar que producciones suyas como «Wall-E», «Toy Story 3» o «Up» fueron consideradas no solo las mejores películas animadas en sus respectivos años, sino entre las mejores películas en general. Es por eso que el premio que le entregan a «Brave» en el 2012 no lo merecía, sobre todo al enfrentarse a una propuesta tan sólida en animación como «Wreck-It Ralph», de Disney en solitario. «Paranorman» y «Frankenweennie» también pudieron llevarse el trofeo por el trabajo de clay-mation que nos regalaron (que nunca muera la animación en stop-motion, por favor). Esta era la oportunidad de la Academia de darle el jalón de orejas que Pixar necesitaba.

3. Mejor Película para «Ordinary People» (1980)

En la categoría estrella del Oscar podemos encontrar un sinfín de injusticias. Desde aquellas películas que no fueron nominadas, hasta las que merecieron ganar y se quedaron sin galardón. «Ordinary People» es una buena película, eso es imposible negarlo, quizás la mejor película que haya dirigido Robert Redford junto con «Quiz Show». El problema llega cuando nos fijamos en los otros títulos contra los que competía, lo cual hace que sea menos justa la victoria. Tenía como adversarios a «El Hombre Elefante» de David Lynch y «Toro Salvaje» de Martin Scorsese, dos títulos que hoy en día son considerados de culto. El tiempo hizo justicia, supongo.

4. El premio consuelo a Al Pacino por «Esencia de Mujer» (1992)

Al Pacino es quizás uno de los mejores actores del siglo XX. Su talento no está puesto en duda, pero la Academia se olvidó de él muchas veces. Es imposible entender cómo pudo perder en categorías actorales por «Serpico», «El Padrino I & II», «Tarde de Perros»«Justicia para todos», sin mencionar las veces en las que la Academia se olvidó de nominarlo, como con «Scarface». La única vez que ganó fue por una interpretación que no fue tan grande como las anteriores mencionadas y lo peor de todo es que le ganó a interpretaciones mucho más valiosas, como la de Robert Downey Jr. en «Chaplin» o la de Clint Eastwood en «Unforgiven». Fue un premio consuelo luego de años de que le robaran las estatuillas.

5. Ciudadano Kane (1941)

Mucho se habla de que se cometió una injusticia cuando «Crash» (Paul Haggis, 2004) ganó el Óscar a Mejor Película, arrebatándole la merecida victoria a «Secreto en la Montaña» (Ang Lee, 2004). A mi parecer, más injusto fue que la Academia ninguneara por completo el valor de «Ciudadano Kane» (Orson Wells, 1941), una obra maestra que sólo se llevó una mísera mención (Mejor Guión Original) de las 9 nominaciones que tenía. No ganó ni como Mejor Película, Dirección, Edición y Fotografía, por citar algunos rubros que hoy en día se valoran mucho de esta cinta y se consideran revolucionarios para la época.

6. ¡¿Roberto Benigni el Mejor Actor por «La Vida es Bella» (1999)?!

Pienso que el Oscar que ganó Benigni en 1998 no se debió a su actuación, sino a la impresionante campaña publicitaria que hizo el actor italiano por todo Los Ángeles, aparte de que la industria lo amaba como figura extranjera importante en Hollywood. Y sí, su interpretación no estuvo nada mal, pero es que ese año había demasiado nivel en la categoría de Mejor Actor. Sus rivales fueron Edward Norton por «American History X», Nick Nolte por «Aflicción», Tom Hanks por «Rescatando al Soldado Ryan» e Ian McKellen por «Dioses y Monstruos». Cualquiera de ellos merecía más la victoria.

7. Las grandes olvidadas

11006020_10152721830931167_1546780704_n

Cuántos títulos míticos o de culto han sido dejados de lado a la hora de que los académicos decidieron escoger a las Mejores Película del Año. La lista es larga, pero aquí mencionaré nueve que considero fueron las peores omisiones en la categoría principal: «Toy Story», «Thelma y Louise», «2001 Odisea en el espacio», «Amelie», «Easy Rider», «Rebelde sin causa», «Psicosis», «Espartaco» y «Seven». Sí, ninguna de ellas consiguió nominación a Mejor Película en su año. Increíble, ¿no? No cabe duda de que estos títulos fueron mejores que varias de las nominadas en su respectivo año.

8. Ron Howard se lleva Mejor Director por «Una Mente Brillante» (2001)

Es imposible entender cómo Ron Howard pudo llevarse el Oscar al Mejor Director en el 2001, considerando que entre sus rivales estaban Robert Altman por «Gosford Park», Peter Jackson por «El señor de los anillos: La comunidad del anillo», David Lynch por «Mulholland Drive» y Ridley Scott por «La Caída del Halcón Negro», por no mencionar la ausencia de Baz Luhrmann por «Moulin Rouge» en la categoría. Es que ni nominación se merecía. No vamos a discutir el Oscar que se llevó a Mejor Película, uno bastante injusto, sí, pero explicable por la efectiva campaña de marketing elaborada por Universal; pero la silla de director se respeta.

9. «Shakespeare in Love» arrasa con 7 premios Oscar (1999)

En la ceremonia de 1999 nos topamos con una gran cantidad de injusticias en el Oscar. A lo ya mencionado por Roberto Benigni, le sumo el premio que obtuvo Gwyneth Paltrow a Mejor Actriz (¡¿cómo le va a ganar a Cate Blanchett en «Elizabeth») y el trofeo a la Mejor Película. Y es que ese debió ser el año de «Rescatando al Soldado Ryan», que es considerada de las mejores cintas bélicas de todos los tiempos. ¿Por qué ganó esta cinta que hoy casi casi ha sido olvidada? Miramax, que ese año acumulaba muchas nominaciones (las siete de «La vida es bella» entre ellas), invirtió cerca de quince millones de dólares en la campaña de promoción pre-Oscar de esta pequeña comedia romántica ¿Saben quién estuvo detrás de la campaña? El temido Harvey Weinstein.

Tags

En Cinta

#losquesolohablandecine Lo último del mundo del cine. Lo que nos interesa, siendo honestos. facebook.com/EnCintaPeru twitter.com/encinta
Secured By miniOrange